Hallan el cadáver de Blanca Fernández Ochoa

Hallan el cadáver de Blanca Fernández Ochoa

El peor de los presagios y los presentimientos se ha cumplido. La exesquiadora Blanca Fernández Ocha ha aparecido sin vida tras varios días en paradero desconocido. La voz de alarma la daba la Policía Nacional el pasado sábado, 31 de agosto, con un tuit en el que informaban que la exdeportista se había marchado de casa el pasado 23 de agosto -su cuñado rectificaba esa información, sosteniendo que fue un después- para hacer senderismo y no había vuelto.

La encargada de denunciar la desaparición fue su hija, Olivia. Extrañada de que hubiesen pasado más de esos cuatro días que les había notificado que se marcharía “al norte”, sin dar más detalles de laubicación, pidió ayuda a las autoridades para que se montara un dispositivo de búsqueda en el que, desde el primer momento, se volcaba buena parte del vecindario de Cercedilla (Madrid) y de los pueblos de alrededor.

Blanca, que hizo historia al ser la primera mujer español en colgarse una medalla olímpica -el bronce en los Juegos Olímpicos de Invierno de 1992, celebrados en Albertville-, tenía dos hijos nacidos de un matrimonio que se rompió hace dos años y que le costó superar, tal y como se ha comentado estos últimos días. Como también que, posteriormente, tuvo una relación con un amigo de la familia, Ernesto, con quien terminó hace ocho o diez meses -según su cuñado, Adrián Federighi-, y con quien seguía manteniendo amistad. De hecho, participó en esas búsquedas por el monte.

A pesar de que se especuló con la posibilidad de que su trastorno de bipolaridad, diagnosticado desde pequeña, hubiese podido tener algo que ver o que estuviese pasando por un momento de estabilidad emocional, desde su entorno sostienen que estaba perfectamente. El propio Adrián relataba cómo vivía con él y su mujer, Lola Fernández Ochoa, junto a la que tenía un negocio de chalecos de electroestimulación.

Si bien parece que su situación económica no era muy boyante, Adrián sí subrayaba que, ni mucho menos, estaba ahogada por las deudas. Se había señalado en este sentido por la presunta venta de su casa de Las Rozas, donde residió 12 años, pero hay otras voces que hablan que vivía allí de alquiler.

Con el hallazgo de su cuerpo sin vida se va una de las leyendas vivas del deporte español. Una historia truncada por la desgracia. Un recuerdo que queda para siempre. Y la lección de que, quizás, debamos prestar más atención a nuestras estrellas de los deportes minoritarios antes de que sea demasiado tarde.

Fuente: Leer Artículo Completo