La infanta Elena, ahora en Mallorca: visita a doña Sofía y madrina de un velero de lujo

La infanta Elena, ahora en Mallorca: visita a doña Sofía y madrina de un velero de lujo

La infanta Elena está en Mallorca. Ha llegado esta semana para pasar unos días en Marivent junto a su madre, la reina emérita doña Sofía, y su tía, la princesa Irene de Grecia. Como informó el Diario de Mallorca, la hermana de Felipe VI aterrizó el miércoles en la isla en un vuelo regular. Coge así el testigo de los reyes y sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, que también han disfrutado de unos días en Mallorca. Los de la infanta Elena, por el momento, parecen más discretos que los de Felipe, Letizia y sus hijas, a quienes hemos visto visitando el Santuario de Lluc, en el Real Club Náutico de Palma recibiendo al olímpico Joan Cardona e incluso saliendo a cenar acompañados (y solos) por doña Sofía, la princesa Irene y unos buenos amigos de la emérita. Esta ha sido la única vez que hemos visto a la reina Sofía en su retiro balear desde que llegó a Mallorca a finales del mes de julio.

La infanta Elena todavía no ha sido fotografiada en la isla, pero no regresará de Mallorca sin que la veamos. El 3 de septiembre, la duquesa de Lugo asistirá al bautizo del ‘Sea Cloud Spirit’, un megayate de lujo de la operadora alemana Sea Cloud Cruises que apuesta por un turismo más ecológico y respetuoso con el medioambiente. En el acto, la primogénita de los reyes eméritos tendrá un papel destacado, ya que es madrina del velero, una de las embarcaciones más grandes de la historia construida por un astillero español: empezó a construirse en la Factoria Naval de Marín en 2008 aunque se ha terminado en Vigo de mano de Metalships&Docks en el puerto de Vigo. Para un momento tan significativo -el barcodotado con la última tecnología, tiene 130 metros de eslora y solo ofrece capacidad para 138 pasajeros y 90 tripulantes dado su carácter de un yate privado, ha costado 90 millones de euros-, la infanta descorchará y romperá en el casco del barco una botella de champán también especial, ya que Javier Arias-Camisón, representante de la naviera, la ha llevado 120 kilómetros de Camino de Santiago para bendecirla en la capital gallega. En realidad, llevó dos pero la otra se subastará con fines benéficos en el viaje inaugural con pasajeros que parte hacia Roma el próximo 14 de septiembre.

Es probable que tras estos días en Mallorca, la infanta Elena dé por concluido su verano y regrese a Madrid con una escapada previa, quizás, a la finca de su amiga Rita Allendesalazar, condesa de La Ventosa, en Muñopedro, un pueblo de Segovia. La temporada estival ha sido bastante movida para doña Elena. A principios de agosto viajó a Abu Dabi para visitar a su padre, el rey Juan Carlos, en su retiro temporal donde ya lleva más de un año esperando que llegue el momento idóneo para poder regresar a España. Después del país de Oriente Medio, la infanta puso rumbo a Bidart, la localidad del País Vasco francés donde veranean los Urdangarin. Allí se ha reunido con su hermana Cristina e Iñaki Urdangarin, que disfrutan de unos días de vacaciones en familia. Estas son importantes para los Urdangarin ya que son las primeras desde que Instituciones Penitenciarias permitiera al exduque de Palma dormir fuera de la cárcel y hacer una vida más o menos normal, con trabajo y cerca de la familia, donde la infanta Elena siempre ocupa un lugar importante, apoyando a los suyos cuando más la necesitan.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo