El misterio de la fortuna oculta de Isabel II y cómo puede poner en serio peligro su reinado

El misterio de la fortuna oculta de Isabel II y cómo puede poner en serio peligro su reinado

Puede que este sea el momento más delicado al que se enfrenta la monarquía británica desde el trágico fallecimiento de la princesa Diana de Gales. No hay que profundizar en indicios ni análisis para ver que en este 2021 se acumulan los indicios de peligrosidad para la familia real británica. Por citar algunos factores de riesgo: las dificultades del Brexit, la inestabilidad de un futuro referéndum de autodeterminación en Escocia, el malestar que produce la pandemia y la crisis económica, el escándalo de la relación del príncipe Andrés con el pedófilo convicto Jeffrey Epstein… Los problemas crecen para la reina Isabel II, que además tiene que lidiar con su propio cuestionamiento reputacional: los interrogantes que suscita su misteriosa y millonaria fortuna personal y las dudas al respecto de la popularidad de su heredero, el príncipe Carlos.

Ahora mismo, la ciudadanía británica monárquica aguanta la respiración: es el momento más inconveniente para pensar en la sucesión al trono y, sin embargo, el tema no desciende de los titulares. En el peor momento posible, la opinión pública quiere saber a cuánto asciende la fortuna personal de la Reina y por qué sus posesiones son un misterio. De hecho, el escándalo ha saltado a todas las portadas cuando se ha sabido que Isabel II detuvo en 1973 una reforma legislativa con el objetivo de hacer público gran parte de su patrimonio. Gracias al derecho a veto de la Reina y su heredero que consagra la constitución, y que hasta ahora se tenía por una formalidad sin consecuencias, sus abogados lograron que el entramado societario que gestiona sus posesiones pueda operar en la más absoluta opacidad.

https://www.instagram.com/p/CLUHbptH0Wl/

Una publicación compartida de Katya Zenkovich (@katyaz)

Cuánto dinero tiene Isabel II

Nadie sabe cuánto posee realmente Isabel II, probablemente ni ella es consciente de la magnitud de sus propiedades, incluidas incontables obras de arte. En la lista de personas más ricas del Reino Unido publicada el pasado año por el diario ‘The Sunday Times’, la soberana figuraba con una fortuna personal cercana a los 400 millones de euros y se calculaba que el patrimonio de la Corona ascendía a 14.300 millones de euros. La revista ‘Forbes’ eleva esa última cifra a los 100.000 millones de euros. Pero no son solo estas estimaciones las que han provocado un cuestionamiento creciente de la institución, sino lo que ya se percibe como una crueldad innecesaria por parte de la monarca y su hijo, el Príncipe de Gales.

En la investigación sobre el derecho a veto que la Reina y su heredero, el príncipe Carlos, tienen sobre la legislación en ciernes, el diario ‘The Guardian’ reveló que tanto madre como hijo han ido echando para atrás aquellas disposiciones que podían menguar el millonario cheque que reciben del gobierno por la explotación de las propiedades, tierras, ríos, granjas, castillos y suelo en calles tan caras como Regent’s Street. Un ejemplo: mientras que la legislación permite a los arrendatarios de la Corona tener una opción a compra de sus casas, los que contraten con el Príncipe de Gales no podrán acogerse a él. Vetó que pudiera ser así en el ducado de Cornwell, no solo devaluando las propiedades, sino impidiendo que puedan ser utilizadas como aval ahora que la crisis económica amenaza a muchas familias. El príncipe Carlos recibe anualmente de este ducado 25 millones de euros.

https://www.instagram.com/p/CFCCo1hHBy7/

Una publicación compartida de The Royal Family (@theroyalfamily)

No solo la Reina (94 años) es cuestionada, sino que su heredero (72 años) no consigue ser visualizado por la ciudadanía británica como el próximo rey. Tanto es así, que por primera vez en la historia Isabel II no es el miembro más querido de la familia real británica: ha sido superado, según la encuesta anual de YouGov, por su nieto, el príncipe Guillermo. Más indicios de peligrosidad.

Hace unos meses, Barbados anunció que en noviembre de 2021 van a abandonar la tutela institucional de la Reina para convertirse en una república. En Jamaica ya existe un partido que pretende seguir sus pasos en caso de abandonar la minoría parlamentaria, referéndum mediante. Además, en Canadá una encuesta reciente de Ipsos desveló que el 60 de la ciudadanía preferiría liberal al país de la tutela monárquica, aunque sea más cosmética que política.

Fuente: Leer Artículo Completo