Las cartas de Lady Di a un amigo de la familia son subastadas

Las cartas de Lady Di a un amigo de la familia son subastadas

Han pasado 25 años de la muerte de Lady Di, pero su legado y su fuerza siguen alimentando una de las mayores leyendas del siglo XX. Ahora, una colección de 36 cartas escritas a mano por la princesa de Gales entre agosto de 1990 y mayo de 1997 (sus últimos siete años de vida) ha sido subastada por una cantidad que asciende a las 82.000 libras esterlinas, unos 95.100 euros.

Las cartas habían sido dirigidas a Roger Bramble, un amigo de la familia al que Diana solía recurrir en algunos de los muchos momentos duros que vivió a lo largo de su vida, en especial durante su tormentoso divorcio con Carlos de Inglaterra. Las cartas habían estado guardadas en un aparador de la familia Bramble durante 24 años, pero decidieron sacarlas a la luz, según ellos, “para mostrar el encantador ser humano que era la princesa Diana”. El interés económico está descartado, porque las ganancias que resulten de la subasta se repartirán entre el English National Ballet, la Opera Rara, la Young Musicians Symphony Orchestra y el Benesh International Endowment Fund.

En una de las cartas, con fecha 19 de octubre de 1995, Diana hablaba de la reina de Inglaterra como the Boss (“la Jefa”). En ella decía que temía porque haber hecho llegar tarde a Roger Bramble, destinatario de la misiva, a una cita con la reina. “Esperaba tu llegada a la Abadía de Westminster antes que la de la Jefa y, de no ser así, ¡esperaba que me hubieses mencionado en las disculpas!”. Ha sido la carta que ha alcanzado un precio más alto: 8.700 libras (unos 10.085 euros).

En otra de las cartas, Diana hablaba de la “semana horrible” que había tenido en 1992 justo después de la publicación de su biografía por parte de Andrew Morton. En ella se revelaba que había intentado suicidarse. La carta se ha vendido por 1.350 libras (unos 1.563 euros).

También se ha vendido una carta de la madre de Diana, Frances Shand Kydd, en la que agradecía a Roger Bramble lo mucho que su hija había disfrutado bailando descalza con él durante unas vacaciones en Venecia en 1990. Esa misiva ha alcanzado las 4.000 libras esterlinas (más de 4.600 euros).




Fuente: Leer Artículo Completo