Detienen a Carlos, de ‘La isla de las tentaciones’, por supuesto abuso sexual en una fiesta ilegal

Detienen a Carlos, de ‘La isla de las tentaciones’, por supuesto abuso sexual en una fiesta ilegal

  • Lucía echa en cara a Carlos su actitud: “Me has utilizado”.
  • Diego, destrozado tras ver las imágenes de Lola con Carlos.

    Carlos Algora ha sido detenido por un supuesto delito de abuso sexual a una joven francesa durante una fiesta ilegal que tuvo lugar el pasado 13 de febrero en Colmenarejo (Madrid). Según ha informado Nacho Abad, en El Confidencial, el tentador, uno de los más conocidos de la tercera edición de ‘La isla de las tentaciones’ por sus juegos con Lucía y Lola, ha sido detenido por agentes de la Guardia Civil de Canarias, donde se encontraba en la isla en un viaje de ocio junto a otros tentadores. Mientras Carlos era sorprendido en las islas, dos amigos suyos eran detenidos en Sevilla también acusados de haber participado en los hechos.

    Las investigaciones comenzaron un día después de esta fiesta ilegal cuando una joven estudiante francesa denunció haber sufrido abusos sexuales por parte de varios hombres sin su consentimiento. Además, sospechaba que había sido drogada con algún tipo de sustancia al haber perdido sus facultades cognitivas.

    Tal y como informa Abad, a los tres detenidos se les imputa un delito de abuso sexual,y no agresión, ya que no habrían ejercido ni violencia ni intimidación contra la víctima. Según las pesquisas de la Guardia Civil, se habrían aprovechado de su estado, casi inconsciente, para mantener relaciones con ella.

    La fiesta ilegal en la que ocurrieron los hechos

    Los hechos ocurrieron en Colmenarejo, una localidad a unos 40 kilómetros del noreste de Madrid, el pasado sábado 13 de febrero. Al parecer Carlos habría alquilado una villa, en una urbanización privada, con la excusa de realizar la venta de un coche de alta gama, pero pasadas las 10 de la noche, hora del toque de queda, el propietario comenzó a ver muchos coches aparcados a través de las cámaras de seguridad instaladas, aviso a los guardias de la urbanización y estos a la Guardia Civil, que al personarse descubrió que se estaba celebrando una fiesta ilegal.

    Los agentes desalojaron la celebración y un día después, una joven francesa denunció el abuso sexual en el cuartel de la Guardia Civil de Colmenar Viejo. Tras recoger el testimonio de personas que se encontraban en esa fiesta, las investigaciones apuntaron que los presuntos autores del abuso eran los tres jóvenes sevillanos.

    Fuente: Leer Artículo Completo