Así son Bechet y Manzie Tio, las desconocidas hijas de Woody Allen que siempre han estado a su lado

Así son Bechet y Manzie Tio, las desconocidas hijas de Woody Allen que siempre han estado a su lado

Son las más discretas, las que siempre han estado al lado de su padre en los peores años de su vida y de las que menos se ha hablado a pesar de ser las hijas de Woody Allen (84) y Soon Yi (49). Corría el año 1992 cuando algunos medios comenzaron a hablar de una relación sentimental entre el cineasta y la hija adoptiva de la que había sido su pareja, Mia Farrow. Según explicaron fue la propia Mia Farrow, madre adoptiva de la entonces joven veinteañera, la que descubrió unas fotografías de su hija desnuda en el apartamento de Allen.

Farrow y Allen mantuvieron un romance en el año 1979 aunque nunca llegaron a casarse y ni siquiera a vivir juntos. La actriz estaba divorciada de Frank Sinatra y de André Previn, con el que había tenido tres hijos biológicos (Fletcher y los gemelos Matthew y Sascha) y tres adoptadas, Lark Daisy y Soon-Yi. Según contó años después, la relación madre e hija no fue buena desde niña y muchas noches ella se iba al apartamento de Allen para dormir porque Mia les dejaba solos en casa. Comenzaron a acudir juntos a partidos de baloncesto y su relación se volvió más estrecha hasta que, cuando ella ya rondaba los 20 años, surgió algo más.

“Fue durante unas vacaciones de la universidad (ella estudiaba Psicología). Él me enseñó una película de Bergman, creo que era El séptimo sello, aunque no estoy segura. Hablamos sobre ella y debí de impresionarle porque me besó y creo que ahí empezó todo. Éramos como dos imanes, nos atraíamos mucho”, explicaba Soon-Yi en Vulture años más tarde.

Boda y un acuerdo prenupcial

Tras salir a la luz la relación de Allen con la joven nacida en Corea del Sur, el escándalo a nivel internacional fue tremendo y la opinión pública habló durante meses de esta historia de amor surgida en el seno familiar. Las acusaciones públicas de Mia sobre supuestos abusos de Allen hacia su hija Dylan hicieron que el cineasta enviara un comunicado público negándolas y asegurando estar enamorado de Soon-Yi. El 24 de diciembre de 1997 decidieron oficializar su relación por sorpresa y en privado con una boda en el Palazzo Cavalli en Venecia (Italia). Firmaron un acuerdo prenupcial y tras pasar su primera noche de casados en el Hotel Gritti y dar un romántico paseo en góndola, pusieron rumbo a París.

“Resulta irónico que mi matrimonio con ella, que muchos vieron como algo de lo más irracional, sea para mí la única relación de mi vida que ha funcionado; después de muchos años aquí estamos, felices y con dos hijas maravillosas”, escribía él tras celebrar veinte años de casados. El matrimonio decidía adoptar a su primera hija en 1999. Allen tenía 63 años y Soon-Yi, 28. La niña, nacida en China, tenía seis meses. La llamaron Bechet Dumaine en honor al músico de jazz, saxofonista y clarinetista, Sidney Bechet, al que el propio Allen considera el mejor instrumentista de jazz de la historia. Su segunda hija fue adoptada en 2000 en Texas (Estados Unidos) y la llamaron Manzie Tio, también en homenaje al batería de jazz Manzie Johnson y al músico Lorenzo Tio.

View this post on Instagram

Pa 💛

A post shared by Bechet Allen (@bechet_allen) on

A post shared by Bechet Allen (@bechet_allen) on

Una infancia entre los caprichos y la disciplina

Bechet Dumaine, la mayor de las dos hijas en común que han tenido Allen y Soon-Yi siempre ha sido la más cercana a su padre. Solo con echar un vistazo a su perfil de Instagram podemos encontrar numerosas imágenes de los dos en su infancia y también más recientes en las que ella le muestra su amor absoluto. Su infancia la pasó junto a su hermana y sus padres en el Upper East Side de Manhattan. En 2006, el cineasta compró por unos 22 millones de dólares un apartamento en la calle 70, entre las avenidas Park y Lexington ubicado dentro un edificio de estilo georgiano construído en 1900, con cinco plantas y con una superficie de unos 550 metros distribuidos en seis dormitorios y seis cuartos de baño. Allí han vivido los cuatro hasta que las jóvenes han comenzado la universidad.

Según el propio Allen contaba cuando sus hijas aún eran pequeñas, trató de estar a su lado el máximo de tiempo posible. “Hago todo con ellas. Las despierto a la mañana… es la primera tortura del día. Y después desayuno con mi mujer y las chicas. Y las llevo al colegio. Las niñas me piden que me invente otro cuento antes de dormir, algo que cada vez me cuesta más porque me estoy agotando". Pese a su vida discreta, durante varios años se les pudo ver en familia de veraneo en Francia y asistir juntos a diferentes festivales de cine como Cannes o Venecia. Tanto Allen como Soon-Yi llevaban a sus hijas a museos, a ver películas al cine o espectáculos en Broadway desde que eran niñas, y fue ella la que se encargó de que tuvieran las mejores clases de tenis, piano o ballet. Soon-Yi imponía la disciplina en casa a la hora de hacer los deberes y el cineasta siempre fue más consentidor con las dos pequeñas, según ellos explicaban en Vulture.

A post shared by Bechet Allen (@bechet_allen) on

Tras los pasos de su padre

Tras graduarse en la Vermont Academy, una escuela preparatoria mixta en Saxtons River, en el noreste de Estados Unidos, Bechet estudia Arte y Cine en el Bard College, un centro universitario privado de artes liberales ubicado en Annandale-on-Hudson, en Nueva York. Fundado en 1860, por sus aulas también pasó el periodista y hermanastro de Bechet, Ronan Farrow (antes conocido como Satchel Farrow), hijo biológico que Allen y Mia Farrow tuvieron en 1987. Ronan se hizo conocido a nivel internacional por su trabajo de investigación sobre las acusaciones de abuso sexual al productor de cine Harvey Weinstein publicada en The New Yorker y por la que fue galardonado en 2018 con el Premio Pulitzer, premio que compartió con The New York Times.

En más de una ocasión se ha podido ver a Bechet en el set de rodaje junto a su padre tomando notas y aprendiendo el oficio del cineasta, por lo que todo apunta que la joven podría querer seguir sus pasos en el séptimo arte.

View this post on Instagram

Miss you lots Miss you loads

A post shared by Bechet Allen (@bechet_allen) on

A post shared by Bechet Allen (@bechet_allen) on

La primogénita de Allen y Soon-Yi mantiene una relación sentimental desde hace varios meses con Ogden Huntington-Olivas, un atractivo neoyorquino que regenta una compañía de libros de segunda mano. Bechet, que habla también francés perfectamente, ha heredado la pasión por la música de su padre, pero ella prefiere cantar y la guitarra española, instrumento que toca con gran maestría. Incluso ha dado algún que otro concierto en salas de Nueva York. Los viajes son su gran pasión y tanto al lado de su hermana Manzie, con la que tiene una magnífica relación, como con su novio, ha recorrido medio mundo de México a toda Europa pasando por parajes paradisíacos como las islas Bermudas.

View this post on Instagram

💥

A post shared by Bechet Allen (@bechet_allen) on

A post shared by Bechet Allen (@bechet_allen) on

Apoyo público a su padre

En mayo de 2018, Bechet mostraba su apoyo públicamente en Facebook hacia su padre tras las acusaciones recibidas por Allen de abuso sexual hacia su hija Dylan. “Nunca quise involucrarme en los debates de redes sociales que involucran a mi padre, pero llega un momento en el que me doy cuenta de que puedo seguir fingiendo que nada de esto está pasando, o defenderlo. No ha sido más que solidario y cariñoso, y ahora es mi turno de apoyarlo. Este es un artículo que mi tío, Moses Farrow, escribió sobre sus experiencias en la casa de Mia. Quiero agradecerle por compartir sus experiencias personales para que la gente comience a conocer la verdad sobre nuestra familia”, escribía la joven que entonces acababa de cumplir 18 años.

A post shared by Bechet Allen (@bechet_allen) on

Por su parte, la pequeña de las hermanas es mucho más discreta también en sus redes sociales. Manzie ha estado muy unida a su madre y siempre ha viajado con Allen y Soon-Yi a las diferentes localizaciones en las que él ha llevado a cabo sus películas. En 2007, la familia entera se instaló varios meses en la Ciudad Condal para el rodaje de Vicky, Cristina, Barcelona, la cinta que protagonizaron Scarlett Johansson, Javier Bardem y Penélope Cruz (por la que consiguió su Oscar a mejor actriz de reparto).

Buceando un poco en la red se pueden encontrar imágenes de ella siendo una niña yendo al colegio de la mano de su padre, su gran referente en la vida, o acudir a algún photocall junto a su madre y su hermana ambas disfrazadas de princesas de Disney. Manzie estudia en Barnard College, una universidad privada femenina de artes liberales ubicada en Nueva York que mantiene una adscripción a la Universidad de Columbia desde 1900. Además, pasa largas temporadas en el sur de California donde le gusta disfrutar del mar.

Fuente: Leer Artículo Completo