El rey Felipe VI recuerda en su discurso a Plácido Arango, una gran persona y un gran amigo

El rey Felipe VI recuerda en su discurso a Plácido Arango, una gran persona y un gran amigo

Antes de terminar su tradicional discurso en la ceremonia de entrega de los premios Princesa de Asturias, el rey Felipe VI ha querido tener unas palabras de recuerdo para el empresario y coleccionista Plácido Arango, fallecido el pasado marzo a los 88 años. “Permítanme ahora, antes de compartir alguna reflexión final, que recuerde con emoción a nuestro querido Plácido Arango, una gran persona y un gran amigo. Fue un extraordinario presidente de la Fundación, de sólida cultura, gran inteligencia, sentido del humor y profunda educación. Plácido tenía una capacidad para acompañar y aconsejar realmente admirables. Y estoy seguro de que en estos momentos nos estaría dando a todos un ejemplo de ánimo para seguir adelante. Plácido Arango impulsó y formó parte de nuestro patronato desde el principio”, ha dicho el rey.

La relación de Plácido Arango con la Familia Real era muy estrecha desde sus años como presidente de la hoy Fundación Princesa de Asturias entre los años 1987 y 1996. El fundador del grupo Vips era un buen amigo de Don Juan Carlos, a quien también trató durante los veranos en Mallorca, ya que el mecenas solía disfrutar en la casa que tenía en Formentor. Nunca podremos olvidar los gratos momentos compartidos ni su servicio generoso a España y a la Corona”, manifestaron don Juan Carlos y doña Sofía cuando murió hace siete meses. Los eméritos estuvieron en su capilla ardiente. Ese fue uno de los últimos actos públicos del rey antes de marcharse al exilio en Abu Dabi.

El vínculo de Plácido Arango con Felipe VI también se retrotrae a su época como presidente de la Fundación. Tras su fallecimiento, Felipe VI emitió un comunicado conjunto con la reina Letizia para lamentar “la irreparable pérdida de una persona especialmente querida y respetada”. Tal y como reconoció el propio monarca en 2017 al entregarle el premio Enrique V. Iglesias al desarrollo del espacio empresarial iberoamericano, Arango le dio muchas lecciones y consejos, aunque él no lo admitiera por “su humildad”. Don Felipe y Doña Letizia presidieron el funeral en su honor y arroparon con su presencia a sus tres hijos, Maite, Plácido y Paco, y su viuda, la escultora Cristina Iglesias.“En mi casa se apoyó siempre a la monarquía, yo he visto trabajar a su majestad y sé de su entrega. Entiendo el cabreo de algunos, pero creo que se está perdiendo el respeto por una institución que consiguió algo tan complicado como unir a un país que venía de una dictadura de 40 años”, contó su hijo Paco en una reciente entrevista con Vanity Fair.

¿Quién fue Plácido Arango?

Hijo de un emigrante asturiano que se marchó a México, nació en 1931 en la localidad azteca de Tampico, aunque en 1965 se instaló en España de nuevo. Aquí fundó con sus hermanos, Manuel y Jerónimo, los supermercados Aurrerá y unos años más tarde, en 1969, VIPS, la famosa cadena de restaurantes. Su emporio hostelero creció al aglutinar otras marcas como Ginos, Starbucks, Fridays o Wagamama. En 2018 la empresa mexicana Zena Alsea, que en España gestiona cadenas de restaurantes como Fosters Hollywood, Domino’s Pizza, Burger King o Lavaca, llegó a un acuerdo para comprar el 100% del negocio del Grupo Vips.

Además de por su actividad empresarial, Arango es también conocido en España por su labor como coleccionista. Fue benefactor del Museo del Prado –en 1991 donó 80 grabados de Goya y en 2015 una gran selección de obras entre las que destacaban cuadros de Zurbarán y también de Goya–, y del Museo de Bellas Artes de Asturias. En 1984, cuando era patrono del Metropolitan Museum de Nueva York, consiguió que el experto John Brealey llevara a cabo la restauración de Las meninas de Diego de Velázquez. Cuando lo nombraron presidente del Patronato del Museo del Prado habló de su valiosa pinacoteca personal en El Mundo: "Aquí en cambio no quiero pecar de modestia: sí, es una de las primeras colecciones privadas de España, y además tiene una enorme variedad, lo que no estoy seguro de que sea bueno. Se centra básicamente en arte español, pero tengo desde primitivos hasta arte contemporáneo, unas 300 obras en las que figuran desde El Greco, Goya, Zurbarán o Ribera, hasta Tàpies o Juan Muñoz".

Aunque siempre se caracterizó por su discreción, su vida personal también ha llamado la atención de la prensa. Su primera esposa fue Teresa García-Urtiaga, la madre de sus tres hijos: Plácido, Maite, impulsora de la ONG Hazesfalta.org, y Paco, músico, director de cine y presidente de la Fundación Aladina. Al separarse de Teresa, Plácido Arango, ex presidente de la Fundación Príncipe de Asturias, estuvo 17 años saliendo con Cristina Macaya, viuda del millonario catalán Javier Macaya y una de las anfitrionas más famosas de la isla. Juntos construyeron Es Canyar, la fabulosa finca que la socialite posee en la isla y por la que han pasado personalidades como Michael Douglas, Felipe González, Jack Nicholson, Bill Clinton o el escritor Carlos Fuentes. Para los hijos de Cristina fue como un padre. Aunque separándose, guardaba muy buena relación con su ex y con sus hijos. En 2017 no se quiso perder la exposición de la hija de Macaya, la fotógrafa Cristina Macaya, con la que estuvo muy cariñoso.

Desde 2007 mantenía una relación sentimental con la escultora Cristina Iglesias, hermana del compositor Alberto Iglesias. Ésta ya se enfrentó a la muerte de su pareja en 2001 cuando falleció su primer marido, el también escultor Juan Muñoz, padre de sus dos hijos. Cristina es la autora de las puertas del Museo del Prado, donde al parecer conoció a Plácido Arango. La pareja dio a conocer su noviazgo al acudir juntos al funeral del editor Jesús de Polanco. La pareja se movía con mucha soltura en sociedad. Plácido contaba entre sus amistades con el tenor Plácido Domingo o la Familia Real española. Es por eso que el rey Felipe ha querido homenajearlo.

Fuente: Leer Artículo Completo