Mónica Pont: “La vida es muy injusta y lo sé porque he perdido a una hermana víctima de cáncer”

Mónica Pont: “La vida es muy injusta y lo sé porque he perdido a una hermana víctima de cáncer”

Mónica Pont tiene cincuenta años, pero como ella misma dice, un espíritu de veinte. Hace un año hizo las maletas y se fue con su perra Duna, a México. Allí no ha parado de trabajar y, por ejemplo, la hemos visto dar vida a María Teresa Campos en la serie Luis Miguel. Es madre de un hijo, Javier, que vive en Londres, donde es piloto de Fórmula-3. Atrás queda la lucha por su custodia y dice que no guarda ningún rencor a su ex marido. Eso sí, asegura que se ha vuelto tan maniática que aunque le guste seducir a los hombres, no quiere ninguna relación.

Llevas un año en México, ¿cómo está siendo tu aventura?
Hace un año, en plena pandemia, me planteé qué hacer con mi vida, porque se juntaron muchas cosas: mi hijo se iba a Londres para hacer la temporada de la Fórmula-3 británica, y la profesión estaba parada. Yo ya había estado trabajando en México, y allí se estaban haciendo muchas producciones, así que vendí mis coches, mis muebles… Sólo me quede con mi ropa, enseres personales y mi perra, y fui para allá.

¿No fuiste un poco inconsciente?
No, porque aquí había un miedo increíble y cuando llegue allí, me sentí libre. Era el mejor momento para irse. Y qué mejor con 50 años, será la mitad de mi vida, pero me siento una niña.

¿Te costó encontrar trabajo?
Según aterricé hice la campaña de unos grandes almacenes, hice la serie de ‘Luis Miguel’, dos telenovelas y una película.

Pues mucho mejor que aquí.
Aquí no había nada. Además, en España sentía que el personaje se había comido a Mónica Pont actriz. Yo siempre he sido muy abierta y he hablado de mi vida y creo que un actor tiene que guardar el misterio de su vida. En México, como no me conocen, me han dado papeles como de una enferma de cáncer, una policía…

Y el papel de María Teresa Campos en la serie de Luis Miguel.
Me acuerdo que me querían cortar el pelo y me negué.

¿Allí hay mucha competencia?
Ciudad de México es muy grande, y no sólo trabajas allí, yo estoy en todo el mercado americano.

“Yo ahora tengo mis miras en Los Ángeles trabajando en inglés. Soy una curranta”

Recuerdo que cuando sacaste el libro contando todo lo que había supuesto tu divorcio y la lucha por la custodia de tu hijo, me dijiste que lo querías llevar a la televisión.
Sí, me puse a ello y lo tengo parado.

Igual porque es una etapa pasada.
Sí, yo miro hacia adelante y no al pasado. Creo que hay que vivir el presente, el pasado ya pasó y no sabemos qué va a ocurrir en el futuro. Hay que disfrutar el futuro. Yo ahora tengo mis miras en Los Ángeles trabajando en inglés. Soy una curranta.

¿Qué queda de la Mónica que conocimos con ‘Hostal Royal Manzanares’?
La ilusión del primer día. De cuando llegué a ese plató con público y conocí a Lina Morgan y el reparto. Sabía que aquello iba a ser un antes y un después en mi carrera.

Te emocionas al recordarlo.
Sí, porque he echado mucho de menos a Lina. Era una profesional. La extraño.

¿Hablas con Ana García Obregón?
Claro. Cuando le di el pésame me dijo que yo la podía entender porque también tengo un solo hijo. Yo conocí a Álex y era un amor. La vida es muy injusta y lo sé porque he perdido a una hermana víctima de cáncer. No quiero ni imaginarme estar en la piel de Ana.

Dices que te llevaste a México dos maletas y tu perra Duna, ¿qué significa Duna en tu vida?
Duna llegó a mi vida cuando me quitaron la custodia de mi hijo. Tiene exactamente ocho años. Creo que fue enviada como un ángel de la guarda para que me acompañara y no se separa de mí.

“Mi hijo es consciente de que no le abandoné. Me ama y me quiere”

Han pasado ya ocho años, ¿habrías hecho las cosas de otra manera en la lucha por la custodia de tu hijo?
Las hubiera hecho de otra manera, pero hubiese luchado igual. Mi hijo nunca me ha echado en cara nada. Es consciente de que no le abandoné. Me ama y me quiere. Sabe que luché por el hasta el infinito, pero como dice él: “Tuviste mala suerte”.

Que haga Fórmula 3, ¿no te da miedo?
No, porque es lo que quiere. Ama lo que hace, quiero que llegue muy lejos.

Con todo lo que tú viviste, ¿te crees a Rocío Carrasco?
Yo no he vivido su historia y no te puedo contestar, no sé lo que pasaba en esa casa. Cuando a mí me pasó todo lo que me pasó, mucha gente se posicionó. Y ninguna de las dos posiciones eran la correcta, porque hay que vivir dentro de una casa. Cada uno tiene su verdad. Yo siempre me posiciono al lado de las madres, porque nadie está preparado para que le quiten a sus hijos.

Bueno, ella dice que no está preparada para ver a sus hijos.
Yo le daría el consejo de que no hay que vivir con una espina, ni rencores ni malos deseos. Hay que quitarse la espina y la mejor manera es que le abra la puerta a sus hijos. A los hijos siempre hay que dejarles la puerta abierta, por muy mal que se hayan portado.

https://www.instagram.com/p/CSyjFYSqQj3/

A post shared by Mónica Pont (@pontmonica)

¿No le guardas ningún rencor a tu ex marido, Javier Sagrera?
No, porque hay que saber perdonar. La gente es torpe y no sabe hacer las cosas mejor. Él no supo. Si hubiera sido más inteligente, no se hubiera portado así. La palabra rencor no está en mi vocabulario. Me gusta dormir tranquila.

¿Te apetece volver a enamorarte?
Tengo 50 años y siento que me gusta vivir en mi espacio. Me he vuelto muy maniática, no quiero darle explicaciones a nadie. En México, los hombres son más machistas que los españoles.

“Salí con un mexicano y me duró un mes porque me controlaba a todas horas”

Creo que en eso ya tenías experiencia.
Sí, pero allí salí con un mexicano y me duró un mes, porque me controlaba a todas horas. Yo sé que lo hacía porque me quería, pero hay una parte de control y no estoy preparada para eso.

¿Por qué no has triunfado en el amor?
Porque soy muy egoísta y no es fácil aguantarme. Y ahora ya no aguanto nada. Soy maniática y no me gusta dormir abrazada. Me aburro con los hombres. Me he vuelto egoísta.

¿Te ha costado llegar a los 50?
Creo que tengo 20 de mente. Tengo la misma ilusión de comerme el mundo. Una persona envejece cuando pierde la ilusión.

¿Si te ofrecieran una obra de teatro en España, dejarías tu aventura americana?
Por una obra no. El teatro me encanta, pero no me compensaría económicamente.

Pero tu sueño es ser actriz.
Yo ya soy actriz. Mi sueño es seguir trabajando como actriz.

Estilismo: Isabel Dorado. Maquillaje y peluquería: Pablo Cerdán. Agradecimientos: Taberna Los Gallos. C/ de Puigcerdá, 6. Madrid. Tel.: 914 310 647. www.tabernalosgallos.com

Fuente: Leer Artículo Completo