Miguel Bosé da la cara (con mascarilla) en el juicio contra su ex pareja, Nacho Palau, por sus cuatro hijos

Miguel Bosé da la cara (con mascarilla) en el juicio contra su ex pareja, Nacho Palau, por sus cuatro hijos

“Hermanos para siempre”. Así titulaba Nacho Palau un post de Instagram mostrando a cuatro niños abrazados pocas horas antes del comienzo del juicio en Pozuelo (Madrid). La gran incógnita era si Miguel Bosé, que tiene su residencia en México, asistiría al juzgado. Y sí que lo ha hecho, pero entrando por un garaje para evitar a los fotógrafos, como habían negociado previamente sus abogados. Aunque apenas se le distingue en ninguna imagen, el cantante, pseudonegacionista del coronavirus, se ha puesto mascarilla.

Este enfrentamiento ante la justicia tenía que haberse dado en primavera, pero la pandemia lo ha aplazado hasta ahora. Miguel Bosé y Nacho Palau, pareja durante más de dos décadas, tuvieron cuatro hijos hace 10 años en el seno de su relación. Dos, biológicamente de Bosé (Tadeo y Diego) y dos naturales de Palau (Ivo y Telmo). Los cuatro se criaron juntos, como hermanos, hasta que en 2018 la pareja se separó y Tadeo y Diego se quedaron en México con su padre biológico e Ivo y Telmo se mudaron a Valencia con el suyo.

Ahora, Nacho Palau pleitea porque los cuatro sean reconocidos como hermanos y tengan los mismos derechos. Y que tanto Bosé como él sean considerados padres de todos ellos, con las responsabilidades que ello conlleva.

Al salir del juzgado, Palau ha atendido a la prensa y ha valorado así la sesión: “Confío en que se haga justicia”. Bosé ha abandonado el edificio tan rápido y discreto como ha entrado, por lo que sus impresiones no han trascendido. El abogado del demandante, José Gabriel Ortolá, ha aprovechado también para declarar que su cliente no busca ninguna pensión compensatoria por parte del artista, únicamente la doble filiación de los pequeños.

Ivo y Telmo, que ahora se ven durante las semanas que Tadeo y Diego vienen a España, siguen teniendo relación con parte de la familia de Miguel Bosé, como confirmó hace unos meses su hermana Paola: “Los niños son niños, y con Nacho tengo una buena relación, son muchos años y no hay ningún problema. Hablamos y nos vemos cuando nos apetece o cuando tenemos algo que contarnos”, recogía El País. Lucía Bosé, tristemente fallecida hace unos meses por coronavirus, también les había visitado antes de Navidades.

Fuente: Leer Artículo Completo