Cómo pasó la princesa Margarita de Inglaterra de ser la mejor aliada de Diana de Gales a su peor enemiga (y comentar la reforma del baño en su funeral)

Cómo pasó la princesa Margarita de Inglaterra de ser la mejor aliada de Diana de Gales a su peor enemiga (y comentar la reforma del baño en su funeral)

Cuando el matrimonio de Diana de Gales y el príncipe Carlos de Gales naufragó no solo la sociedad británica se despidió del miembro más querido de su familia real, las alianzas dentro de los Windsor cambiaron de forma dramática. El último libro del biógrafo real Andrew Morton hace hincapié en una de esas alianzas que se destruyeron: la de la hermana menor de la reina Isabel II de Inglaterra, la princesa Margarita con la jovencísima Diana Spencer. La hermana de la reina recibió con los brazos abiertos en 1981 a la joven de 20 años que se casó con su sobrino pero se despidió de ella en 1992 en las peores condiciones posibles, tan malas que según el autor fue incapaz de mostrar respeto a la princesa muerta en su funeral.

Cómo fue la relación de la princesa Margarita y Lady Di antes del divorcio

Mientras en The Crown muestran a una princesa Margarita dolida por su escaso papel en la vida oficial de los Windsor tras la irrupción de la princesa de Gales en la vida pública, la realidad es que la hermana de la reina estuvo más que satisfecha con que la prensa sensacionalista inglesa se olvidara de una vez por todas de ella.

Como buena integrante de The Firm la prioridad de la princesa Margarita fue siempre apoyar a la reina que estaba atravesando el año más duro de su reinado en su esfera privada. Su apoyo por su hermana due incondicional en el asunto del divorcio del príncipe Carlos y ese apoyo pasaba por cortar todos los lazos con Diana de Gales. La princesa Margarita pasó de defenderla ante su propia familia y decirles a todos que la dejaran en paz a hacerle el vacío total ante el sufrimiento de su hermana y las críticas que estaba recibiendo la corona por lo que ella consideró el mal de comportamiento por parte de la princesa de Gales.

Curiosamente el enfado de la princesa Margarita se focalizó en la única protagonista no Windsor de todas las polémicas de ese año: en ningún caso le retiró el saludo a su sobrino por haber aparecido en los medios cuando se filtraron los mensajes subidos de tono que cruzaba con su amante Camilla Parker-Bowles ni por supuesto la emprendió con su propia hija cuando se formalizó su divorcio de Mark Phillips ese mismo año.

Lo que sí hizo ese 1992 fue borrar de su vida cualquier mención de Lady Di una situación que fue aún peor en 1995 cuando salió a la luz la famosa entrevista de Lady Di en la BBC (insistimos que para esa fecha el príncipe Carlos ya había dado su propia entrevista televisiva y había publicado su autobiografía confirmando su infidelidad).

La entrevista que la princesa Margarita percibió como una traición a la corona propició que el desprecio por la que fuera su favorita se convirtiera en oficial. Quemó todas las cartas que Lady Di escribió a la reina madre, tiraba a la basura cualquier revista que llevara su imagen en la portada y le envió a Lady Di una carta muy poco amable donde le ponía los puntos sobre las íes afirmando que “había sido incapaz de realizar el más mínimo sacrificio” para proteger a la corona. Por supuesto votó a favor de que retiraran a Diana el tratamiento de Alteza real y conminó a sus hijos para que no se hablaran con la ex princesa.

El punto álgido de este desencuentro se pudo observar el mismo día del funeral de Lady Di. Con el rostro tenso y apenas una ligera inclinación de cabeza la princesa Margarita despidió el féretro de la que fuera su protegida. Aún pero, según relata Andrew Morton, mientras esperaban que el carruaje que transportaba el cuerpo de Diana de Gales se moviera, la princesa Margarita pensó que era un buen momento para comentar con la reina Isabel II cómo iba la reforma de los baños del Palacio de Kensington.

Fuente: Leer Artículo Completo