La confusión de Rosa Benito que ha provocado una carcajada a Sonsoles Ónega

La confusión de Rosa Benito que ha provocado una carcajada a Sonsoles Ónega

  • Amador Mohedano: todo sobre el hermano de Rocío Jurado
  • Árbol genealógico de la familia Jurado: ¿Quién es quién?
  • ‘Supervivientes’: Todos los ganadores del concurso

    Rosa Benito y su lapsus se han convertido en los grandes protagonistas de ‘Ya es mediodía’. Una confusión que ha generado risas entre la presentadora, los colaboradores y también entre los espectadores que seguían en directo el programa y que no podían creer lo que estaban viendo, o mejor dicho, oyendo. El programa de Sonsoles Ónega emitía un reportaje sobre las bodas y qué regalar a los novios.

    En la mesa de debate, la periodista Cristina Fallarás explicaba que a ella no le gusta dar dinero a los novios, que prefiere regalar algo cultural porque al final casi costaba lo mismo regalar una actuación de un grupo, que dar dinero en un sobre, y ponía como ejemplo a las ‘Tanxugueiras’, las máximas rivales de Chanel en el Benidorm Fest y que estuvieron a punto de representar a España en Eurovisión. «Prefiero contratar a las Tanxugueiras y que entren en la boda y sorprendan a los novios y a los invitados», afirmaba Cristina.

    El debate sobre los regalos y las bodas seguía en el ‘Fresh’. Miguel Ángel Nicolás, comentaba que él tenía la boda de una sobrina en agosto y que si les regalaba la actuación de ‘Tanxugueiras’, su sobrina, le «mandaba lo más lejos a donde yo te diga». A lo que Rosa Benito, muy seria, contestaba: «Hay que hacer una lista, yo cuando la hice me dijeron pon cosas de regalo que siempre te regalan la plancha, la sandwicheira… o sea, que le viene muy bien (confundiendo al grupo Tanxugueiras con sandwichera)«.

    Sonsoles Ónega, aguantándose la risa, le decía a la colaboradora: «Que no hablamos de regalar una sandwichera, sino las cantantes, las Tanxugueiras». «Es maravilloso», decía sin para de reír. La reacción de Rosa, cuando se dio cuenta de su confusión tampoco pasó desapercibida, tapándose la cara y algo roja por la vergüenza, decía: «Y yo que creía que era para hacer sandwich».

    Fuente: Leer Artículo Completo