La reflexión más sincera de Nagore Robles en Instagram: "Nunca aprendí a normalizar e integrar el dolor"

La reflexión más sincera de Nagore Robles en Instagram: "Nunca aprendí a normalizar e integrar el dolor"

Que además de ser una colaboradora de televisión sin la que Mediaset no puede vivir se ha convertido en una auténtica ‘influencer, es algo que no se le puede negar a Nagore Robles. Todo lo que se pone se convierte en tendencia y sus textos, muchos de ellos en tono reflexivo, causan sensación en Instagram casi en el mismo instante en el que ella pulsa el botón de enviar.

Ha vuelto a suceder. Nagore, que está pasando el verano alejada de su pareja, Sandra Barneda (ha tenido que cruzar el charco para la grabación de la segunda edición de ‘La isla de las tentaciones’, donde sustituye a Mónica Naranjo como presentadora), la vasca escribía, de modo inocente, hace tres días: “Cuando me decías que tenías miedo, te pintaba el mundo de colores y hasta los inventaba para verte sonreír. Ahora sin ti no encuentro colores para los días grises“.

El caso es que esta publicación generaba un ola de comentarios y conclusiones que han llevado a Robles a realizar una reflexión mayor, abrumada por esa reacción de sus seguidores: “Me ha sorprendido muchísimo todos los mensajes de agradecimiento que he recibido por mostrar mi parte más vulnerable. Gracias por mostrar también la vuestra y hacerlo con tanto cariño y sensibilidad. Siento que cuantas más capas me quito, lejos de debilitarme me hago aún más fuerte”.

“Nunca aprendí a normalizar e integrar el dolor, las preocupaciones, los bajones… entendí el ‘todo está bien’ con una sonrisa como mi mantra eterno, y resulta que todo está bien también entre lágrimas y que tampoco pasa nada por qué las cosas no lo estén”, continúa, dejando esa vulnerabilidad al aire libre, a los ojos de esa comunidad virtual que, muchas veces, usa las redes para realizar juicios de valor poco fundamentados.

Nos enseñaron a ser fuertes y no distraernos con los baches”

“Nos enseñaron a ser fuertes y no distraernos con los baches, nervios, inseguridades, miedo, tristeza, ansiedad… Pues esta soy yo también. Me pongo nerviosa cuando entro en un sitio sin conocer a nadie, cuando tengo que hablar en público disimulo pero estoy temblando, a veces me desvelo con taquicardias y me cuesta conciliar el sueño”, añade Nagore. 

Y termina: “Cuando me salgo del tiesto discutiendo casi siempre termino llorando porque lo único que deseo es que me abracen. Huyó de las discusiones aunque me entrenaron para debatir como una guerrera, pero bien sabe el mar que busco la calma en cada luna y cada mañana. Esta también soy yo. Buenas noches”.

View this post on Instagram

Me ha sorprendido muchísimo todos los mensajes de agradecimiento que he recibido por mostrar mi parte más vulnerable. Gracias por mostrar también la vuestra y hacerlo con tanto cariño y sensibilidad. Siento que cuantas más capas me quito, lejos de debilitarme me hago aún más fuerte. Nunca aprendí a normalizar e integrar el dolor, las preocupaciones, los bajones… entendí el “todo está bien” con una sonrisa como mi mantra eterno, y resulta que todo está bien también entre lágrimas y que tampoco pasa nada por qué las cosas no lo estén. Nos enseñaron a ser fuertes y no distraernos con los baches, nervios, inseguridades, miedo, tristeza, ansiedad… Pues esta soy yo también. Me pongo nerviosa cuando entro en un sitio sin conocer a nadie, cuando tengo que hablar en público disimulo pero estoy temblando, a veces me desvelo con taquicardias y me cuesta conciliar el sueño. Cuando me salgo del tiesto discutiendo casi siempre termino llorando porque lo único que deseo es que me abracen. Huyó de las discusiones aunque me entrenaron para debatir como una guerrera, pero bien sabe el mar que busco la calma en cada luna y cada mañana. Esta también soy yo. Buenas noches 🌑😌🌑😌🌑😌🌑😌🌑😌🌑😌🌑😌🌑😌🌑😌 #nagorerobles #nashgore #surfgirl #yogagirl #calm #breathe #missyou

A post shared by nagore_robles (@nagore_robles) on


Fuente: Leer Artículo Completo