Descubrimos a Azahara Margon, la amiga karateka de las gemelas Iglesias que vivió en casa de Julio y se codea con Antonio Banderas

Descubrimos a Azahara Margon, la amiga karateka de las gemelas Iglesias que vivió en casa de Julio y se codea con Antonio Banderas

“Felicidades. 31 pero en el alma 13”. Con esta frase felicitaba Cristina Iglesias a una de sus grandes amigas españolas, la actriz Azahara Margon, y la acompañaba de varias divertidas instantáneas de las mellizas de Julio Iglesias junto a la joven malagueña con la que se puede ver la buena sintonía entre las tres. De ella, Antonio Banderas ha dicho que desde que la vio supo que tenía muchas cualidades para triunfar y el propio Julio Iglesias ha comentado que tiene estrella. Pero, ¿quién es Azahara Margon y cómo ha llegado a ser amiga de dos superestrellas como ellos?

A post shared by Azahara Margon (@azaharamargon) on

Aunque ahora se codea con los más grandes del mundo de la música y el cine, Azahara nació en una familia humilde que le ha inculcado el valor del esfuerzo y el trabajo duro para lograr sus sueños. Ni por asomo pensó que un día viviría en la casa de Julio Iglesias en Miami. Su padre, Antonio, es guardia civil, y su madre, Pilar, ama de casa. Creció en la Comandancia de la Benemérita en Málaga y su sueño de adolescente era seguir los pasos de su padre en el Cuerpo, aunque desde niña le encantaba jugar a ser actriz en su cuarto donde cantaba y bailaba frente al espejo. El kárate fue parte de su infancia y juventud. Siempre a cuestas con su kimono, fue varias veces campeona de España y ahí aprendió que la disciplina es fundamental para llegar a lo más alto en cualquier faceta de la vida.

Cuando terminó el colegio trató de ingresar en la Guardia civil y pasó un año en el Colegio de Guardias Jóvenes de Valdemoro, en el sur de Madrid. Su meta era opositar, pero en 2011 se redujeron las plazas para la convocatoria de ese año y se quedó fuera. Volvió a su Málaga natal y allí se planteó qué es lo que quería hacer tras ese revés personal. Empezó a trabajar en un centro comercial y al salir tomaba clases de interpretación en el Soho, una experiencia que le abrió los ojos y decidió presentarse a la Escuela de Arte Dramático en la rama de Interpretación musical para la que solo había 25 plazas para toda Andalucía. Aunque no cantaba de maravilla, en la prueba se vino arriba y la cogieron. Ahí empezó su nueva vida.

View this post on Instagram

winter freckles and unkempt eyebrows 🤓

A post shared by Azahara Margon (@azaharamargon) on

A post shared by Azahara Margon (@azaharamargon) on

Miranda, como su segunda madre

Pero el verdadero cambio llegó meses después. En 2012. Fue con su madre y algunos familiares a ver actuar a Julio Iglesias en Algeciras. A la salida, ella le saludó con un gesto militar que el artista se tomó con mucho humor, tanto que le mandó a alguien para invitarla al concierto que tenía días después en el Festival Starlite de Marbella. Fue con sus padres y su hermana y después entraron al camerino, donde además de a Julio, conoció a sus hijas Cristina y Victoria y a Miranda, que desde ese momento se convirtió en una gran amiga y casi en su segunda madre.

La conexión entre ellas fue tal que la invitaron a su casa de Ojén y al terminar el verano le dijeron que por qué no se iba con ellos a Miami a trabajar para la familia como seguridad y organizando actividades deportivas para sus hijos. Lo dejó todo y se fue con ellos. Allí vivió con ellos y entabló una relación de amistad con la mujer de Julio, que le dio siempre buenos consejos y la trató como a una hija más.

View this post on Instagram

My babies with their babies 💚🔄 #vargameerseñó

A post shared by Azahara Margon (@azaharamargon) on

A post shared by Azahara Margon (@azaharamargon) on

Una noche, después de contarles que había renunciado a estudiar Arte Dramático por estar con ellos, Julio le dijo que no quería ser el responsable y que deseaba verla actuar. Lo hizo para unos amigos después de una cena y el artista se quedó maravillado, tanto que la animó a volver a España para seguir con sus estudios. Y así lo hizo. Aunque se instaló de nuevo en Málaga, no perdió el contacto con los Iglesias.

Los veía en verano cuando venían a Marbella y algunas veces viajaba ella a su casa de Miami o República Dominicana. Tras cuatro años de carrera, Miranda le propuso volver a Miami con ellos y estuvo allí dos años aprovechando también para hacer varios cursos de interpretación. Como la familia viajaba mucho, no tenía demasiado tiempo para dedicarse a la actuación, así que decidió volver a España durante un año para hacer un master de cine en Madrid.

A post shared by Azahara Margon (@azaharamargon) on

Antonio Banderas ‘se enamoró’ de ella

Y en la capital conoció a otro hombre que se convirtió en su gran amigo e inspiración: Antonio Banderas. Uno de los grandes amigos de Azahara, Pablo Pimpi, gerente de la conocida taberna malagueña, fue el que les presentó en una cena con más amigos. Ella, tan natural, le abrazó y le dijo cuánto le admiraba. Él se ‘enamoró’ de esa joven pizpireta y humilde y le dio su teléfono.

A los dos días, Antonio la llamó desde su casa de Los Ángeles. La invitó al estreno de Dolor y Gloria y desde ese momento se han visto en muchas ocasiones tanto en Nueva York (donde Azahara se mudó hace algo más de un año y ha estado allí hasta febrero) como en Málaga. Para ella es un referente, un icono al que seguir y una persona tan humilde como ella que ha llegado a lo más alto con mucho esfuerzo y tesón.

A post shared by Azahara Margon (@azaharamargon) on

Compañera de aventuras de las hermanas Iglesias

En Nueva York estudió danza y canto en una academia en Manhattan y también sintió la soledad de estar en una gran ciudad en la que el ritmo no tiene nada que ver con su ciudad natal. Cuando comenzó la crisis sanitaria se marchó a Miami para pasar el confinamiento y allí volverá después de disfrutar del verano en Marbella.

Aquí se lo pasa en grande con sus mejores amigos y es habitual verla en la casa de Ojén de los Iglesias junto a Miranda y sus hijas, de la que se ha convertido en amiga íntima ya que las conoce desde que tenían apenas 11 años. El año pasado las acompañó al cumpleaños en Ibiza de las hermanas Faber-Castell y es habitual que muestre el cariño que las tiene (un afecto mutuo) con fotos juntas en su perfil de Instagram. Este verano, por supuesto, también se han visto en la casa de los Iglesias y junto a las jóvenes disfruta montando a caballo o dándose un chapuzón en su espectacular piscina infinita.

A post shared by Azahara Margon (@azaharamargon) on

Un supuesto romance con Colate

A finales de 2019, el nombre de Azahara Margon saltaba a luz al ser relacionada con Colate Vallejo-Nágera. Ella insistió entonces en que solo son buenos amigos pero el exmarido de Paulina Rubio llegó a asegurar que estaba ilusionado y que la joven le encantaba y le parecía una mujer excepcional. Acudieron juntos a varias fiestas e incluso él le pidió que le defendiera desde plató durante su participación en Supervivientes, algo que ella rechazó.

View this post on Instagram

On my way 🤙🏻 📸 @justnicolaphotos

A post shared by Azahara Margon (@azaharamargon) on

A post shared by Azahara Margon (@azaharamargon) on

A sus 31 años, Azahara lleva una vida de aquí para allá, algo que jamás pudo ni siquiera imaginar cuando estudiaba para opositar a la Guardia Civil, pero mantiene los pies en la tierra cada vez que vuelve a casa y ve a sus amigos del instituto. Ahora se está preparando para varios castings y, aunque prefiere mantener en secreto algunos posibles proyectos, sus ganas e ilusión la convierten en una futura estrella. Sus padres son su pilar fundamental y aunque sus redes sociales están llenas de fotos maravillosas en lugares increíbles y con personajes conocidos en todo el mundo, y sueña con triunfar en Estados Unidos, Málaga es la ciudad a la que le gustaría volver en algún momento para instalarse definitivamente.

Fuente: Leer Artículo Completo