Al borde de los 50 y más espectacular que nunca: por qué Paz Vega es el ejemplo de que a veces Hollywood no da la felicidad (pero España sí)

Al borde de los 50 y más espectacular que nunca: por qué Paz Vega es el ejemplo de que a veces Hollywood no da la felicidad (pero España sí)

Es una pregunta más que recurrente a cualquier actor/actriz español/a que se precie y que esté en su mejor momento profesional: “¿Te gustaría dar el salto a Hollywood?”. Hollywood: ese lugar en el que el sol siempre brilla, las ‘celebrities’ viven en gigantescas mansiones alejadas de los mortales y los agentes y mánagers venderían a sus madres por conseguir el contrato que les permitirá comprarse su octavo Lamborghini.

Sin embargo, el poder de la industria cinematográfica norteamericana siempre ha fascinado a intérpretes de todo el mundo y España no iba a ser menos. Prueba de ello es que Penélope Cruz, Javier Bardem, Antonio Banderas, Elsa Pataky y Paz Vega se mudaron a sus colinas para intentar dejar huella. Los tres primeros lo consiguieron y la cuarta pasó bastante desapercibida a nivel laboral, aunque podríamos decir que la jugada le salió bastante bien ya que encontró al que ahora es el padre de sus tres hijos, Chris Hemsworth, y de ahí que su nombre suene todavía en Hollywood. Pero, ¿qué pasó con Paz Vega?

La quinta española en discordia se mudó a Los Ángeles en 2003 cuando su carrera en España parecía ya bastante afianzada. Tras darse a conocer al gran público con 7 Vidas, ganar el Goya a Mejor Actriz Revelación en 2002 por su interpretación en Lucía y el sexo y convertirse en chica Almodóvar al actuar en Hable con ella, parecía obvio que el siguiente paso era cruzar el charco. O quizá no. Sea como fuere,Orson Salazar (su marido y agente) y Paz se liaron la manta a la cabeza y aterrizaron en Hollywood.

Allí se enfrentó a su primera película que, de primeras, no pintaba mal. Spanglish era una comedia protagonizada por Adam Sandler y Tea Leoni que la colocaría en la lista de nuevos latinos en Hollywood, sobre todo porque el papel que interpretaba era el de una inmigrante mexicana que apenas habla inglés. Desafortunadamente, fue un auténtico fracaso de taquilla y de crítica. Pero como Roma no se construyó en un día, Paz se armó de paciencia y siguió llamando a puertas. Aunque solo se le abrieron las más pequeñas porque nunca consiguió un taquillazo o un gran papel en uno de los ‘blockbusters’ que elevan a un actor a la categoría de ‘star system’.

A pesar de que puso voz a uno de los personajes de Madagascar 3 y trabajó al lado de grandes intérpretes como Morgan Freeman o Nicole Kidman (la española dio vida a Maria Callas en la película Grace of Monaco), Paz nunca dejó de ser una ‘hormiguita’ respetada por la industria, pero no lo suficiente como para situarla en la cima. Así pues, y tras catorce años viviendo en Los Ángeles y acudiendo religiosamente a la alfombra roja de la fiesta pre Oscar de Elton John, la sevillana decidió que su tiempo en Hollywood había pasado y regresó a casa en 2017.

“La idea es estar aquí en España, hacer más televisión, más cine, teatro si se puede. Seguiré trabajando en Estados Unidos porque tengo cosas pendientes y estoy abierta a trabajar en cosas interesantes, pero estamos muy contentos de volver a España”, decía en una entrevista que concedía al portal Vertele recién aterrizada. Una vuelta que muchos tacharon de fracaso con titulares tan dañinos como “El sueño roto de Paz Vega: no triunfará en Hollywood”. Y ni lo uno ni lo otro.

Paz luchó por su sueño y consiguió lo que muchísimos actores españoles no logran, como es tener un currículo de películas ‘made in USA’. El problema es que el éxito de Vega se midió comparándolo con el de Penélope Cruz. Y eso, se mire por donde se mire, es injusto. Sin embargo, lo que todos vieron como una derrota se ha convertido en una aplastante victoria. ¿Por qué? En solo cuatro años instalada de nuevo en España, Paz Vega ha sido capaz de seguir mezclando proyectos en EE.UU. con series de televisión y otros proyectos en suelo nacional.

Por no mencionar que Paz Vega ha encontrado aquí una nueva fuente de ingresos y de popularidad que no hubiese conseguido nunca en Los Ángeles: los ‘talent shows’. En 2018 se alzó como segunda finalista de ‘MasterChef Celebrity 3’ y nos mostró que sigue siendo esa joven optimista que no se deja vencer por las dificultades que se encuentre en el camino. Recientemente, y revelándose como una gran cantante, Paz Vega se convertía en la flamante ganadora de ‘Mask Singer’, programa en el que ya había tenido una aparición especial en su versión mexicana. ¿Quién dijo que Paz Vega había vuelto a España como una perdedora?

Fuente: Leer Artículo Completo