La vida entre fogones, libros y guiones de cine de Carlos, Mónica y Javier, los tres hijos de Pilar Bardem

La vida entre fogones, libros y guiones de cine de Carlos, Mónica y Javier, los tres hijos de Pilar Bardem

Este sábado por la tarde, Carlos Bardem (58) anunciaba en sus redes sociales la muerte de su madre a los 82 años, una noticia que dejaba sumidos en una profunda tristeza a muchos compañeros de profesión y admiradores de la actriz. “Queremos compartir la noticia de que Pilar Bardem, nuestra madre, nuestro ejemplo, ha fallecido. Se ha ido en paz, sin sufrir y rodeada del amor de los suyos. Sabemos del cariño y admiración que por ella sentían muchísimas personas, dentro y fuera de España, por la actriz y la persona luchadora y siempre solidaria que fue. Agradecemos de todo corazón ese amor hacia nuestra madre. Gracias. Sus hijos. Carlos, Mónica y Javier”, escribía el mayor de los tres vástagos de la intérprete nacida en Sevilla junto a una preciosa fotografía de su madre y otra de los tres a su lado cuando aún eran unos niños.

https://www.instagram.com/p/CRcQoOtNR2O/

A post shared by Carlos Bardem (@carlosbardemoficial)

Sin duda, la pérdida de Pilar Bardem ha supuesto un gran dolor para sus tres hijos, que siempre se han mostrado cariñosos y cercanos con ella hasta el último momento. Hija de los actores Rafael Bardem y Matilde Sampedro, y hermana del cineasta Juan Antonio Bardem, Pilar sintió desde muy joven que tenía que estar a la altura de esa saga de cómicos y cineastas que luego ella continuó con sus hijos. Participó en más de 80 películas y más de 40 obras de teatro, pero uno de los papeles que más intensamente vivió Pilar fue el de madre. "Solo puedo confesaros, para quien quiera leerlo, que mis hijos, mi oficio y el compromiso con la sociedad y las causas que considero justas han sido y son mi vida", escribía el año pasado en una carta dirigida a la AISGE (Artistas Intérpretes, Entidad de Gestión de Derechos de Propiedad Intelectual).

Igual que luego harían sus hijos, la Bardem, como la llamaban sus compañeros de profesión, siempre trató de mantener su vida al margen de las indiscretas miradas de la prensa. Sí se sabe que se casó con José Carlos Encinas Doussinague (fallecido en 1995) en el año 1962 y que con él tuvo cuatro hijos, uno de los cuales murió al poco tiempo de su nacimiento. Su relación no fue todo lo buena que ella esperaba, y finalmente se separó. “Mis hijos se derrumbaron. Nunca había visto al mayor llorar de esa manera. Yo le di a Carlos un beso en la frente helada y le dije que le perdonaba todo el daño que me había hecho, que marchara tranquilo, y me fui a trabajar al teatro. Acabé el año 1995 como viuda”, afirmaba sobre la muerte de su ex pareja Pilar en sus memorias. Fue Javier Bardem (52) el que en una entrevista en la edición americana de Esquire explicó que él y sus hermanos tuvieron una infancia “complicada” por la ausencia de su padre, pero Pilar supo sacar adelante con tesón y esfuerzo a sus tres hijos que siempre fueron su gran faro vital.

Carlos: actor, activista y escritor de éxito

Primero llegó Carlos, en marzo de 1963; apenas un año más tarde nacería Mónica; y cinco años después llegaba el pequeño de la familia, Javier, el único de los tres que nació en Las Palmas de Gran Canaria. Carlos y Javier encaminaron sus primeros pasos hacia el mundo del deporte y los dos se aficionaron al rugby. Javier llegó a jugar en las categorías inferiores de la Selección Española y hasta 1990 jugó con el Club de Rugby Liceo Francés de Madrid. El mayor de los tres hijos de Pilar estudió Historia en la Autónoma de Madrid y en 1996 hizo su debut como actor en Más que amor, frenesí, película de su primo Miguel Bardem. Un año más tarde apareció en Perdita Durango, de Álex de la Iglesia, protagonizada por su hermano Javier, sin duda, uno de los mejores actores españoles de la historia del cine.

A Carlos siempre le interesó también la literatura y ya entonces escribió su primer libro, Durango perdido: Diario de rodaje de Perdita Durango, para dos años más tarde publicar su primera novela Muertes ejemplares. Además de actuar en otras cintas como Princesas o Alatriste, uno de sus grandes papeles lo obtuvo en 2009 al dar vida a Apache en Celda 211, papel por el que obtuvo el premio de la Unión de Actores y Actrices y una nominación a los Goya. Su siguiente novela, Alacrán Enamorado, se convertiría en 2013 en una película dirigida por Santiago Zannou.

Carlos cuenta con una amplia lista de papeles en cine en más de 40 películas y casi una veintena de series de televisión, como Club de Cuervos (Netflix), La Embajada (Antena 3), El señor de los Cielos (Telemundo) o, más recientemente, El Cid (Amazon Prime Video). Activista y gran defensor de los derechos humanos, en 2019 Carlos publicó su novela Mongo Blanco, que ha sido un éxito de ventas y en la que relata la vida de Pedro Blanco Fernández de Trava, nacido en Málaga (España), que acabará convirtiéndose en uno de los grandes negreros y esclavistas, con la que ganó el premio de Novela Histórica de la Semana Negra de Gijón el año pasado.

https://www.instagram.com/p/CRcfSngMLF_/

A post shared by Cecilia Gessa (@ceciliagessa)

La discreta vida personal de Carlos

Carlos salió durante varios años con la actriz Dafne Fernández y en 2010 comenzó una relación sentimental con Cecilia Gessa, nacida en Madrid hace 41 años. El bisabuelo de Cecilia fue Sebastián Gessa, conocido como ‘el pintor de las flores’ y fue el encargado de, entre otras cosas, la decoración del madrileño Palacio del Marqués de Linares (actual Casa de América), donde todavía se pueden ver algunas de sus obras. Además, su abuela, Fina Gessa, comenzó su carrera como soprano lírica y más tarde fue una conocida actriz de teatro y zarzuela que trabajó en las compañías de mayor prestigio en los años 60 y 70. El padre de Cecilia, Fernando Gessa, también se dedica al mundo del espectáculo. Es actor, escritor y director teatral. Cecilia siempre ha mantenido un perfil bajo y ha tratado de labrarse una carrera en el mundo del teatro como actriz y tiene su propia productora, con la que ha dirigido desde 2017 más de una decena de obras de microteatro (Fahrenheit 108, Secretos explosivos, Encajadas…) y varios cortometrajes.

Cecilia siempre ha mantenido una relación muy cercana con Pilar y el sábado se despedía de su suegra con un cariñoso mensaje que daba muestra del amor que las unía: “Por más que busco no encuentro las palabras adecuadas para expresar lo que verdaderamente has significado y significarás siempre para mí. Gracias por ser mi referente, mi inspiración, mi confidente y sobre todo gracias por tu amor. Tu gran amor. Mil y un besitos… de esos que no se acaban… los que nos gustan”.

Las pasiones de Mónica: cine, cocina y su hijo

Mónica, la mediana de los Bardem, es sin duda la más desconocida del clan. Ella también probó suerte como actriz, ya que perteneciendo a una de las sagas más importantes de la interpretación de nuestro país, no era difícil que dentro llevara el gusanillo del cine. Apareció en varias películas, como El joven Picasso, un documental que dirigió su tío Juan Antonio Bardem en 1992 o en Boca a Boca, protagonizada por su hermano Javier y su madre en 1995. También tuvo un pequeño papel en Más que amor frenesí, dirigida por su primo, y en 1998 en Resultado Final, también dirigida por su tío. En el 93 se puso a las órdenes de Pedro Almodóvar en Kika y participó en otras cintas en los siguientes años como Cuernos de Mujer, de Enrique Urbizu, o La gran ilusión, y salió en seis episodios de la serie de TVE Villarriba y Villabajo en 1994.

Pero la gran pasión de Mónica Bardem siempre ha sido la cocina. A mediados de los años 80, la hija de Pilar Bardem se puso por primera vez tras la barra de un restaurante y fue diez años después cuando montó su primer restaurante, del que Mónica se ocupaba personalmente. Se llamaba La Bardemcilla y se convirtió en uno de los locales de moda del madrileño barrio de Chueca. Muy famosas eran sus croquetas y no era raro ver por allí a rostros conocidos de la gran pantalla y amigos de la familia. En el restaurante era socio su hermano Javier y aunque vivió unos años de gran éxito, en 2013 cerró sus puertas en medio de un gran revuelo tras el despido de una decena de trabajadores en un ERE, que finalmente fue retirado.

En 2020, Mónica dio la gran sorpresa al ser una de las aspirantes del concurso culinario de TVE Masterchef. "He sido tabernera durante 25 años, más o menos, y antes era actriz. Soy hija de Pilar Bardem, tenemos la misma voz", decía en su vídeo de presentación. "Después de cuidar a mis hermanos y de sacar a mi hijo adelante, este es mi momento", comentaba Mónica haciendo alusión a su único hijo Pablo, fruto de su relación con Alfonso González Mazarrón en 2008. Pero el sueño de Mónica se vino abajo poco después al no superar el último casting para convertirse en concursante del programa, algo que se tomó con buen humor y deportividad. "La aventura se ha acabado demasiado pronto, pero creo que es un veredicto justo. Estoy muy orgullosa de mi familia, la amo, la adoro. Creo que es una familia muy querida en este país y muy admirada. Hay una parte que no la admira tanto y no la quiere tanto, pero yo sí", concluía.

Javier, la gran estrella internacional de la familia

Poca presentación necesita Javier, el hijo pequeño de Pilar Bardem, uno de los grandes actores que ha dado España en las últimas décadas y reconocido a nivel internacional. Con apenas cinco añitos, Javier debutó en la serie El pícaro de la mano de su madre, una primera secuencia en la que aparecía junto a Fernando Fernán Gómez y el niño tenía que reírse, pero se asustó y lloró. “No pasa nada, dejadle, es un actor dramático”, exclamó socarrón Fernán Gómez. Seis años más tarde, Javier obtenía un pequeño papel en El poderoso influjo de la luna, también protagonizada por su madre y en los 80 hizo apariciones en series muy conocidas de la época como Brigada Central. Tras un papel en Las edades de Lulú, de Bigas Luna, se convirtió en uno de los actores fetiche del director en y en Jamón, jamón sería catapultado a la fama junto a Penélope Cruz y Jordi Mollá.

A partir de ahí, Javier Bardem no ha dejado de trabajar. Más de treinta películas avalan su trayectoria tanto en nuestro país como en Hollywood. En 2001 fue nominado a los Oscar por primera vez por su papel en Antes que anochezca, siendo el primer actor español en ser nominado a este premio, pero sería en 2007 cuando se alzó con la estatuilla como Mejor Actor de reparto por su papel como el psicópata asesino Anton Chigurh en No es país para viejos, siendo también el primer español en recibir este galardón. Luego sería nominado a Mejor Actor en 2010 por su papel en Biutiful. Interpretó al antagonista principal Raoul Silva en la película de James Bond de 2012 Skyfall, en la que ‘se comía’ con una magistral aparición en pocos minutos al mismísimo 007 y por la que recibió una nominación tanto al BAFTA como al SAG por Mejor Actor de reparto. Ha ganado cinco Goyas, un Globo de Oro, un BAFTA, el premio del Festival de Cannes al mejor actor y un premio del Sindicato de Actores y ha trabajado con directores como Almódvar, Ridley Scott, Woody Allen, Milos Forman, Michael Mann o John Malkovich, entre otros.

El amor de película de Javier y Penélope

Huidizo con la prensa y discreto en sus relaciones, 15 años después de rodar Jamón, jamón junto a Penélope Cruz, dos de los actores más internacionales de nuestro país se enamoraron. Cuando se conocieron, Bardem mantenía una relación con la traductora Cristina Payés -con la que estuvo más de 13 años, hasta 2000- y Cruz salía con el músico Nacho Cano, al que conoció en el rodaje del videoclip La fuerza del destino. Se reencontraron en el rodaje de Vicky Cristina Barcelona, de Woody Allen, y ahí se empezó a hablar de un romance entre ellos que se confirmaría meses más tarde durante la entrega de los Oscar en cuya gala estuvo presente Penélope junto a la madre de Javier (que cariñosamente llamaba a la protagonista de Volver ‘la niña’), que recogió el premio. Discretos como pocos, posaban por separado en photocalls y evitaban coincidir en galas de entregas de premios, pero en 2010, Javier le dedicó a su pareja unas palabras que confirmaban que lo suyo era amor para siempre.

Fue en el Festival de Cannes cuando al recoger el galardón a mejor actor, Javier dijo: "Penélope: te debo muchas cosas y te quiero mucho", ante la mirada de la madrileña que no pudo evitar las lágrimas. En julio de 2010 se casaron en una boda secreta celebrada en la isla privada de las Bahamas de su amigo Johnny Depp a la que apenas asistieron unos cuantos familiares y donde Pé lució un vestido de John Galliano. El 22 de enero de 2011 nacía su primer hijo, Leo, en la Clínica Cedars-Sinaí de Los Ángeles, ciudad donde entonces residían los intérpretes. Su segunda hija llegaba en julio de 2013. La pequeña Luna nació en la clínica Ruber Internacional de Madrid, ciudad en la que actualmente vive la familia en la más absoluta discreción.

Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lee aquí nuestra política de afiliación.

Fuente: Leer Artículo Completo