La boda real entre el duque Jorge de Rusia y Rebecca Bettarini

La boda real entre el duque Jorge de Rusia y Rebecca Bettarini

La Catedral de San Isaac de San Petersburgo, uno de los templos más lujosos de la capital rusa, ha sido testigo de la primera boda del imperio Romanov del siglo XXI: la que ha unido a Jorge Romanov, el hijo de la gran duquesa María Vladimirovna Romanova y del príncipe Francisco Guillermo de Prusia, y la escritora Rebecca Bettarini.

Tan solo una semana después de la ceremonia civil, un enlace que tuvo lugar en el Ayuntamiento de Moscú y en la más estrecha intimidad, la pareja, ya convertidos en marido y mujer, han celebrado una boda religiosa por el rito ortodoxo. De esta manera la hija del embajador italiano Roberto Bettarini deje atrás su nombre para convertirse oficialmente en princesa Romanov, ahora como Victoria Romanovna.

Han sido más de un millar de invitados, entre ellos aclamados rostros de la aristocracia, como Luis Alfonso de Borbón y Margarita Vargas o miembros de diversas casas reales, los que han acompañado a la pareja en esta emotiva ceremonia que ha acaparado la atención tanto dentro como fuera de las fronteras del país ruso.



En cuanto al secreto mejor guardado, el vestido de novia, la ya princesa Victoria Romanovna ha optado por un diseño de estilo clásico, sofisticado y elegante hecho de seda italiana Mikado, firmado por la diseñadora libanesa Reem Acra. Una pieza sobria de manga larga y cuello redondo que estaba acompañada por gran cola de seis metros de largo, cubierta a su vez por un delicado un velo bordado con el águila bicéfala rusa en tono dorado como gran símbolo del país, ambos diseños confeccionados por la creadora rusa Elina Samarina.

Para la ocasión, y como ya se había desvelado con anterioridad, la novia ha lucido la magnífica tiara Lacis, una joya realizada en oro blanco y más de 400 diamantes creada por la casa francesa Chaumet. La elección en si misma es un guiño al kokoshnik ruso, un tradicional tocado el que se han inspirado otras familias reales.





Fuente: Leer Artículo Completo