La verdad ‘piadosa’ de Jesús Mariñas: Bertín fue el prototipo español de ligón

La verdad ‘piadosa’ de Jesús Mariñas: Bertín fue el prototipo español de ligón

Pertenece a otra época, a una juventud que hoy nos parece impensable. Bertín Osborne fue su arquetipo, modelo y ejemplo durante años. Hizo época y creó escuela como castigador irredento, siempre dispuesto al ligoteo sin mayores consecuencias. Todo un ejemplo donjuanesco, malo sí, pero imitado y hasta envidiado. Fue símbolo de una época, unas gentes y una sociedad banales habituales de ‘Embassy’ y Joy Eslava. Siempre se movió entre la realidad y lo imaginado. El para muchos aún ‘soltero de oro’, todavía produce morbo, risa y hasta cierto interés porque nada cautiva más que un seductor reconocido y tan afincado como lo estuvo Bertín.

Su flechazo con Fabiola pareció ‘de película’ y duró nada menos que catorce años en los que hubo de todo. Lógico. Desde la entrega inicial hasta llegar a los primeros desengaños. Pero con un desenlace positivo, algo bastante infrecuente y diría que hasta ejemplo a seguir. Porque después de tanto tiempo juntos, aguantándose y resistiendo, no se entendería otra cosa. Con un sencillo, rotundo, breve y frío comunicado cerraban su dilatada convivencia el cantante de 66 años y la venezolana de 49. Dejaron claro que no existían terceras personas, pero se dijo y creyó de todo. Así liquidaron un matrimonio iniciado un 10 de junio de 2006 en la caliente Sevilla cuando se conocieron en el rodaje de un video clip y ya no quisieron separarse. Todo resultó deslumbrante, peliculero, como irreal y mágico, el amor no conoce barreras ya se sabe.

Para Bertín, nacido Norberto Juan, era el segundo matrimonio tras estar unido a Sandra Domecq Williams, procedente de una conocida familia jerezana anglo-española. La que para muchos fue el gran y único amor de Bertín, murió en 2004 víctima de un cáncer. Luego vinieron los supuestos e increíbles casi mil romances, que se dicen pronto. Líos, amoríos de tres al cuarto, aventuras reales o supuestas incrementaron, finalmente, su leyenda de seductor. Es la que ha quedado por encima del tiempo. Incluso tras un tórrido tonteo con Ana Obregón que no pasó de ilusión juvenil donde ella estaba más interesada. Presuntamente, siempre sin confirmar, luego vendrían Alicia Koplowitz y Paloma Lago. Incluso se habló en los festivos tiempos marbelleros de algo con Sofía de Habsburgo, princesa de segunda estirada, fría y distante. No duró mucho porque ella era muy fuerte de pretensiones y miraba por encima del hombro.

Cuando Bertín, que triunfa en Canal Sur y Telecinco, se instaló en Miami conoció a Brigitte Nielsen, conocida por su matrimonio con Sylvester Stallone. Bertín también intimó con Bárbara Carrera, la chica Bond de “Nunca digas nunca jamás”, y también con Gabriela Sabatini,campeona tenística de los 90… Fue incansable en sus romances, amoríos y flechazos. Por eso dejo huella haciendo una historia increíble. Entre la realidad y lo imaginado, así es la peripecia sentimental de Bertín.

Guaperas de póster

Dos metros de altura, un porte guapo y chulesco pero simpático, una voz rotunda que enamoraba entre melodías como ‘Amor mediterráneo’ y ‘Buenas noches, señora’… Bertín fue durante décadas el prototipo de ligón español. Tuvo dos grandes amores que acabaron en boda y rupturas y un buen puñado de affaires. Él llegó a confesar en un plató que había estado con más de mil mujeres… ¿Realidad o ficción? Nunca se sabrá. El mito es lo que tiene.

Fuente: Leer Artículo Completo