Mariló Montero y su hijo acompañan a Carlos Herrera en su peor momento

Mariló Montero y su hijo acompañan a Carlos Herrera en su peor momento

Mariló Montero y Carlos Herrera se separaron en 2011, tras 20 años de matrimonio, pero, a pesar del divorcio, siempre han seguido siendo amigos. Prueba de ello es el gesto que ha tenido la periodista con su ex marido arropándolo en uno de los momentos más duros de su vida, la muerte de su madre, Blanca Crusset, a la que estaba muy unido.

Visiblemente afectados por la triste noticia, Mariló y su hijo, Alberto Herrera, llegaron al tanatorio de la SE30, de Sevilla, para dar una una emotiva despedida a Blanca Crusset, que falleció el pasado 29 de enero a los 91 años de edad. A principios de año, la madre de Carlos Herrera sufrió una caída por la que se fracturó una cadera y desde entonces su salud era muy delicada. Mariló y su hijo vestían de riguroso luto y caminaban cogidos de la mano.

El locutor ha dado su último adiós a la que se puede considerar uno de los pilares más importantes de su vida en un funeral celebrado en la capital hispalense, ciudad en la que residía su progenitora. Carlos Herrera compartió la última foto con su madre el pasado 24 de diciembre, ambos muy sonrientes y con copas en las manos. “Tres benjamines finalmente se ha cargado Doña Blanca. No me deja subir la foto con gorro de papá Noel. Lo siento. Feliz navidad”, escribió el periodista junto a la bonita instantánea.

https://www.instagram.com/p/CJMaemjH9Ls/

A post shared by C. Herrera Placeres De España (@carlosherrera2017)

Rocío Crusset no ha podido asistir

Hasta el tanatorio también acudieron rostros conocidos como los políticos Juan Ignacio Zoido y Beltrán Pérez García, así como el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, y su mujer, Manuela Villena.

Quien no pudo estar presente fue Rocío Crusset. La hija pequeña de Carlos y Mariló reside en Nueva York desde hace años y no pudo despedirse de su abuela debido a la imposibilidad de coger un vuelo que la permitiese llegar a tiempo. La modelo tenía un vínculo muy especial con su abuela y prueba de ello es que adoptó su apellido, Crusset, cuando decidió dar el salto al mundo de la moda. Además, se sabe que le había presentado a su pareja, Maggio Cipriani, hace dos años, cuando la pareja viajó por primera vez a Sevilla.

Fuente: Leer Artículo Completo