De la ansiedad al pensamiento suicida: los dramas de la amiga repudiada de Meghan Markle, que ha roto su silencio

De la ansiedad al pensamiento suicida: los dramas de la amiga repudiada de Meghan Markle, que ha roto su silencio

El nombre de Jessica Mulroney ha estado muy ligado al de Meghan Markle en los últimos años. Amiga íntima de la duquesa, a ella le confiaron el cuidado de su hijo, Archie, cuando ella y el príncipe Harry viajaron a Inglaterra para cumplir con sus últimos compromisos de agenda antes de ejecutar el ‘sussexit’. Se conocieron en Canadá, hace casi una década, cuando la actriz rodaba ‘Suits’. Y este verano, aquello que forjaron, se desmoronó.

Mulroney se vio envuelta en una polémica racista en las redes sociales. Al menos, así lo entendieron quieren cargaron contra ella a mitad de año. La ‘influencer’ canadiense, negra, Sasha Exeter, escribió un alegato en contra del racismo que ella aplaudió con un ‘like’. Pero tras el mismo, algunos comentarios de esta ‘influcenr’ fueron tomados por ella como una ofensa y le escribió unos mensajes privados que Exeter no dudó en hacer públicos y que le costaron un aluvión de críticas… y que Markle pusiera distancia. No obstante, esta última ha experimentado en sus carnes lo que es la discrimación racial por el color de su piel.

Aquello fue, como decimos, en junio. Desde entonces, Jessica se ha mantenido en silencio. Escuchando y leyendo las especulaciones sobre ella y su relación con Meghan. Hasta ahora, que ha tomado la determinación de romper ese silencio. Porque aquello le costó varios trabajos (como estilista; de hecho, lo fue de la duquesa). A día de hoy, y tal y como ella ha manifestado en ‘Page Six’, “todavía siento mucha vergüenza”. ¿Por qué? “Tengo la sensación de que la gente piensa lo peor de mí”, sería esa respuesta que buscamos.

“Me costó mucho lidiar con el hecho de que una cadena como CTV y otras empresas con las que he trabajado durante muchos años, y los periodistas, algunos de los cuales eran mis amigos, hablaran con increíble autoridad sobre lo que pensaban que estaba sucediendo sin ni siquiera tener contacto conmigo. Creo que eso es lo que más dolió”, explica sobre los contratos que perdió por la presión que se ejerció desde Twitter.

De hecho, sus amigos también han hablado para ese medio, recalcando que ha tenido que recurrir a un tratamiento muy fuerte que recuerda al que precisó en los peores momentos de su salud mental. “Jessica siempre ha lidiado mucho con la ansiedad, desde los 12 años. La ansiedad se convirtió en depresión severa y pensamientos suicidas”, explica esa fuente que pone el acento en que los antidepresivos que ha tenido que tomar estos meses han sido muy fuertes para poder salir del bucle de sus pensamientos sobre el qué dirán.

La ansiedad se convirtió en depresión severa y pensamientos suicidas”

Es más, en los compases iniciales de esos ataques en las redes, hasta preciso de la ayuda de su madre, que se mudó con ella de manera provisional para hacerle de apoyo: “Jess no podía hablar sin llorar. Ya no se sentía el efecto de los medicamentos y no quería hablar con nadie. Apenas podía responder a un mensaje de texto”. Una tesis que apoya Ben, su esposo, Ben: “Me desperté y Jess no estaba en la cama, y pensé en lo peor”.

Como conclusión, Jessica destaca que sabe que tiene “una vida hermosa“, y por su alguno aún tuviera dudas, lo grita claro antes de terminar esa intervención con la que se pronuncia por primera vez: “Tengo que aprender de todo esto, pero no soy racista. Solo quiero intentar seguir adelante”.

Fuente: Leer Artículo Completo