La oportunidad de ser reina que Marta Luisa de Noruega rechazó

La oportunidad de ser reina que Marta Luisa de Noruega rechazó

Marta Luisa de Noruega, la protagonista del número de enero de Vanity Fair, es la primógenita de los reyes Harald y Sonia de Noruega. Sin embargo, en la ley de sucesión de la mayoría de las monarquías europeas (y de otras partes del mundo) siempre ha existido la prevalencia de los hombres sobre las mujeres, hasta hace muy poco. Ese es el caso de monarquías como la británica o la española, que han eliminado la discriminación en su historia reciente. Otras como la japonesa aún la mantienen.

Volviendo al caso noruego, cuando Harald de Noruega y su consorte, Sonia, tuvieron sus hijos, todos asumieron que el segundo sería el futuro rey. La princesa Marta Luisa nació en 1971 y el príncipe Haakon en 1973, pero él sería quien reinaría. Nadie se planteó lo contrario hasta que llegó a la presidencia noruega una mujer. Entonces, la política del partido laborista del país, Gro Harlem Brundland, quien accedía a la presidencia de Noruega por segunda vez -pero no por última-, propuso a la familia real cambiar la arcaica ley para que la princesa primogénita pudiera reinar.

Sucedió en 1986, cuando la princesa Marta Luisa de Noruega tenía ya 15 años y había crecido sabiendo que ella no reinaría. Sin embargo, la política le hizo ver que había una oportunidad para ella. Así lo ha confesado la propia princesa en una entrevista concedida a la revita Insider Magazine, en la que ha expresado cómo se sintió. “Yo fui feliz mientras crecía, nunca estuve nada celosa”, empieza explicando la hermana mayor de Haakon de Noruega.

“Cuando tenía 15 años, la primera ministra era una mujer, y entonces pensó que no estaba bien. Recuerdo que vino a nuestra casa, con el abuelo (el rey Olav V), y debatimos sobre si deberíamos cambiar el sistema para que yo fuera reina”, continúa. “Me dijeron, ‘¿qué quieres, Marta?, y yo pensé ‘tengo 15 años, no sé nada de estas cosas’”. La falta de madurez de la princesa y el hecho de que el peso de la corona siempre hubiera recaído sobre su hermano hicieron que la familia decidiera no cambiar la ley, para no añadirle una carga inesperada a Marta Luisa.

Un hecho que la propia princesa ha confesado a la revista que fue todo un alivio para ella, puesto que “es una vida que tienes que elegir y te tienes que comprometer al 100%”. “Estoy feliz por que mi hermano sea el primero en la línea de sucesión, está haciendo un trabajo increíble”, ha terminado de confesar, alabando el trabajo de su familia.

De la misma forma que en muchas otras monarquías que han hecho lo propio, la ley de sucesión al trono noruego también fue modificada. En este caso en el año 1990, pero de la misma forma que el resto: solo se aplicaría a los bebés nacidos a partir de entonces, momento en el que el único criterio sería el de la primogenitura. Así, Marta Luisa pudo continuar con su vida al margen de la jefatura del estado, pero no sucedería lo mismo con las siguientes generaciones. Hoy, Ingrid Alexandra de Noruega, primogénita del príncipe Haakon, es la heredera al trono del país.

Fuente: Leer Artículo Completo