El gran secreto del triunfo de la relación de Sandra Barneda y Nagore Robles: vivir separadas

El gran secreto del triunfo de la relación de Sandra Barneda y Nagore Robles: vivir separadas

Dicen que las segundas partes nunca fueron buenas. Y en muchas ocasiones, arriesgarse a retomar una relación que en su día hizo aguas, no es buena idea. Pero, si te centras en tratar de hacer fortaleza de la flaqueza de lo que provocó el primer fracaso, puedes hallar la estabilidad y una gran ventaja para crecer en pareja. Eso es lo que han hecho Sandra Barneda y Nagore Robles, que han decidido que, esta nueva entrega de su relación, vaya más despacio.

A un par de semanas de dar las Campanadas para Mediaset desde Gran Canaria (y con Christian Gálvez como compañero de aventura), Barneda se ha sincerado con la revista ‘Lecturas’ y ha dado un detalle de esa vida con Nagore que no ha dejado indiferente a nadie. Sí, están juntas. Y sí, les va de maravilla. Pero lo cierto es que no comparten casa. Cada uno vive por su lado. Esa, según la presentadora, es la clave de que, por el momento, vaya todo sobre ruedas.

Es consciente de que llegará ese momento en el que vuelvan a vivir en el mismo hogar, pero no es el momento. Ni siquiera está en el horizonte del corto plazo. “Todo tiene su momento. Por ahora, cada una en su casa. Estamos muy bien así. Ya veremos luego. De momento, no nos lo planteamos porque, tal y como estamos, nos sentimos muy a gusto. Creo que todo llegará”, son las palabras con las que hace esta confesión a la mencionada revista.

Sandra y Nagore comenzaron a salir en 2016. Y no se imaginan cuánto de felices hicieron a los seguidores de una y otra. A pesar de que a ambas no les gusta airear lo que pasa de puertas para dentro de su intimidad, lo cierto es que, poco a poco, se fueron abriendo: con imágenes y declaraciones de amor en las redes sociales, pero tambié con gestos y miradas en los platós que compartían.

Fue a principios de 2019 cuando se empezó a hablar de que las cosas entre ellas se estaban torciendo. Trataron de enmascararlo todo lo que pudieron con el objetivo de arreglarlo. No pudieron. Lo único que consiguieron fue retrasar esa ruptura, que llegó en septiembre de ese mismo año (al menos, a oídos de la prensa del corazón). Meses más tarde, se darían cuenta de que no podían vivir la una sin la otra. Eso sí, como ha explicado Barneda, juntas, pero cada una en su casa.

Este 2020 de tantas dificultades para todos, con la pandemia como gran obstáculo, han sido capaces de madurar lo que hay entre ellas. De aprender que cada cosa tiene su momento. Y, por ahora, van a seguir viviendo esa historia con un poco de distancia sana hasta que llegue ese día indicado en el que dar el paso.

Fuente: Leer Artículo Completo