Cuéntame llega a 2020 y refleja la pandemia en su nueva temporada: hablamos con Ana Duato, Imanol Arias y el nuevo fichaje de la serie, Silvia Abascal

Cuéntame llega a 2020 y refleja la pandemia en su nueva temporada: hablamos con Ana Duato, Imanol Arias y el nuevo fichaje de la serie, Silvia Abascal

Suenan los últimos disparos de la fotógrafa cuando llega al estudio María Bernardeau, la hija de Ana Duato, que ha quedado con su madre para comer. Parapetada tras la mascarilla, se adivina la timidez de sus 16 años cuando Imanol Arias la recibe abriendo los brazos de par en par. “Pero qué alegría verte, esto sí que es un regalo de Navidad. ¡Ven y dame un beso!”, dice.

María es la prueba de que Cuéntame cómo pasó, más allá de ser la serie más longeva de la televisión española –está a punto de estrenar la temporada 21 y de superar los 370 episodios–, ha marcado la vida de sus protagonistas y de los que les rodean. Cuando Duato estaba embarazada de María, en 2004, los guionistas tuvieron que incluir el embarazo de su personaje, Merche, en la trama de la quinta temporada. Y de aquel cruce entre realidad y ficción nacieron dos “Marías”: Bernardeau y Alcántara. “Imanol y yo somos casi como hermanos y tenemos una complicidad enorme –reconoce Ana–. Si no, no habríamos podido trabajar tanto tiempo juntos. Además, él es tan creativo e inteligente que no deja de sorprenderme”. La relación entre ambos viene de lejos. Se conocieron en la serie Brigada Central, fueron matrimonio en Severo Ochoa y algo más que amigos en Querido maestro. “Siempre nos hemos llevado muy bien, pero con Cuéntame hemos establecido lazos casi familiares. Ella quiere mucho a mis hijos y a mí a veces se me escapa llamar “hijo” al suyo, Miguel”, dice Imanol.

No estaríamos hablando de todo esto sin Miguel Ángel Bernardeau, creador y productor de Cuéntame y marido de Duato. A él se le ocurrió la idea de contar la historia reciente de España a través de las vivencias de una familia de clase media. Encajó varias negativas hasta que Televisión Española le compró el proyecto en 2001. Desde entonces, más de 3.000 actores han paseado por el barrio (ficticio) de San Genaro: Fernán Gómez, Tony Leblanc, Terele Pávez, Blanca Portillo… Silvia Abascal es la última en sumarse a la familia para ponerse en la piel de una María que ya ha cumplido los 50, es médico, y vela por el bienestar de los ancianos Antonio y Merche. “Cuando me lo propusieron pensé: “¡Llevo media vida viendo Cuéntame!”. Temía que tras dos décadas pudieran estar quemados o actuar de forma mecánica, pero es todo lo contrario, son muy exigentes. Me he sentido muy bien acogida por Ana e Imanol. Es emocionante verles trabajar; tienen tal conexión que no necesitan ni hablar y reciben como un soplo de aire fresco todas las novedades”, asegura.

Que una serie dure en antena 20 años y conserve una audiencia fiel no es fácil. Pero si además compite con las plataformas de streaming ya es casi milagroso. Para Arias, el secreto de su éxito, “una medalla que se quiere poner mucha gente”, está en que apela a nuestra memoria sentimental. “Cuéntame ha sabido reconstruir una época de la que los españoles tenemos nostalgia, y que se acaba a finales de los 80, porque a partir de entonces todos estamos en un conflicto permanente y dudamos de nuestro pasado”. Para Ana Duato, la clave está en haber conectado a varias generaciones. “Con la pandemia se ha visto que, tengas la edad que tengas, la prioridad es la familia y los seres queridos y, como la vida es cíclica, a todos nos preocupan los mismos temas”. “Es muy fácil empatizar con los personajes –añade Abascal–. Hay muchas expresiones que has escuchado a tu abuela y situaciones que te recuerdan a tu pueblo”.

He vivido una situación de privilegio y reconocimiento excesivo”.

Entre los actores existe la máxima no escrita de que si estás en una ficción que funciona, nunca debes bajarte. Pero para Ana e Imanol ha pesado más la identificación con sus personajes que el éxito. “Admiro mucho a Mercedes, que representa a las mujeres que han hecho posible la transformación de la sociedad. En la serie hemos contado que no podíamos abrir una cuenta y vivíamos bajo la potestad del padre o el marido, y esa evolución se ve a través de Mercedes, educada para madre y esposa, que poco a poco se siente capaz de estudiar una carrera y tratar de igual a igual a Antonio. A estas alturas no dejaría que fuera por un camino que no me gustase”, dice. Duato, que llegó a Madrid desde Valencia con 20 años, destacó en el cine con películas como El perro del hortelano, de Pilar Miró, pero con Cuéntame su carrera cambió de rumbo. “Me ha obligado a dejar algunas cosas de lado, pero no me pesa. Me siento muy afortunada de haber encarnado a un personaje tan querido”.

Imanol Arias sí ha compaginado el cine con la televisión, aunque tampoco a coste cero. “Quiero mucho a mi personaje y me ha dado grandes satisfacciones, sobre todo las primeras siete temporadas, porque mi padre estaba vivo y Antonio era él –dice–. Me llamaba todos los viernes y me decía lo que opinaba. Su inspiración era mi motor. Pero también he cedido una parcela importante de mi vida por mi dependencia del trabajo. Y es muy complicado estar 20 años en el ojo público. He vivido una situación de privilegio y reconocimiento excesivo muy difícil de soportar. Por suerte, ya no me siento símbolo de nada; la vida me ha dado un par de palos que me han liberado de una posición tan agotadora. Me he sentido acosado y herido, pero si tengo algún resentimiento es no poder decir lo que pienso sobre ciertas cosas. Y yo ya no quiero gustar a nadie; soy feliz, trato muy bien a la gente y me olvido de los que me insultan porque estoy en otra cosa. Ahora lo que me pone es que todos los fines de semana lleno los teatros con El coronel no tiene quien le escriba; no me interesa nada más”.

¿Eso es un aviso de que el fin de Cuéntame está próximo? “Yo sigo trabajando con ilusión pero noto más el paso del tiempo –dice Imanol–. No me sorprendería que el final estuviera cerca, aunque eso dependerá del público. Pero mi deseo de que acabe está en reserva porque es mayor mi compromiso con la serie y la preocupación por que esta gran historia se cierre bien”. Ana reconoce que le costará mucho despedirse de su alter ego. “Merche llena mi vida. Lo miro todo a través de sus ojos y pienso en como haría ella las cosas. He vivido muchas vidas gracias a ella y me aporta infinito”.

Fuente: Leer Artículo Completo