El regalo que Andrés, Beatriz y Eugenia le han hecho a Isabel II por su cumpleaños (después del disgusto de su anterior obsequio)

El regalo que Andrés, Beatriz y Eugenia le han hecho a Isabel II por su cumpleaños (después del disgusto de su anterior obsequio)

La reina Isabel II celebró su cumpleaños oficial durante el fin de semana, marcando el hito histórico con el desfile de Trooping the Colour reducido en el Castillo de Windsor el sábado. Incluso en una escala reducida debido a las restricciones del coronavirus, la ocasión fue todo un espectáculo y, sin duda, un evento de alegría para la monarca después de unos meses difíciles. Sin embargo, las celebraciones no terminaron ahí.

Según el diario The Sun, la reina de 95 años ha recibido un cachorro de corgi de seis semanas de vida como regalo por parte del príncipe Andrés, y sus nietas, las princesas Beatriz y Eugenia. De acuerdo con el tabloide, le entregaron el regalo el jueves 10 de junio, un día conmovedor para tal gesto, ya que era el centenario del nacimiento de su difunto esposo, el príncipe Felipe.

La última noticia llega después de que un cachorro anterior, llamado Fergus, muriera tristemente el mes pasado. Fergus era uno de los dos perros nuevos que el duque de York y sus hijas también le habían regalado a la reina, y el otro, Muick, se había convertido en un fiel compañero de la reina junto con Candy, su perra mayor.

Una fuente apodada ‘información privilegiada del Castillo de Windsor’ ha informado a The Sun durante el fin de semana: “la reina ha tenido un mal momento y está absolutamente encantada de tener un nuevo corgi. Estaba angustiada cuando Fergus murió repentinamente, pero este nuevo perro será la compañía perfecta para Muick en el futuro”.

Como se sabe, el mejor amigo del hombre es a menudo un consuelo en tiempos difíciles. En marzo, se informó que la reina, amante de los perros desde hace mucho tiempo, recibió los dos nuevos cachorros mientras el duque de Edimburgo estaba en el hospital. Probablemente se convirtieron en compañeros más bienvenidos a raíz de la muerte de su esposo en el castillo de Windsor el 9 de abril, lo que significa que la muerte de Fergus dos meses después fue un gran golpe.

The Sun informó anteriormente que el cachorro tenía alrededor de cinco meses cuando murió, aunque no se sabe cuál fue la causa del fallecimiento. La noticia llegó poco más de un mes después de la muerte del príncipe Felipe. Una fuente le dijo al periódico: “La reina está absolutamente devastada. Los cachorros fueron traídos para animarla durante un período muy difícil. Todos los involucrados están molestos porque esto ocurre tan pronto después de que ella perdió a su esposo. Además de eso, ha habido problemas con su nieto, Harry”.

El palacio de Buckingham se negó a comentar cuando The Sun lo contactó en ese momento. Durante el período de estadía del duque de Edimburgo en el hospital y tras su muerte, la reina llevaba a sus perros a pasear con regularidad por los terrenos del castillo de Windsor. The MailOnline informó que el día antes del funeral de Felipe, la monarca llevó a los dos cachorros desde el castillo hacia Frogmore Gardens para dar un paseo tranquilo.

Cuando The Sun informó por primera vez que los nuevos perros eran un regalo del segundo hijo de la monarca, una ‘fuente cercana’ le dijo al periódico: “la reina no planeaba conseguir ningún perro nuevo porque temía que estaba envejeciendo demasiado. Pero fue Andrés quien sorprendió a su madre con dos nuevos cachorros cuando se sintió triste y sola en el castillo después de que el duque fuera llevado al hospital”.

El duque de York ha sido descrito como el hijo favorito de la reina y se sabe que mantiene una relación muy cercana con su madre. Sin embargo, renunció a sus deberes reales en noviembre de 2019 a raíz de su polémica entrevista con la BBC Newsnight, en la que se buscaba abordar su antigua asociación con el fallecido empresario y pedófilo convicto, Jeffrey Epstein. El príncipe ha negado consistentemente cualquier irregularidad de su parte.

The Sun también informó que los nombres de los nuevos perros de la reina tenían un gran significado sentimental. Se decía que Fergus era un tributo al difunto tío materno del monarca, Fergus Bowes-Lyon, un héroe de la Primera Guerra Mundial que murió en acción en Francia en 1915.

Mientras tanto, Muick (pronunciado Mick) fue un guiño a uno de los lugares favoritos de la reina, un lago en la finca de Balmoral en Escocia. Además de su espectacular paisaje natural, Loch Muick alberga el pabellón de caza Glas-allt-Shiel, construido por la reina Victoria como ‘casa de viudas’ donde retirarse después de la muerte del príncipe Alberto.

Una fuente le dijo al medio de comunicación: “Ambas opciones de nombres son extremadamente conmovedoras y queridas por la reina. Loch Muick es uno de sus lugares favoritos en la finca de Balmoral y la familia todavía honra la pérdida del tío Fergus en la Primera Guerra Mundial”.

Fergus era un cruce de perro salchicha-corgi (un ‘dorgi’), mientras que se cree que Muick es un corgi completo, comprado por alrededor de 3.000 euros a un criador a través del sitio web Pets4Homes. Originalmente su nombre era Charlie y según se reporta, fue recogido por un miembro del personal de la casa real y llevado por un chofer al Castillo de Windsor.

The Sun también informó que los dos nuevos miembros de la casa real llegaron en algún momento de febrero, después de que el difunto príncipe Felipe fuera ingresado en el hospital para recibir tratamiento por una afección cardíaca preexistente. Una fuente declaró: “la reina está encantada. Es impensable que la reina no tenga corgis. Es como si la Torre de Londres no tuviera cuervos. Solo han estado allí un par de semanas, pero se dice que son adorables y han hecho del castillo su hogar… Se dice que ambos están trayendo mucho ruido y energía al castillo mientras Felipe está en el hospital”.

El tercer compañero canino de la reina es un dorgi ahora bastante mayor llamado Candy. Otro de los perros de la monarca, Vulcan, también un dorgi, lamentablemente murió justo después de Navidad, después de permanecer al lado de su majestad desde 2007. La reina ha mantenido durante mucho tiempo corgis y dorgis, y ha tenido al menos 30 de ellos a lo largo de su vida. Se cree que es responsable de la creciente popularidad de la raza en los últimos años, después de que aparecieran las dos primeras series de la exitosa serie de Netflix The Crown.

Su primer perro, Susan, fue un regalo de sus padres por su 18º cumpleaños, y los perros subsiguientes (incluida Candy) descendieron de ella. Sus tres cachorros recientes son los primeros en no estar relacionados con Susan.

Su corgi más famoso podría ser Monty, el perro que protagonizó junto a su majestad la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, que fue una parodia que involucraba al James Bond de Daniel Craig.

Artículo original publicado en Tatler y traducido por Lorena Murga La Rosa. Acceda al original aquí.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo