Ania Iglesias apoya a Rocío Carrasco: “No todo el mundo puede contar esas cosas cuando te suceden”

Ania Iglesias apoya a Rocío Carrasco: “No todo el mundo puede contar esas cosas cuando te suceden”
  • Descubre a los expertos y profesionales que marcan tendencia.


    Ania Iglesias es una mujer hecha así misma.
    Hace 21 años, la conocimos cuando entró en la primera edición de ‘Gran Hermano’ y muchas cosas han pasado en su vida desde su entrada en la casa de Guadalix de la Sierra. He quedado con Ania, que ahora triunfa como actriz, relaciones públicas y gerente de la empresa de formación ‘Beauty Coach’, para que me cuente qué recuerda de esa experiencia y cómo ha afrontado las grandes dificultades por las que ha pasado y superado: anorexia, violencia de género… A sus 50 años, ha hecho un hueco en su agenda para repasar su trayectoria vital con Diez Minutos.

    Sus recuerdos de ‘GH’, que prepara la nueva edición de ‘GH VIP’, son positivos y tiene buenas palabras para el concurso. “Pues ahora lo recuerdo todo bueno, estupendo, fue súper divertido, fue una oportunidad enorme para mí y lo pasé realmente bien aunque hubo sus momentos de tensión” y nos confiesa que, a sus padres, se lo dijo poco antes de entrar en la casa. “Lo hice ‘in extremis’, el día antes de entrar, o dos días antes. “Mamá que voy a entrar en eso” le dijo “¿En eso que sale un ojo en la tele?”, me preguntó y ahí se enteraron”, cuenta.

    En el vídeo de la parte superior, Ania Iglesias revela si cree que su vida hubiera cambiado si hubiera ganado ‘GH’ y que no se considera un juguete roto. “Yo digo un juguete reciclado, tuve una oportunidad, unos años estuve en la tele y luego fue derivando y encontrando mi sitio. Sigo a tope con mi teatro e intentando ser actriz. No me considero un juguete roto ni una persona sin posibilidades”, afirma.

    https://www.instagram.com/p/CP4HDMQBKQ_/

    A post shared by Ania Iglesias (@aniaiglesias)

    Ania Iglesias reconoce que haber participado en el reality le cerró puertas en sus inicios como actriz pero que ella, optimista por naturaleza, no pierde la esperanza de ganar un Goya. “Sí, por supuesto. Con 80, 81, 82 años yo estaré ahí, nominada por lo menos”, dice. La actriz acaba de cumplir 50 años y, aunque siempre intenta ser positiva, ha vivido episodios duros de los que nos habla en el vídeo: anorexia, un cáncer de útero y violencia de género.

    Sobre estas líneas, Ania nos cuenta cómo ha superado las dificultades y reconoce que el trastorno de alimentación que sufre, le acompañará toda la vida aunque ha aprendido a convivir con ella. “Muchas de las decisiones que he tomado en mi vida las ha tomado la enfermedad no yo porque se apodera tanto de tu mente… Por ejemplo, alguna pareja la ha decidido mi enfermedad, mi necesidad de que me quieran… La anorexia no es solo querer estar delgado, hay muchas cosas más”, explica. ¡Dale al play!

    Ania, que está encantada en el teatro y empezará a girar por toda España con un monólogo que parodia lo esclavizados que estamos por el físico, reconoce que no ha tenido suerte en el amor hasta que Javier, su actual pareja, llegó a su vida. En el vídeo, se solidariza con Rocío Carrasco porque ella también fue víctima de malos tratos y entiende que no haya podido contarlo hasta ahora. “Yo sí la creo y te digo por qué. No todo el mundo puede contar esas cosas cuando te están sucediendo, a veces tienes que dejar pasar el tiempo, dejarlo en un lugar para luego poderlo contar, mírame a mí” y reconoce que le costó encontrar pareja tras sufrir violencia de género. “Para mí ha sido dificilísimo, con quién me voy a encontrar… Desgraciadamente a mucha gente que padece malos tratos, se le repite la historia. A mí me daba miedo cómo voy a responder al primer insulto. He conocido a gente bastante tirana pero los aparté rápido de mi vida”, dice.

    Fuente: Leer Artículo Completo