Ainhoa Arteta pierde varios dedos después de sufrir un infarto

Ainhoa Arteta pierde varios dedos después de sufrir un infarto

  • Ainhoa Arteta ha perdido varios dedos al tener que ser amputados tras necrosarse en un infarto
  • La cantante no para de recibir malas noticias: en agosto sufrió un cólico nefrítico, y hace sólo unos días ella y su marido decidían separarse

    Ainhoa Arteta no está pasando por su mejor momento, y es que los problemas de salud se le acumulan: la pasada primavera anunció que había contraído el COVID, que le dejó algunas secuelas en los bronquios; posteriormente sufrió un edema que la postró en una silla de ruedas, y después de que el pasado mes de agosto sufriera un cólico nefrítico que la llevaría a estar ingresada casi un mes en un hospital en Sevilla por complicaciones que acabaron en una sepsis, ahora se ha conocido a través de ‘Semana’ que, poco después de ser dada de alta de aquello, a sus 56 años, sufría un infarto de miocardio que ha tenido terribles consecuencias.

    Al parecer, el infarto fue de tal magnitud y duración que algunos de sus dedos se vieron afectados: empezaron a necrosarse, y los médicos tuvieron que tomar la decisión de amputarle varios de ellos. Una dura noticia que, sin duda, ha tenido que afectar mucho a la soprano en un annus horribilis para ella en el que, como decimos, no ha parado de recibir malas noticias, especialmente relacionadas con la salud.

    https://www.instagram.com/p/CSFDQwlj7ye/

    A post shared by Ainhoa Arteta (@ainhoarteta)

    Tampoco en lo personal está siendo un buen año: hace sólo unos días, el mismo medio confirmaba que ella y su pareja, Matías Urrea, habían tomado la decisión de separarse. Un hecho que ocurre sólo dos años después de su boda, y que ha supuesto el cuarto divorcio de la cantante de ópera. Según las fuentes consultadas, la pareja ya no tenía buena relación, pero desde luego esta noticia, cuando Ainhoa necesita estar calmada, no ayuda en su recuperación. Desde aquí le deseamos los mejor y que se reponga pronto. ¡Ánimo, Ainhoa!



    Fuente: Leer Artículo Completo