Kiko Rivera vuelve a la rutina tras el fallecimiento de su abuela

Kiko Rivera vuelve a la rutina tras el fallecimiento de su abuela

  • El árbol genealógico de la familia Pantoja.
  • Repasamos, en imágenes, la vida de Kiko Rivera.
  • Isabel Pantoja, recluida en Cantora tras la muerte de su madre.

    El pasado 29 de septiembre saltaba la noticia del fallecimiento de doña Ana, madre de Isabel Pantoja. Una triste noticia que provocaba que Kiko Rivera, Anabel e Isa tuviesen que viajar desde La Graciosa hasta Cantora para dar el último adiós a su abuela. Un duro momento que tuvo lugar dos días antes de la boda de la colaboradora con Omar Sánchez. Tras esto, el Dj optaba por quedarse en casa y no acudir al enlace de su prima al sentir que no tenía ánimos suficientes para celebrar nada.

    Desde entonces, Kiko Rivera ha estado encerrado en su casa y todo lo que hemos sabido de él ha sido por las publicaciones que ha realizado a través de su perfil de ‘Instagram’. Junto a él han estado en todo momento Irene Rosales y sus hijas, que también regresaron a Andalucía para hacerle compañía, faltando al enlace de Anabel Pantoja.

    Ahora, en ‘El Programa de Ana Rosa’ hemos podido ver la primera salida a la calle del Dj desde que falleció su abuela. El marido de Irene Rosales ha decidido salir para hacer unas gestiones y acudir a la peluquería. De esta forma, ha puesto al encierro en el que se encontraba desde la muerte de su abuela, una escapada donde no ha realizado ninguna declaración, ni siquiera para hablar de la supuesta ‘traición’ de Anabel Pantoja.

    Un poco más sonriente e incluso con ánimo para bromear con los periodistas, Kiko Rivera se ha mostrado mucho más recuperado. A quien también se ha podido ver es a Irene Rosales que se ha pronunciado sobre las últimas decisiones de su marido asegurando que ella le apoyará en todo lo que le haga feliz.

    Lo cierto es que tras reencontrarse con Isabel Pantoja para darle el último adiós a su abuela, parece que la relación entre Kiko Rivera y su madre podría estar mejor. De hecho, tanto él como Irene Rosales están preparando una quedada con la tonadillera para que pueda reunirse con sus nietas. Sin duda, un paso al frente que podría suponer el principio del fin de la guerra que madre e hijo han estado manteniendo desde la emisión de ‘Cantora, la herencia envenenada’.

    Fuente: Leer Artículo Completo