Los secretos que esconde Highgrove, el nidito de amor que comparten Camilla y el príncipe Carlos donde se veían a escondidas antes de casarse

Los secretos que esconde Highgrove, el nidito de amor que comparten Camilla y el príncipe Carlos donde se veían a escondidas antes de casarse

Carlos, considerado un hombre de campo y un gran amante de la jardinería, adora esta mansión Georgiana de estilo neoclásico situada en los Costswolds, en Gloucestershire, y la considera su verdadero hogar, aunque no es la única mansión campestre que posee: en Escocia posee Birkhall y en Gales la granja Llwynywermod. Pero Highgrove fue, desde que la compró en 1980, poco antes de comprometerse con Diana, su proyecto campestre y botánico más personal. Al principio la idea era utilizarla como un retiro para los fines de semana, pero con el tiempo, se ha convertido en la residencia en la que más tiempo permaneces junto a Camilla (que por cierto, aún tiene colgado el cartel de ‘la otra’, ¿por qué ellos nunca tienen la culpa cuando hablamos de infidelidades?).

https://www.instagram.com/p/B9Hm0HQJwSk/

Una publicación compartida de Danna Callahan (@europeangardendesigns)

Sus huertos y jardines salen en todas las guías turísticas y se pueden visitar en primavera y verano. Están considerados una joya de la horticultura británica. La propiedad alberga una granja orgánica. El propio Carlos le pidió a Lady Diana, cuando la llevó a visitarla, que le ayudase a decorar la casa, porque admiraba su estilo, pero una proposición que la princesa considera inapropiada, porque en ese momento no estaban comprometidos.

La casa se construyó entre 1796 y 1798 y Carlos la renovó por completo así como sus jardines, en los que instaló un sistema de riego por lluvia y paneles solares. Tiene nueve habitaciones, seis cuartos de baño, cuatro salones para recibir, una guardería y una piscina, y una habitación del pánico, en mitad de una finca de 2.500 hectáreasUna gran parte de los interiores, de elegancia campestre típicamente inglesa, con grandes muebles y estampados, es obra del decorador Robert Kime (responsable de los interiores de Clarence House, la residencia oficial del Príncipe y Camila en Londres).

https://www.instagram.com/p/CC34iu3H0r9/

Una publicación compartida de Wilkinson Interiors (@vanya_wilkinson_interiors)

La razón de la pasión que siente Carlos por esta casa es su carácter de experimento personal, ecológico y sostenible. Pero hay algo más: es aquí donde Carlos y Camilla se encontraban con total libertad, mientras Diana, que detestaba el lugar y le aburría sobremanera –lo llamaba “la cárcel”–, permanecía en la residencia de Kensington. Camilla vivía en una casa cercana, Bolehyde Manor, una mansión del siglo XVII, situada en Whiltshire, a solo 24 kilómetros de la propiedad del Príncipe Carlos.

Ambos compartían el mismo amor por la naturaleza, la caza, la equitación y el arte. Cuando apenas llevaba casado cinco años con Diana, las visitas de camilla a Highgrove eran habituales y solía pasar la noche allí, dejando sus objetos personales. Cuando Diana acudía para pasar el fin de semana con sus hijos, el servicio tenía orden de retirarlo todo, desde sus camisones a las fotos que había por las mesillas. La cuarta temporada de “The Crown” muestra la pasión botánica de Carlos que, por entonces, al comienzo de su matrimonio con Diana, todavía no había empezado a construir sus jardines y da pistas de cómo se encontraba en sus alrededores y en la misma propiedad. Un periodista de “The Sun” que llegó a ser testigo, a través de sus ventanales, de las relaciones apasionadas de Carlos y Camilla. Su relación era “vox populi”.

Los jardines esconden una cabaña en un árbol en la que disfrutaron de niños William y Harry y hoy juegan entusiasmados los hijos de William, George, Charlotte y Louis. En los alrededores se puede disfrutar de alliums y delphiniums, yerbas aromáticas y zonas silvestres con románticos senderos. Los visitan unas 30.000 personas todos los años. Carlos contó en una entrevista hace dos años que su pasión jardinera proviene del jardín de su abuela, la reina Mary, en el que pasó mucho tiempo de niño.

https://www.instagram.com/p/CECa2DFn5Ee/

Una publicación compartida de Royal Style Watch (@royalstylewatch)

A medida que transcurrieron los años, Carlos permaneció de forma casi constante en Highgrove. Sus hijos han celebrado movidas fiestas en las que corria el alcohol y los cigarrillos de marihuana iban de mano en mano. Pasados los tiempos convulsos de su matrimonio con Diana, Highgrove se ha convertido en la casa familiar de los Duques de Cornualles y aquí es donde este año han pasado la Navidad.

Fuente: Leer Artículo Completo