El cariñoso apelativo por el que Kate Middleton llama a su suegro, el príncipe Carlos

El cariñoso apelativo por el que Kate Middleton llama a su suegro, el príncipe Carlos

Los motes entre los miembros de la familia real británica son más que habituales. Los utilizan para dirigirse entre unos y otros de forma cariñosa, como el ‘Lilibet’ por el que es conocida Isabel II en la intimidad –y nombre de la hija recién nacida de Meghan y Harry–; pero también de forma peyorativa, como el ‘Shirley Temple’ que utilizaba el duque de Windsor para dirigirse a su sobrina la reina. Entre todos, el príncipe Carlos es uno de los más aficionados a ponerle motes a sus familiares; y él lo suele hacer de forma cariñosa.

A Meghan Markle la llamaba ‘Tungsteno’ por saber aguantar la presión días antes de su boda, a Camilla ‘Gladys’. Sin embargo, es su otra nuera, la que como sus nietos –que le llaman ‘Abuelo Gales’– le ha puesto un apodo cariñoso. Según varios expertos en leer labios que han analizado las interacciones de los miembros de la familia real británica el pasado fin de semana, Kate Middleton se dirigió al príncipe de Gales como ‘abuelo’.

Todo sucedió durante una de las jornadas de la cumbre mundial del G7, en la que los duques de Cambridge, el príncipe Carlos y Camilla de Cornualles acompañaron a Isabel II a visitar el proyecto Edén, un complejo medioambiental situado en Cornualles. Según un profesional le ha contado al tabloide Cornwall Live, Kate saludó a su suegro diciéndole: “Hola, abuelo, ¿cómo estás?”. Una forma muy cariñosa de llamarle, que demostraría la buena relación que tienen.

La duquesa de Cambridge tuvo detalles bonitos para todos, incluida su difunta suegra, la princesa Diana de Gales. En honor a ella llevó una pulsera formada por tres cadenas de perlas; una joya diseñada por Nigel Milne, que la princesa llevó en reiteradas ocasiones. Middleton la combinó con un favorecedor vestido abrigo largo de Alexander Mcqueen, valorado en más de 3.000€.

Otros gestos de afecto entre familiares fue que tuvo lugar, según el mismo testigo, entre Camilla de Cornualles y la reina Isabel. La primera le preguntó a la segunda si iba a ponerse el chal que llevaba en la mano, a lo que la monarca le contestó cediéndoselo a ella. Camilla lo sostuvo de forma cortés durante todo el camino, antes de llegar a la cena con los líderes mundiales.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo