Así es Aitor Ferrón, el azafato de El Precio Justo del que todo el mundo habla

Así es Aitor Ferrón, el azafato de El Precio Justo del que todo el mundo habla

La televisión nostálgica funciona. Y si no, que se lo digan a Emilio Aragón, la mediática estrella de los 90 que un día se dio cuenta de que no soportaba vivir más así (y ahora ha vuelto a la pequeña pantalla con B.S.O en Movistar Plus). Pero no es el único. Mediaset, de la mano de Freemantle, ha decidido devolver a la vida El Precio Justo, aquel mítico programa en el que el inimitable Joaquín Prat (padre) concedía los mayores premios otorgados jamás en España.

Ahora, Carlos Sobera –el presentador estrella de la televisión actual que hace algún tiempo nos dio un sustillo con su enfermedad- coge el relevo y devuelve a la vida un formato renovado que mantiene algunos de los elementos icónicos del programa. Pero no lo hace solo. Junto a él está la voz de Luis Larrodera (voz también de Ven a cenar conmigo o Supernanny) y Aitor Ferrón, el carismático azafato que acompaña a las míticas azafatas y que se ha convertido en la revelación de este concurso.

Nació en Ceuta en 1993 y estudió Trabajo Social en Granada y, poco después, completó sus estudios formándose como Entrenador Superior de Culturismo, Musculación y Fitness y Entrenador Personal por la Federación Española de Halterofilia y se especializó en Nutrición Deportiva por la Univesidad Antonio de Nebrija.

Pero, además, el joven encontró tiempo para estudiar con Juan Codina y trabajar su faceta de actor. Y ahí fue donde encontró el filón. Imagen de marcas tan conocidas como Hugo Boss, Adolfo Domínguez o Agatha Ruiz de la Prada, pudimos ver a Aitor Ferrón en series como Servir y proteger (TVE) o Soulmates (AMC). Síganle la pista porque el joven, que cuenta con algo más de 33.000 seguidores en Instagram, dará mucho que hablar.

De momento puedes aprovechar su perfil para descubrir rutinas deportivas y contemplar cuál fue su evolución. Porque para llegar hasta donde está, hay (físicamente) mucho trabajo detrás.

Fuente: Leer Artículo Completo