Miriam Díaz-Aroca ‘‘Al ver a Clint Eastwood se me paró la vida’’

Miriam Díaz-Aroca ‘‘Al ver a Clint Eastwood se me paró la vida’’

  • Famosos españoles de horóscopo Piscis como Miriam Díaz-Aroca.
  • Miriam Díaz-Aroca cuenta cómo era trabajar con María Teresa Campos.


    La historia de Miriam Díaz-Aroca es conocida
    por nuestros lectores: presentadora, hizo su primera aparición ante las cámaras con ‘Aplauso’, pero fue en el cine donde alcanzó el éxito profesional, de la mano de Pedro Almodóvar con ‘Tacones Lejanos’ y Fernando Trueba con ‘Belle Époque’. Una película bendecida con un Oscar que le dio la oportunidad de conocer Hollywood, de donde se trajo recuerdos y experiencias inolvidables. De vuelta a España le esperaba una larga lucha por encontrar su sitio en el teatro, donde todos los artistas quieren volver. Miriam lo hace ahora con la comedia ‘El mensaje’, dirigida por Ramón Paso, que reúne todos los ingredientes para que el público se olvide de sus problemas, y se deje llevar por la risa y el entretenimiento.

    ¿Qué lección ha sacado de la vida?
    Que no debemos traicionarnos a nosotros mismos.

    ¿Lo dice la actriz o la persona?
    Como mujer y como ser humano tengo la capacidad de maravillarme cada día, de dar importancia a lo importante, que para mí es el equilibrio. Después están las prioridades inmediatas, que son mis hijos, mi hogar y mi trabajo. El de una profesional que cada día sale al escenario a darlo todo.

    Una de sus actividades menos conocidas son las charlas online.
    Nunca pensé que podría dedicarme a hacer entrevistas online, las hice porque el Covid ha afectado mucho a nuestra profesión, hasta que intuí lo importante que era tener un mensaje comprometido y constructivo en las redes sociales. Y empecé a formarme para poder ofrecer a mis seguidores un discurso que les ayudase en los momentos difíciles.

    ¿Ser conocida le ha facilitado la incursión en este mundo?
    Me ha ayudado tener una larga trayectoria vital y profesional, con mis luces y mis sombras, por eso digo que es algo que puede hacer cualquiera, aunque entiendo a quienes sienten miedo a los cambios, yo aconsejaría que si quieren avanzar en la vida, ahí estoy yo.

    «Me dedico a ayudar a los demás»

    ¿Para hacer qué?
    Me dedico a ayudar a los demás.

    ¿Independientemente de la edad que tengan?
    La edad no tiene importancia, lo que importa es que tengan interés por aprender. Y ahí es donde aparezco yo para enseñarles a manejar las herramientas que les permitan tomar aire y sacar adelante ese cambio. Porque a veces hace falta que nos pongan ante nuestro espejo para seguir caminando.

    ¿Es una especie de ángel sanador?
    Bueno, tanto como ángel sanador, no, pero a veces es necesario poner delante de nosotras lo que nos atenaza , es como una pantalla de cine que te enseña a mirar lo que impide que seas feliz. La interventora estratégica es quien se encarga de limpiar las emociones negativas, que impiden que se lleve a cabo ese cambio en tu vida.

    A nivel personal, ¿cómo ha cambiado la suya?
    Me ha ayudado a que la gente deje de mirarme como una cabeza loca y me vea tal cual soy. Lo que hace que se acerquen a mí con confianza, desnudándose emocionalmente, y eso es algo que me fortalece.

    ¿Hay vida fuera de los escenarios?
    Sí porque puedo hacer algo que me apasiona, y me apasiona porque puedo hacer el bien, no de una forma loca sino con responsabilidad, porque todo lo que yo he aprendido y he vivido es lo que me permite centrarme en ayudar a los demás.

    No ha utilizado los escándalos para triunfar.
    No, eso va en la naturaleza de cada uno, porque cuando a mí me hacen una entrevista o un reportaje, yo cuido mucho mi privacidad. A mí no me importa hablar sobre si me he separado o si tengo pareja, de mis hijos…, pero son cosas que me gusta compartirlas en pequeñas dosis, sin abundar en ello.

    Actuar en el Teatro Lara de Madrid es un lujo.
    Cuando salgo al escenario me embeleso, porque tengo la sensación de que está aquí el espíritu de Lola Membrives, en el palco con su nombre. A veces cuando llego la saludo y le digo: Buenas tardes Lola, ya estamos aquí. Toda la gente del teatro sabe que aquí ha habido ruidos, y que ella anda por esta su casa, y eso me emociona mucho.

    ¿Supersticiosa?
    No, no, lo que ocurre es que este teatro tiene historia, y para mí trabajar aquí es un privilegio, pero también lo es trabajar en Pinto o en cualquier otro lugar, porque a mí lo que me gusta es interpretar una historia bonita y transmitírsela a la gente.

    ¿Aceptaría un millón de dólares por destapar una verdad que oculta?
    Es una propuesta muy golosa, que Lucía, la protagonista a quien yo interpreto, se plantea sabiendo que si destapa esa verdad oculta, su hija va a enterarse de cómo era su padre, y quiere evitarlo a toda costa, aun a sabiendas de lo que ese dinero podría ayudarles, pero por encima de todo está la estabilidad mental de sus hijas. Y gracias a eso se unen más.

    «No me han hecho una proposición deshonesta a nivel económico ni a nivel personal o como artista»

    De ahí el título de la obra, ‘El mensaje’.
    Sí, porque es una propuesta muy atractiva, que cada uno se plantea de una manera.

    Hay quien se vende para ser famoso.
    En todos los ambientes y profesiones. Lo vemos en las revistas, en las televisiones, gente que vende su vida. Unos por necesidad y otros por tener su momento de gloria, y es un daño que tiene que afectarles emocionalmente.

    ¿Alguna vez le han hecho una proposición deshonesta?
    A nivel económico no. Y a nivel personal o como artista, tampoco. Nunca me he hecho esos planteamientos, quizá porque no voy buscando nada.

    Las mujeres que pisan fuerte dan miedo a los hombres.
    Conmigo ni siquiera lo intentan. Y si alguien se me ha acercado con esas intenciones, en cuanto me escuchan, saben que no hay nada que hacer.

    «Hablé con Sharon Stone, que es encantadora, y con Tom Cruise»

    Ha trabajado con Almodóvar y Fernando Trueba.
    Con Trueba trabaje en ‘Belle Époque’, que ganó un Oscar. Cuando pienso en ello se me pone la piel de diosa, porque siento y recuerdo todo el proceso. Cuando Fernando me dijo que nos habían dado el Oscar, fue una ilusión tan grande… Aquellas recepciones, el trato que nos dieron, conocer a todas esas estrellas…

    ¿Quién le impresionó más?
    Anthony Hopkins, que le entregó la estatuilla a Fernando. También recuerdo que en el patio de butacas estaba Gregory Peck, con 85 o 87 años, espectacular, alto, con el pelo blanco, esmóquin negro, maravilloso, pero quien me impactó fue ¡Clint Eastwood! Al verle, se me paró la vida.

    ¿Tanto la impactó?
    Sí. Estaba ante mi ídolo, y cuando me miró, solo me atreví a pedirle un beso, y me lo dio. Tenía la piel muy arrugada, pero noté que tenía los brazos duros y olía a cuero. También hablé con Sharon Stone, encantadora, y con Tom Cruise….

    ¿Cómo es Almodóvar?
    Le amo profundamente porque con él tengo una relación bonita. Como director para mí es sobrenatural, por la forma que tiene de dirigir a los actores. Una experiencia que fue una Master class durante los cinco días que trabajé en el rodaje de ‘Tacones lejanos’. Y la forma de elegirme fue tan natural, me había visto en la tele y dijo: esta cara tan expresiva la quiero para mi personaje.

    ¿Sin hacer ninguna prueba?
    Ninguna. Me contrató por pura intuición del gran director que sabe que esa persona te puede dar todo el registro que quieres. ¿Tú sabes lo que fue codearme con Victoria Abril, Marisa Paredes, Miguel Bosé…?

    «Pedro te pide todo lo que puedas dar de tí»

    ¿No es tan duro como dicen?
    Pedro te pide todo lo que puedas dar de ti, yo me emocionaba de ver cómo dominaba cada uno de nuestros personajes.

    Cuando le ofrecen interpretar a Lucía en ‘El mensaje’, ¿dudó si aceptarlo?
    Tengo esa capacidad de darme cuenta de cuándo hay que decir sí, y no lo dudé ni un segundo. Cuando Ramón Paso me llama y me explica de qué va la obra y me invita a verla, ya lo tengo claro porque conozco a todo el equipo. Me gustó cómo reacciona el público, porque “El mensaje”, es el que cada uno quiera darle a la obra.

    Del público, ¿quién se entrega más?
    Las mujeres, y los hombres que entienden y sienten como las mujeres, porque se dan cuenta de que en esta obra no existe el buen marido o el buen padre. Porque si así fuera, ¿cómo abandona a unas hijas y a una mujer, porque se distraiga en asuntos superficiales? Es un mensaje que cala en el hogar y en la familia.

    ¿No echa de menos presentar?
    Mis puertas artísticas siempre han estado abiertas, ahora presento eventos para empresas, ceremonias. Nunca he dejado los escenarios.

    ¿De qué programa guarda mejor recuerdo?
    De ‘Cajón desastre’, porque lo mío fue entrar, encontrarme con un jefe muy duro y aprender muchísimo para estar óptima delante de la cámara, porque hacía lo que me daba la gana: bailar, cantar, hacer deporte….

    ¿Repetiría?
    Por supuesto, porque hacía lo que más me gusta, divertir al público.

    ¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?
    No siempre, pero mentiría si dijera que me gustaría que ese tipo de programas se hicieran ahora, me emociona recordarlo. Ahora se hace otro tipo de televisión, ni mejor ni peor, aunque creo que ha perdido calidad. Tengo la suerte de haber estado en la época más gloriosa de la tele.

    «Mi hija es una actriz muy completa, está formándose»

    En Inglaterra o Estados Unidos las presentadoras son maduras, aquí no. ¿Por qué?
    No porque sean jóvenes lo van a hacer mal, pero la experiencia es un grado, en todas las profesiones. Con 30 años no puedes hacer lo mismo que a los 50, porque te falta experiencia.

    ¿Alguno de sus hijos sigue sus pasos?
    Mi hijo se dedica a temas de empresa, mi hija sí, es una actriz muy completa, está formándose, pero no le gusta que se hable de ella.

    ¿Qué consejos le da?
    Ésta es una profesión en la que se está por vocación. Ella conoce este mundo porque lo ha vivido desde los seis años, mis hijos me acompañaban a los ensayos, saben lo duro que es esperar a que te llamen, para eso hay que estar preparados.

    ¿Tener una vida estable, le ha ayudado profesionalmente?
    Mucho, yo elijo la calidad de vida, elijo frecuentar lo necesario que me exige mi profesión, ir a un estreno, y poco más. Me gusta estar en casa, y que mis hijos sepan que yo estoy ahí. Y ahora con las charlas online, lo resuelvo desde casa.

    ¿Cómo ha llevado el Estado de alarma?
    Muy bien, porque vivo en una casa que tiene exteriores y he estado con mi madre y con mi hija muy a gusto, porque la conexión con mi madre es muy buena, nos hemos entendido muy bien.

    ¿Hasta cuándo le gustaría seguir trabajando?
    En las artes escénicas y en la comunicación, las mujeres siempre tenemos un hueco para dar rienda suelta a todo lo que hemos aprendido. El teatro no es un refugio, es una presencia constante donde los artistas podemos trabajar, y las mujeres por supuesto, sin fecha de caducidad.

    Entrevista realizada en el Teatro Lara. Corredera Baja de San Pablo, 15. Madrid

    Su foto favorita

    “Me gusta esta foto porque estoy tan a gusto conmigo misma, en cualquier situación, que me hace mucha gracia”.

    ¿Quién es Miriam Díaz-Aroca?

    Nació en Aranjuez, Madrid, el 4 de marzo de 1962, pero creció en Santander.

    Estudios Cursó Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid.

    Trayectoria Empezó a trabajar en Radio Minuto Fórmula, de la Cadena SER, como locutora. Su primera aparición ante las cámaras fue en ‘Aplauso’, en 1979, como concursante en la sección ‘La juventud baila’. Profesionalmente debutó junto a Javier Basilio en ‘El bote de Don Basilio’, que se emitía en el programa de TVE de Jesús Hermida. Presentó el programa ‘Cajón desastre’, y ‘Un,dos, tres…’, con Jordi Estadella. En 1990 lanzó su primer disco, ‘Chicos’. En cine debuta en ‘Tacones lejanos’, de Pedro Almodóvar. Su consagración llegaría en ‘Belle Époque’, de Fernando Trueba. De 2004 al 2006 interpretó a Claudia Valladares en ‘Mis adorables vecinos’. Ha participado en el Festival de Teatro clásico de Mérida con ‘Lisístrata’. Es presidenta de la Fundación Elígete, por la igualdad sin maltratos. Ha recibido la Antena de Oro, TP de oro y el Menina 2018. familia Tiene dos hijos, Pedro y María.

    Fuente: Leer Artículo Completo