Kiko Matamoros ingresado de urgencia por una pancreatitis

Kiko Matamoros ingresado de urgencia por una pancreatitis

Esta semana, Kiko Matamoros está pasando más tiempo en el hospital que en su propia casa. El pasado lunes, el colaborador de ‘Sálvame’ ingresaba para ser sometido a una intervención para quitarle la vesícula. Una operación más común de lo que pudiéramos pensar, tal y como él mismo explicaba días atrás en el plató del programa del que forma parte. De hecho, el miércoles, por su propio pie, abandonaba el hospital.

Pero ayer, algo empezó a ir mal. Matamoros empezó a sentir unos fuertes dolores estomacales que le llevaron, de nuevo, al centro médico. Era su pareja, Marta López, quien explicaba en Instagram, a la luz de la preocupación arrojada en las redes por los incondicionales de Kiko, qué era lo que había pasado. Y dejaba claro que se trataba de una complicación del postoperatorio que aún no se sabe si le llevará de nuevo a quirófano.

“Todo controlado por ahora. Gracias a todos por preocuparos. Nos ha pillado un poco por sorpresa porque le dieron el alta ayer a Kiko. Está estable, le están haciendo unas pruebas, parece ser que se le ha complicado la cirugía, el postoperatorio por una pancreatitis”, eran las palabras con las que la modelo daba respuesta a las preguntas de los fans de su novio.

A última hora de la tarde, mediante llamada de teléfono y en el programa en el que trabaja, era él mismo quien explicaba que estaba “con morfina” para paliar los fuertes dolores que le estaba causando esa inflamación. “Me han hecho un tac, una eco y supongo que me van a intervenir. Creo, por lo menos lo están valorando. Me han confirmado que es una pancreatitis“, contaba  la audiencia.

Los médicos me han dicho que no me preocupe demasiado y que lo vamos a arreglar. Me levanté bien pero de pronto sentí un dolor intenso y tremendo. Ahora me tienen con morfina”, continuaba Matamoros, que lleva un par de años dándonos sustos con su salud.

Al parecer, la operación no fue tan sencilla como se presumía, ya que la vesícula estaba tocando al hígado, una de las razones por las que los facultativos consideraron que lo mejor era quitársela.

A última hora de la tarde de ayer, Marta le mandaba ánimo en una publicación de Instagram que acompañaba con un par de imágenes en las que se respiraba complicidad: “Volverás a superarlo. Gracias por darme la oportunidad de estar a tu lado y de hacerte feliz. Unos días más y vuelta a dar guerra”.


Fuente: Leer Artículo Completo