La reina Isabel II gana la batalla legal contra el exmayordomo del príncipe Carlos

La reina Isabel II gana la batalla legal contra el exmayordomo del príncipe Carlos

A pesar de que la discreción es una cualidad esencial para los empleados de la familia real británica, sin duda sería tentador decirle al mundo que tus servicios están aprobados por sello real. Ese fue el caso del exmayordomo del príncipe Carlos, contra quien la reina Isabel II acababa de ganar una batalla legal para evitar que citara sus conexiones reales en su nueva carrera profesional.

Según el diario MailOnline, Grant Harrold quería registrar el nombre ‘The Royal Butler’ para su empresa de formación en etiqueta. Los abogados que trabajaban en nombre de la reina, sin embargo, tomaron medidas para evitar que Harrold lanzara su negocio bajo ese título.

Nacido en Lanarkshire, Harrold se crio en un inmueble municipal, antes de trabajar para el decimotercer duque de Bedford en Woburn Abbey en la década de los noventa. Luego fue elegido para un puesto de mayordomo en la finca de Gloucestershire del príncipe Carlos, Highgrove. Según las informaciones, trabajó para el príncipe Carlos entre 2005 y 2011 y anteriormente estuvo involucrado en una disputa con la Casa Real después de afirmar que lo obligaron a dejar su trabajo en 2012, antes de llegar a un acuerdo extrajudicial. Desde entonces, ha aparecido en programas de televisión como This Morning y Good Morning Britain, actuando como experto en cuestiones de etiqueta.

Harrold afirmó en una declaración de testigo presentada a la audiencia que se le había dado permiso para usar el nombre en la resolución de la disputa laboral. "Habiendo acordado los principales temas entre las partes, uno de los temas adicionales que planteé hacia el final del día fue el uso continuado del nombre ‘The Royal Butler".

"Le pedí al juez (M) que llevara este asunto a la Casa Real y sus asesores, y así lo hizo. Me preocupaba que pudieran intentar evitar que siguiera usándolo. Tuvieron la oportunidad de negarse a mi uso continuado y no lo hicieron; confirmaron a través del juez (M) que no tenían ningún problema con esto".

Lord Chamberlain, sin embargo, actuando en nombre de la Reina, presentó una oposición a la solicitud de marca. El equipo legal de la reina refutó que Harrold había recibido permiso para usar el nombre y alegó que estaba engañando al público al sugerir que todavía estaba trabajando para la casa real. Agregaron que Harrold no había recibido el consentimiento ni del monarca ni de la Oficina del Gabinete, que son las únicas autoridades que pueden dar permiso para usar oficialmente el término "Real".

La Oficina de Propiedad Intelectual del Reino Unido ha fallado a favor de la Reina y rechazó la solicitud de Harrold. El oficial de audiencias de marcas registradas, Allan James, declaró: "Me parece intrínsecamente probable que el usuario de una marca comercial que incluya las palabras ‘The Royal Butler’ en relación con la capacitación o instrucción de un mayordomo se entienda que es alguien que posee el título oficial de The Royal Mayordomo de la casa real. Por tanto, la marca indicaría que el usuario tiene, o ha tenido recientemente, patrocinio o autorización real”.

“El demandante pretende basarse en el hecho de que el acuerdo de conciliación no incluye un término que le impida continuar usando ‘The Royal Butler’ como respaldo a su afirmación de que se le dio permiso verbal para continuar con ese uso. En mi opinión, la ausencia de un término que prohíba el uso de ‘The Royal Butler’ no respalda la afirmación del solicitante de que recibió el consentimiento verbal. La evidencia indica que el solicitante solo comenzó a utilizar el estilo comercial ‘The Royal Butler’ de manera constante a finales de 2014 o 2015”.

“En segundo lugar, el Equipo de Política Constitucional de la Oficina del Gabinete escribió al demandante en noviembre de 2015 expresando su preocupación por el uso de las palabras ‘Royal Butler’, pero persistió en usar el nombre. En estas circunstancias, no hay fundamento para la queja del solicitante de que el oponente dio un paso atrás y lo había adormecido con la creencia razonable de que no había objeciones a su uso o registro de la marca impugnada ".

Según los informes, a Harrold se le ha ordenado pagar 2.500 libras esterlinas para cubrir los gastos de la Casa Real en el caso.

Artículo publicado originalmente en Tatler y traducido. Acceda al original aquí.

Artículo publicado originalemnte enTatler.com y traducido por Paula Peña. Acceda al original aquí.

Fuente: Leer Artículo Completo