Guillermo, Kate y sus hijos, muy tristes por la muerte de su perro Lupo: la conmovedora razón por la que lo adoptaron

Guillermo, Kate y sus hijos, muy tristes por la muerte de su perro Lupo: la conmovedora razón por la que lo adoptaron

Kate Middleton, el príncipe Guillermo y sus hijos, George, Charlotte y Louis, se despiden apenados estos días de su querido Lupo, un cocker spaniel de color negro, que incluso protagonizó posados reales en sus días con la familia. "Lamentablemente, el fin de semana pasado falleció nuestro querido perro Lupo. Ha estado en el corazón de nuestra familia durante los últimos nueve años y lo extrañaremos mucho", han informado los duques de Cambridge sobre la triste noticia.

https://www.instagram.com/p/CH5l8xeF219/

A post shared by Duke and Duchess of Cambridge (@kensingtonroyal)

Lupo llegó a sus vidas en 2012. Solo había transcurrido un año de la boda, y el matrimonio atravesaba un período complicado debido a los constantes tours al extranjero del príncipe Guillermo, que mantenían separada a la pareja de recién casados. El momento más duro llegó cuando programaron un viaje para Guillermo a las islas Malvinas de seis semanas de duración.

Según reveló el duque de Cambridge, para hacer más llevadera su ausencia, decidieron adoptar un perro. "Cuando el príncipe Guillermo estaba fuera en las Malvinas, salió a cenar con unos buenos amigos de las Fuerzas Aéreas y les contó lo difícil que era para Kate que estuviera fuera seis semanas", contó Natalie Bressani, una de las invitadas al evento navideño de las RAF. "Acababan de adoptar a su spaniel para ayudar a Kate en ese tiempo que estarían alejados".

Lupo era uno de los habitantes más queridos del palacio de Kensington, y la duquesa solía ser fotografiada paseándolo por el parque. Además del perro, la familia también adoptó un hámster en 2016, Marvin, con quien la princesa Charlotte adoraba jugar porque "sus bigotes le hacen cosquillas en el rostro", confesó la propia duquesa hace tres años.

El afecto de la familia real británica por las mascotas tiene su máxima expresión en la reina Isabel II y sus corgis, los animales de compañía que se han convertido en un símbolo de su reinado casi tanto como la corona imperial. En octubre de 2018, la monarca tuvo que despedirse de Whisper, el último de sus queridas fierecillas. Hasta entonces, los perros habían jugado un papel clave en el palacio de Buckingham: el día que conocieron a Meghan Markle, el mundo respiró tranquilo al saber que habían aceptado a la entonces futura duquesa.

Respecto a Meghan Markle y el príncipe Harry, la cuestión de sus mascotas no está demasiado clara. Se sabe que tienen a Guy, uno de los dos animales que rescató la exactriz de un refugio antes de mudarse a Reino Unido. El mayor de los dos, Bogart, no pudo acompañarla debido a su avanzada edad. Su lugar lo ocupó en Londres, Oz, un labrador negro que cuando los Sussex decidieron hacer las maletas también les acompañó en su aventura estadounidense.

Artículo publicado en Vanity Fair el 25 de marzo de 2019 y actualizado.

Fuente: Leer Artículo Completo