Anabel Pantoja: "Llevo dos meses y medio sin tomar pastillas para dormir"

Anabel Pantoja: "Llevo dos meses y medio sin tomar pastillas para dormir"

¿Quién no se ha reído, en mayor o menor medida, durante la fase más cruda del confinamiento, con las publicaciones de Anabel Pantoja en su Instagram? Desde aquí, levantamos la mano, porque lo cierto es que consiguió hacer más llevaderos muchos momentos en medio de la realidad más amarga de no poder asomarse ni a la puerta de la calle. Esos vídeos, esas fotos dieron pie a que desde La fabrica de la tele, productora de ‘Sálvame’, pusieran a esta en contacto con una editorial para sacar un libro.

El mismo que, a pesar de que en un principio no estaba muy convencida de dar forma, salió hace unos días a la venta. Se llama ‘El plan Sálvame para curvys’, detrás de él está Ediciones Martínez Roca y dentro del mismo podemos descubrir los secretos de sus recetas, los ejercicios básicos para un mantenimiento de su cuerpo o consejos sobre ese estilo de vida del que tan orgullosa esta (y cuyas claves, puedes leer aquí).

https://www.instagram.com/p/CHEARrbFdvb/

Una publicación compartida de Anabel Pantoja (@anabelpantoja00)

Si es con restricciones, no voy a llevar a cabo la boda”

Con motivo de este debut editorial de Anabel, realizamos una llamada a Gran Canaria. Allí vive, desde hace más de un año, junto a Omar Suárez, el hombre que está llamado a ser su marido, cuando las circunstancias lo permitan. No olvidemos que, precisamente la pandemia, truncó esos planes de celebración, tal y como tenían previsto, el pasado junio. Pero, en estos momentos, no es lo que más le preocupa a ella: “La cosa está regular, pero no es lo que más me importa ahora mismo. Me importa que pase todo esto y que podamos estar todos bien. Si al final es con restricciones, como son ahora, no voy a llevar a cabo la boda. Porque hay muchos invitados que no van a querer venir, por miedo. Quiero estar tranquila y que ese día sea como las bodas de toda la vida: besarnos, abrazarnos, emborracharnos, pasarlo bien. Como vivimos en pecado, estamos bien”.

Así de franca es Anabel. Como lo es a la hora de explicar cómo fue el estar 24 horas al lado del deportista canario durante ese confinamiento estricto que vivimos la pasada primavera: “Casi me manda en un barco de vuelta con todas las cosas“. Tras esta sentencia llena de humor y más que clarificadora de cómo es ella, nos añade: “Ahí fue la verdadera convivencia entre él y yo y donde hemos descubierto lo que nos gusta y lo que no de cada uno. Al final, es la persona que más me entiende, después de mi madre. Yo tengo mucho carácter y mal humor, pero también tengo cosas buenas”.

https://www.instagram.com/p/CGxLa7_lxB4/

Una publicación compartida de Anabel Pantoja (@anabelpantoja00)

Vivir en el paraíso

A Pantoja le ha venido de maravilla esa nueva vida insular. Vive en la localidad de Pozo Izquierdo, donde ha encontrado la tranquilidad que necesita y que dista mucho del panorama al que hacía frente en Sevilla primero y Madrid después. “Me vine al sitio adecuado, porque es donde estoy realmente feliz. Es un paraíso, una isla que es de lo más bonito que tenemos en España, y la gente no me molesta. La gente me ve por la calle como una más. Es maravilloso, porque como me ven todos los días… Otra cosa es que vengan Lydia Lozano o Belén Esteban, que es normal que la gente se altere”.

Asegura que lo único malo de vivir e ese pueblecito surfero, es el viento. Algo que tiene tan fácil solución como hacerse una coleta o comprarse un buen cepillo para el pelo. Con mucho orgullo, nos habla de esos proyectos que ha emprendido al lado de Omar y que tienen que ver con esas actividades acuáticas en las que él es un profesional: “Tenemos una escuela de paddle surf en Arguineguín y en Playa del Hombre, en Telde, Omar da las clases de surf”.

Esta calma que le permite vivir en ese paraíso, como ella lo llama, ha jugado a favor de que pueda deshacerse de sus pastillas para dormir. Recordemos que no hace mucho se confesaba en el plató de ‘Sálvame’: estaba enganchada a los somníferos. Sí, estaba: en pasado. “Me ha costado mucho, pero voy a cumplir dos meses y medio sin tomar pastillas para dormir. Me puse en manos de profesionales, porque es cuestión de la cabeza y de controlarlo tú”, explica muy calmada mientras desayuna, tranquilamente, en una cafetería. Las comidas de mediodía, son sagradas en casa, con esas recetas que su madre le ha enseñado por videollamada durante el confinamiento, pero los desayunos fuera no los perdona: Cola-cao y tostadas.

Tengo tardes muy complicadas en ‘Sálvame’ porque soy muy sentimental”

Reconoce que las tardes complicadas en ‘Sálvame’ tenían buena parte de culpa de esas malas noches para las que necesitaba ayuda de la química: “El programa, sí que es verdad que me afecta, porque se habla de mi familia o hay tardes complicadas si te peleas con algún compañero, porque yo soy muy sentimental. No soy ese perfil de profesional de hacer el ‘show’ y, a las nueve, cuando me voy se acabó todo. No, yo le doy vueltas. Me entraba ansiedad, me pedía un Glovo, cenaba mal… Me peleaba con mi novio, con mi madre…”. Pero eso es parte del pasado: “Ya no. Después de la pandemia, ya no. Más ahora que me he podido quitar el tratamiento y duermo por mí misma veo series y haciendo meditación antes de irme a la cama”.

https://www.instagram.com/p/CGDc3Yal3HK/

Una publicación compartida de Anabel Pantoja (@anabelpantoja00)

Sus máximos apoyos en ‘Sálvame’

En cuanto a sus anclas en ese plató, lo tiene más que claro. No es capaz de decir solo un nombre cuando le preguntas por quién le da tranquilidad y con quien tiene una complicidad que le hace sentir segura: “Belén Esteban y Gema López“. Sí, a pesar de las broncas que hayan podido tener o de la diferencia de pareceres con según qué temas. ¿Alguien tiene alguna duda de la clase de corazón que late detrás de ese cuerpo ‘curvy‘ del que ella se muestra más que orgullosa?

No soy una ‘influencer’. Me lo llaman, pero no lo soy”

Y si tiene muy claro cuál es su papel en televisión y la importancia que puede tener llevar el apellido Pantoja, a lo que resta importancia es a ese ‘boom’ que ha experimental en las redes sociales. ¿Se considera una ‘influencer’? “No. Me lo llaman, pero no lo soy”. Respuesta tajante antes de las explicaciones de rigor al asunto: “Creo que hay gente profesional que se dedica a ello. Yo es verdad que trabajo con las redes. Intento dar todos los consejos que me pide la gente, como la talla que uso, dónde me operé, los productos que utilizo para el pelo, la ropa que me pongo… Trabajo con Instagram, pero no asumo ser un icono al que la gente siga. Hay mucha gente que me para por la calle porque me sigue, y creo que tiene mucho que ver con el hecho de que salgo en la tele”.

Esto es lo que se llama tener los pies en la tierra. Y, antes de colgar tras una conversación agradable, que confirma que está en un buen momento y que así lo proyecta al exterior, es obligado preguntarle cómo está viendo a su prima, Chabelita, y a Asraf Beno en ‘La casa fuerte’. “Muy bien. Van hasta el final, tienen las cosas claras y creo que van a ganar. En las pruebas lo están haciendo muy bien”, apuesta por la victoria segura.

Fuente: Leer Artículo Completo