Carme Chaparro ‘pierde el miedo’ y muestra su nuevo gadget que le hará la vida más fácil

Carme Chaparro ‘pierde el miedo’ y muestra su nuevo gadget que le hará la vida más fácil

Carme Chaparro confesó hace unos años que sufría varios problemas en los oídos que le impedían poder escuchar bien. La presentadora decidía abrirse con sus seguidores a través de sus redes sociales confesando cómo era vivir con su enfermedad. “Yo vivo así. Con un pitido constante, como una emisión en alta frecuencia. De día es soportable. De noche no tanto. Por el oído derecho casi no tengo audición. Y no hay más remedio que acostumbrarse”, confesaba en ese momento.

La periodista anunciaba que, además de una pérdida importante de audición en uno de sus oídos, también le habían diagnosticado el síndrome de Ménière. Una enfermedad que provoca que escuche constantemente un pitido. Un problema al que había intentado acostumbrarse pero que dificultaba su vida, hasta ahora. Carme Chaparro ha anunciado a sus seguidores que ha encontrado la solución a sus problemas.

https://www.instagram.com/p/CN2uU69ntfB/

A post shared by Carme Chaparro (@carmechaparro)

A través de sus redes sociales, la periodista ha compartido una fotografía donde muestra su nuevo audífono. “El nuevo gadget que he incorporado a mi vida para hacerla más fácil”, ha comenzado escribiendo junto a la publicación. Carme Chaparro ha confesado estar muy contenta con la decisión que ha tomado de ponerse un audífono para paliar lo máximo posible estos desagradables pitidos y ha recalcado lo importante que es perder el miedo y la vergüenza a hablar de estos temas.

¿A qué no se ve? Ni siquiera con coleta. Yo tengo 48 años y no me siento mayor para nada“, ha confesado a través de esta publicación, dejando claro que su problema de tinnitus y el hecho de tener que llevar ahora unos audífonos no le hace sentir más mayor. La periodista ha indicado a sus seguidores que irá contando poco a poco cómo le están ayudando estos audífonos y cómo han conseguido que su vida cambie por completo, dejando atrás esos desagradables pitidos que no podía dejar de escuchar constantemente.


Fuente: Leer Artículo Completo