A Rocío Carrasco le sale una defensora inesperada: así da la cara por ella Ana María Aldón

A Rocío Carrasco le sale una defensora inesperada: así da la cara por ella Ana María Aldón

Llevamos más de un año, semana sí y semana también, a vueltas con los titulares sobre Rocío Carrasco. La vuelta mediática de su exmarido, Antonio David Flores, y la aparición en escena ante las cámaras de la hija que tienen en común, Rocío Flores, han provocado que se vea sumida, de nuevo, en un tsunami de informaciones que no sabe cómo afrontar.

En medio de este escenario, después de haber escuchado a familiares cargar de nuevo las tintas contra ella, a la hija de La más grande le ha salido una defensora inesperada. Porque si acudimos a la hemeroteca para refrescar la memoria sobre las cosas que ha dicho públicamente José Ortega Cano de ella (sobre todo, en lo relativo a la demora de la inauguración del museo en Chipiona en homenaje a la artista), a nadie se le ocurriría que su mujer fuese a dar la cara por Rocío.

Efectivamente, Ana María Aldón quiere echarle un cable. Este miércoles, al acudir al quiosco, una choca con el titular en la portada de la revista ‘Semana’ que deja clara la postura de la diseñadora: “Hay que respetar a Rocío Carrasco“. Directa y clara. Pidiendo que se le dé un poco de respiro a una mujer que se ha escondido tras el silencio, pero que no le ha servido para verse en los medios de manera recurrente y machacona.

Es dueña de su vida. Yo no la conozco de nada”

Una vez se abre esa revista, en el interior, se puede leer la explicación ampliada de este extremo. “Si Rocío Carrasco quiere vivir de una determinada manera hay que respetarla. Ella es dueña de su vida. Yo no la conozco de nada. ¿Quién soy yo para juzgar qué?“, lanza Ana María al aire en una reflexión con la que corta las alas, de manera indirecta, a Rocío Flores.

No olvidemos que esta última y Aldón fueron compañeras en la última edición de ‘Supervivientes’ y que, desde el plató en Madrid, la hija de Ortega Cano, Gloria Camila, afeó la conducta de la mujer de su padre de no arropar más a su sobrina. Ya explicó que no son familia y que no le debe nada. Ahora, queda mucho más claro que no va a mojarse en cuestiones que solo le tocan de refilón y en las que no considera que tenga voz, y mucho menos voto.

Fuente: Leer Artículo Completo