Malú confiesa cómo le ha cambiado la vida ser madre de Lucía

Malú confiesa cómo le ha cambiado la vida ser madre de Lucía

  • Malú celebra sus 40 años.
  • Todo lo que debes saber sobre el peso del bebé recién nacido.
  • Los 21 mejores libros sobre la maternidad.

    Malú disfruta de su nueva faceta como madre y, por primera vez, se ha sincerado sobre lo que este cambio ha supuesto para ella. En una conversación sin filtros con María Casado en el programa ‘Tres puertas’, la cantante se ha abierto en canal hablando de todos los cambios que ha vivido en los últimos años donde ha conseguido su mayor logro en su vida profesional y personal: «conseguir aunar a la artista y la persona«. Y es que, durante su primera etapa el perfeccionismo del cantante no le permitía disfrutar de los éxitos debido a la autoexigencia del artista que, ella misma considera como «enfermizo».

    «Para mi ha sido muy liberador», aseguraba la cantante quien apuntaba que hasta ahora había creado un personaje para poder aparentar perfección ante todo lo que le ocurrió al inicio de su carrera, con solo 16 años. Ahora, Malú es capaz de disfrutar de los logros artísticos sin reparos y con total naturalidad, lo que le ha permitido también disfrutar de la vida personal. Así ha llegado a conocer y comenzar con su pareja, el ex político Albert Rivera, aunque sin llegar a mencionarle, y tener a su hija Lucía, de la cual también ha hablado en esta entrevista.

    «A mi se me quita la tontería de golpe cuando nace mi hija. Tú ya dejas de ser el centro. El centro del universo es otro ser humano y ya no hay nada más. Luego hay un abismo hasta lo siguiente, que eres tú. Aquí se te quita todo de un plumazo», confesaba Malú, quien confesaba que el gran cambio llegó en los tres años que se ha mantenido alejada de los escenarios tras su operación y la pandemia, algo que «nunca hubiera hecho». «Soy de las que piensan muchas veces que los reveses de la vida, para algo tienen que valer».

    Sobre su faceta como madre, la cantante se ha considerado «pesada» y «exigente» planificando cada paso de su pequeña. «Yo no me imaginaba que se pudiera amar de una forma tan brutal, tan sin nada… tan de verdad, tan fuerte y profundo», explicaba la cantante. «Ahora que estamos haciendo la gira digo, ‘Ok, pero yo puedo hacer hasta aquí. En esto tengo otra cosa que es mi prioridad'», lo que ha hecho que tenga una cosa clara: «si paso solo cinco minutos con ella en toda una semana, que sean los mejores cinco minutos».

    Además, ha confesado que busca que su hija ‘mame’ el flamenco que ella vivió en su casa de niña. Y es que, parece que la pequeña de dos años tiene el duende: «Es muy graciosa, yo no le canto de manera formal, sino que a veces en casa cantamos por bulerías o lo que sea, y ella se pone a dar palmas».

    «Mi hermano y yo, ahora somos padres, no podemos permitirnos que nuestros hijos crezcan sin mamar eso. Vivía en una casa en la que todo el mundo era arista, no paraba de venir gente que eran artistas… en la que no había para comer y se llamaba a los amigos para hacer una fiesta, ‘tráete una tortilla de papas, llama al otro…’. Una casa muy flamenca», confesaba Malú quien aseguraba que quiere inculcarle a su hija la «alegría de la vida».

    Fuente: Leer Artículo Completo