La reina Letizia visita el Museo del Prado con un vestido de Pedro del Hierro (del color perfecto para el otoño), en una semana muy especial para ella

La reina Letizia visita el Museo del Prado con un vestido de Pedro del Hierro (del color perfecto para el otoño), en una semana muy especial para ella

La rutina ha vuelto para todos, también para la reina Letizia, que esta semana se enfrenta a una de las más emotivas del año: este martes visitará la Universidad Complutense de Madrid en el 50º aniversario de la Facultad de Ciencias de la Comunicación como alumna de honor. Allí dará un discurso sobre su trayectoria profesional. Pero mientras se prepara para el gran momento de la semana, ha empezado el lunes con una visita cultural al museo del Prado, con motivo de la exposición’Cuarenta años de amistad. Donaciones de la Fundación Amigos del Museo del Prado’. Doña Letizia ha sido la encargada de inaugurar esta especial muestra, cuyos orígenes se remontan a los años 80, cuando un grupo de fundadores tomó la iniciativa en honor al historiador Enrique Lafuente Ferrari.

Lo ha hecho, como siempre, dando una clase de estilo y elegancia a su paso por el museo. La clave de su estilismo, en esta ocasión, es el estratégico color azul bebé del que ha hecho gala. Resalta el bronceado y queda genial para conjuntos diurnos: es suave pero elegante a partes iguales y dulcifica las facciones sin evocar aires de superioridad. Se trata, en definitiva, del color perfecto para el entretiempo. Seguramente Letizia se haya enfundado en el favorecedor vestido de Pedro del Hierro que luce en las imágenes pensando en todo esto.

La prenda es de estilo camisero, una silueta que hemos visto repetir a doña Letizia en mil y una ocasiones, pero que siempre funciona. La royal utiliza este tipo de vestido en todas sus formas y colores, sobre todo para eventos de día y siempre en corte midi. El de Pedro del Hierro es especial por el lazo en la cintura que ha colocado de forma estratégica y nada tradicional: entalla la silueta y aporta modernidad. No es una prenda nueva en su armario –la primera vez que lo llevó fue en 2019–, pero siempre es un acierto.

Después de hacerlo con alpargatas y salones en marino, en esta ocasión lo ha combinado con unos stilettos destalonados firmados por Carolina Herrera, otra de sus firmas de confianza. Los ha escogido en color nude, una estrategia de estilo perfecta para alargar la figura aún más. Además de eso y unos discretos pendientes de Bulgari, esta vez la reina no ha hecho gala de ningún complemento más, ni siquiera un bolso. Pero el estilismo ya es adecuado así.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo