Alberto II de Mónaco: decenas de noviazgos con modelos y actrices, cuatro hijos (dos ilegítimos) y un matrimonio de 10 años no consiguen acabar con los rumores de que es gay, ¿cómo es posible?

Alberto II de Mónaco: decenas de noviazgos con modelos y actrices, cuatro hijos (dos ilegítimos) y un matrimonio de 10 años no consiguen acabar con los rumores de que es gay, ¿cómo es posible?

La historia amorosa de Alberto II de Mónaco es tan ajetreada como la del resto de los Grimaldi, camina paralela a las de sus hermanas la princesa Carolina y la princesa Estefanía pero tiene un final, aparentemente, feliz: su boda con la nadadora sudafricana Charlene Wittstock. Este enlace ha dado como fruto dos herederos legítimos para el principado y una unión que perdura ya una década completa. Pero a pesar de ser visto desde los 80 del brazo de atractivas modelos, actrices y azafatas y tener más de un hijo por sorpresa que le ha obligado a hacerse pruebas de paternidad, la sombra de una duda ha acompañado siempre a la figura de Alberto de Mónaco: ¿es homosexual? ¿Cómo se originaron esos rumores sobre que es gay y cómo se siguen alimentando hoy en día?

Los locos años 90 de Alberto II de Mónaco: de Brooke Shields a Sharon Stone

Si los 80 estuvieron marcados por su noviazgo fugaz con Brooke Shields los 90 fueron una sucesión de fotos de un joven y en forma Alberto de Mónaco del brazo de la modelo/actriz del momento. En 1992 se rumoreaba que era novio de Sharon Stone, en 1993 de la top model Claudia Schiffer y la tendencia siguió así durante toda la década: a novia por año. Por su lista de conquistas noventeras desfilaron Naomi Campbell, Tatum O’Neill, Lisa Marie Presley, Diana Ross, Kylie Minogue, Monica Bellucci… hasta se rumoreó un affair con nuestra Ana Obregón. No sabemos cómo consiguió sacarle tanto provecho a una década.

Lamentablemente al mismo tiempo que los romances se sucedían en la vida del entonces heredero monegasco, también crecía el bulo que Alberto de Mónaco ha tenido que aguantar hasta este momento: el de que en realidad era gay. De hecho los fans de este rumor veían en la sucesión constante de novias sin compromiso que exhibía Alberto de Mónaco la excusa perfecta para afirmar que era incapaz de comprometerse con nadie porque, en realidad, era homosexual. Una historia demasiado jugosa para olvidarla incluso cuando en los 2000 dos mujeres consiguieron que Alberto de Mónaco reconociera como suyos a sus hijos: Tamara Rotolo, una camarera de California que dio a luz a Jazmin Grace y Nicole Coste, una azafata con la que tuvo una relación intermitente de tres años y que dio a luz a Alexandre Coste.

Cómo comenzó el rumor de que Alberto de Mónaco es homosexual

El mismo Alberto de Mónaco es muy consciente de lo que se decía de él. Incluso llegó a declarar en la revista francesa Madame Figaro que consideraba esos rumores divertidos al principio y muy irritantes después. ¿Pero cómo comenzó toda esta historia de la homosexualidad de Alberto de Mónaco? Pues, en realidad, de la forma más tonta.

Con todos los prejucios de los 90 en plena efervescencia el príncipe tímido y de voz flojita, obsesionado con la figura de su madre Grace Kelly, al que su propio padre consideraba en público débil y que parecía incapaz de conseguir una relación amorosa de más de tres meses fue cultivando una fama de homosexual poco justificada si analizamos los hechos en este momento.

Pero entonces llegó 2003 y el viaje “secreto” en jet privado con sus amigos a Suecia. La excusa era ir a esquiar. La realidad es que Alberto se corrió una juerga en el Festival Gay Escandinavo y lo pillaron pasándolo bien abrazado a dos drag queens. Y para qué queremos más: se armó el belén con rueda de prensa incluida en la que Alberto explicó al mundo que solo se hizo las fotos porque las drags insistieron y que él ni sabía que había un festival gay en la ciudad.

A continuación llegaron los testimonios con insinuaciones más o menos interesados sobre el tema. En 2004 una ex Playmate con nombre artístico Victoria Zdrok afirmó en una entrevista al periodista Chaunce Hayden que una vez hizo un trío con el príncipe Alberto y un amigo suyo y que él parecía más interesado en el amigo que en ella (aunque tampoco concretó más).

Un testimonio cuya fuente no se puede confirmar y que proviene de la misma mujer y el mismo periodista que afirmaron en plena campaña presidencial de Donald Trump contra Hillary Clinton que el futuro presidente de EE.UU. tuvo cuatro citas con la Playmate y que era un completo narcisista. Donald Trump, al contrario que Alberto de Mónaco, sí se defendió de las palabras de Victoria Zdrok alegando que nunca saldría con alguien como ella (concretamente porque no la consideraba atractiva).

La boda que iba a acallar todos los rumores de homosexualidad… y los acrecentó

Si con su boda en 2011 y a los 52 años con la nadadora sudafricana Charlene Wittstock Alberto de Mónaco pensó que esta cuestión quedaría zanjada para siempre, se equivocó. De hecho el discurso sigue siendo el mismo pero ahora viene mucho más elaborado y sin pruebas ninguna.

Los adictos a la saga de “Alberto de Mónaco es gay” afirman que Charlene, la que ha quedado para siempre retratada como “la princesa triste” por las lágrimas que derramó en su boda y la poca o nula alegría que muestra en sus fotos matrimoniales, intentó huir antes del enlace, pero fue interceptada en el aeropuerto. Había firmado un acuerdo prenupcial draconiano que le exigía una boda, permanecer casada cinco años y darle un heredero al principado. El hecho de que llorara en su enlace y que pasaran a luna de miel en hoteles distintos dio alas a esta teoría. Que ella viviera temporadas alejada de Mónaco en Suiza y Francia tampoco ayudó.

El embarazo y nacimiento de los mellizos de la pareja fue otra “prueba” para la teoría de la conspiración gay: esos niños habían sido gestados por fecundación in vitro según los defensores de la homosexualidad del royal. Y así todo. Da igual lo que haga Alberto de Mónaco, Charlene o sus amantes femeninas… al príncipe Alberto II siempre le acompañará el rumor de que, en realidad, es gay.

Fuente: Leer Artículo Completo