Bahamas, el refugio de Julio Iglesias y Lenny Kravitz: suites de lujo y 700 islas privadas donde a nadie le importa a la fama de sus vecinos

Bahamas, el refugio de Julio Iglesias y Lenny Kravitz: suites de lujo y 700 islas privadas donde a nadie le importa a la fama de sus vecinos

“Tuve que elegir: o el psiquiatra o las Bahamas”. Con este titular sorprendía Julio Iglesias en la portada de la revista ¡Hola! en el año 1985. La elección del cantante fue clara: optó por comprarse una isla privada en el archipiélago en el que hoy, según le contó en exclusiva a Jaime Peñafiel hace unos días, se encuentra tras pasar unos meses viviendo en su (otra) mansión de República Dominicana. En Bahamas vivió Julio a mediados de los ochenta durante un año y ahí grabó su disco Libra. Pero, ¿cómo es el paraíso en el que el intérprete de ***De niña a mujer*** pasa los días en la más absoluta tranquilidad?

https://www.instagram.com/p/CQ6hr6shAIR/

A post shared by @bahamas 🌴🌞🔹 (@bahamas)

Bahamas es un paraíso formado por 700 islas y más de 2.000 cayos (pequeñas islas con una playa de baja profundidad, formada en la superficie de un arrecife de coral) cuya capital Nassau es su ciudad más poblada. La corta distancia que separa a estas islas caribeñas de Miami -apenas 50 minutos en avión y donde Julio tiene una mansión en Indian Creek- hace muchos famosos y millonarios hayan elegido este lugar para tener una segunda residencia o para descansar durante sus vacaciones. De hecho, el hijo mayor de Julio Iglesias y Miranda Rijnsburger, Miguel (o Michael), suele pasar algunos fines de semana en esta zona haciendo pesca submarina, una de sus aficiones favoritas, en compañía de sus amigos de Miami.

https://www.instagram.com/p/CPjrKyhjfxb/

A post shared by Michael Iglesias (@michaeliglesias)

Las playas de arena rosada, sus increíbles arrecifes de coral (es la tercera barrera de coral más grande del mundo solo por detrás de la australiana y la maya), casi el año entero con sol y las aguas más claras del mundo son algunos de los alicientes que han llevado a los más ricos a comprar aquí una mansión o incluso una de sus 700 islas. Ahí cada pequeña isla cuenta con su propio puerto y helipuerto (la forma más sencilla de llegar es en helicóptero), con grandes extensiones de arena y jungla que hace inexpugnable llegar a alguna de ellas, también gracias a la gran seguridad con la que los VIP cuentan allí. Además la sencillez de sus vecinos locales hace que los famosos pasen inadvertido y que nadie de importancia a la fama de sus visitantes. Pese a que hoy se habla mucho de estas islas por la presencia de artistas como Lenny Kravitz, Johnny Depp, Beyoncé o el propio Julio Iglesias, ya en los años 60 fue refugio y lugar de grabación para grupos míticos como los Rolling Stones o U2 y los Beatles filmaron aquí su película Help en 1965.

https://www.instagram.com/p/CR4baYSMxG8/

A post shared by Lenny Kravitz (@lennykravitz)

Los vecinos de Iglesias: millonarios y artistas

Uno de sus habitantes más conocidos es sin duda Johnny Depp, quizá de los primeros -con permiso de Julio Iglesias- que descubrió los encantos de Bahamas y se compró una de sus islas. El actor adquirió en 2004 Little Halls Pond Cay, a unos 60 kilómetros de la capital y a la que solo se puede acceder por hidroavión o barco, por un módico precio de 3,4 millones de euros. Dispone de 14.000 metros cuadrados con seis playas privadas (a las que el intérprete puso el nombre de sus hijos –Lily Rose y John Christopher-, el de su entonces mujer, la actriz y cantante Vanesa Paradis, y el suyo propio), un lago de agua dulce y una gran jungla.

La zona es ideal para nadar entre barracudas y el actor la eligió para huir del estrés de Hollywood en aquel momento. “Siempre he estado frustrado por ser demasiado conocido y por hacer películas. Un día me dije: cálmate, puedo venir aquí y desaparecer. Pasé la Navidad aquí con Vanessa y los niños. Se puede hasta alimentar a los tiburones, pero es mejor no nadar cuando ellos están comiendo”, bromeaba en la edición estadounidense de Vanity Fair hace algunos años. Tras su separación de Paradis, en esta isla también renovó sus votos con Amber Heard y fue el escenario de la boda secreta entre Penélope Cruz y Javier Bardem en julio de 2010 y el matrimonio ha vuelto a Bahamas de vacaciones en varias ocasiones.

https://www.instagram.com/p/CNXv57aL1fz/

A post shared by Lenny Kravitz (@lennykravitz)

En los últimos tiempos, ha sido Lenny Kravitz el que ha vuelto a poner en el mapa de las celebrities a Bahamas. El cantante neoyorquino se enamoró de estas islas siendo aún un niño cuando viajaba aquí con su madre, la actriz Roxie Roker, durante las vacaciones de verano ya que su familia materna es de origen bahameño. “Iba a Nassau cada verano con mi madre … aterrizamos, y esa puerta se abría, y sentías el aire que entraba, ese aire tropical, la humedad, era increíble”, explicó en Travel and Leisure US. Cuando creció siguió visitando las islas y fue a finales de los años 90 cuando durante un viaje con su entonces mujer Lisa Bonet descubrió la pequeña isla de Eleuthera y poco después la compró y ayudó él mismo a diseñarla a su gusto con ayuda de sus vecinos.

“Donde estoy, no hay nada. Es el lugar al que voy para ser yo mismo. Soy un local en las Bahamas. Son conscientes de lo que hago, pero no les importa. No se impresionan con tu estatus ni con lo que tienes o si eres cool, entonces con eso me basta”, comentó al citada publicación. Allí se refugia siempre que puede y allí ha grabado varios discos desde una caravana en la que pasa gran parte del tiempo. Fue ahí donde pasó el confinamiento completamente solo el año pasado y contaba que le gustaba levantarse, recoger frutas de su propio huerto, hacer deporte en la playa o montar en bici (el único medio de transporte que puede usar en esta isla diminuta) para llegar a los 70 (tiene 57) haciendo lo que más le gusta que es subirse a un escenario. Además, en Bahamas Kravitz ha creado una fundación para cuidar la salud mental de los niños más desfavorecidos.

Otras grandes estrellas disfrutan o han disfrutado de la tranquilidad y discreción que proporciona la vida en Bahamas. El cantante Eric Clapton, el actor Eddie Murphy (compró la isla Rooster Cay por 15 millones en 2007) o el fallecido Sean Connery también se enamoraron en su momento de una de sus pequeñas islas que son auténticos paraísos terrenales.

https://www.instagram.com/p/BhFF2Nugc8C/

A post shared by Ana Boyer Preysler (@anaboyer)

Negocios hoteleros y escenario de videoclips

Más allá ha ido el mago David Copperfield (que tiene aquí cuatro islas) que levantó ahí un resort de lujo, Musha Cay, que cuesta unos 300.000 euros por semana y en el que solo se pueden alejar una veintena de personas, por lo que cuenta con una gran lista de espera. Muy conocido es el Graycliff, un alojamiento de Nassau en el que Eduardo VIII, duque de Windsor, vivió junto a Wallis Simpson tras su boda. En él dicen que también se alojaron Nelson Mandela o el mismísimo Al Capone.

Asiduos a Bahamas son también Beyoncé y su marido Jay Z. Además, la artista grabó ahí su videoclip Baby Boy y en Beautiful Liar, la cantante contó con la colaboración de Shakira que grabó su parte del tema en este destino. También en esta localización de ensueño la intérprete de Single Ladies fue fotografiada en traje de baño como imagen de la campaña de la firma H&M en el verano de 2013.

https://www.instagram.com/p/CS9w3-ArcDX/

A post shared by Atlantis Bahamas (@atlantisbahamas)

La ‘prohibitiva’ suite favorita de Michael Jackson

Entre los famosos que han elegido Bahamas para pasar sus vacaciones más exclusivas se encuentran Ana Boyer y Fernando Verdasco, que estuvieron ahí en abril de 2018; Luis Fonsi y su familia, el actor Robert De Niro, Shakira y Piqué con sus hijos o Jennifer López con su ahora ex novio Álex Rodríguez o Cindy Crawford y Rande Gerber que se casaron en una de sus islas en el resort One&Only. En enero de 2009, el hijo de John Travolta, Jett, fallecía a los 16 años durante unas vacaciones familiares en Bahamas. La familia del actor se alojó entonces en el Old Bahama Bay en la isla Gran Bahama.

Aunque la mayoría de los famosos que pasan tiempo en Bahamas cuentan con su propia isla privada y su mansión correspondiente, algunos optan por pasar sus vacaciones en uno de los hoteles más lujosos del archipiélago ubicado al sur de Florida. Se trata del hotel Atlantis Paradise y en él se encuentra la que dicen es la suite más cara del mundo. El alojamiento está situado en la zona costera de Belek y está rodeado de playas de arena dorada a tan solo 35 kilómetros del aeropuerto. Dormir en su mejor habitación, la Bridge Suite, que es casi una villa privada de mil metros cuadrados, cuesta unos 20.000 euros la noche pero obviamente cuenta con todas las comodidades que el huésped pueda soñar.

https://www.instagram.com/p/CP0pq3DpIKq/

A post shared by Atlantis Bahamas (@atlantisbahamas)

La ‘habitación’ cuenta con diez habitaciones conectadas entre sí que están decoradas con oro, entre otros materiales; tiene un gran salón, sauna, una cocina con entrada independiente para el servicio y mayordomo las 24 horas del día para que los deseos del huésped se cumplan a cualquier hora del día o de la noche. Y todo unido a los servicios excepcionales del resto del recinto que tiene hasta 21 restaurantes en su interior. A todo esto hay que sumar que la suite fue alquilada por Michael Jackson durante varios años para disfrutarla siempre que quería, aunque él en lugar de un mayordomo contaba con diez que le atendían en todo momento. Según Expansión, por esta increíble suite también han pasado artistas como Celine Dion o ex Presidentes de los Estados Unidos como Bill Clinton.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo