Penélope Cruz y Javier Bardem celebran diez años de casados y de la historia de amor más romántica del cine español

Penélope Cruz y Javier Bardem celebran diez años de casados y de la historia de amor más romántica del cine español

Fue una boda secreta, en la isla privada que Johnny Depp tiene en las Bahamas. Según el comunicado que hizo público el representante de Penélope Cruz, solo asistieron familiares de la pareja y la novia llevó un vestido de John Galliano. Así es: llevamos ya diez años preguntándonos cómo sería ese vestido que solo pudimos atisbar en un boceto que compartió el mismo diseñador. Desde el minuto cero de su relación, Cruz y Bardem dejaron claro que su vida privada iba a ser exactamente así: privada. Privadísima. Y aunque ninguno de los dos pierde la ocasión de declarar su amor públicamente, lo cierto es que apenas sabemos nada de su vida en común o sus hijos, Leonardo (nacido en enero de 2011) y Luna (que nació en julio de 2013). Bien por ellos, que al menos sí nos han permitido atesorar su historia de amor como una de las más bonitas que nos ha deparado el cine español. Todo empezó en 1992, en el rodaje de la mítica película del fallecido Bigas Luna “Jamón, jamón”.

View this post on Instagram

Jamón Jamón, 1992 dir: Bigas Luna #BigasLuna

A post shared by Difficult • Culture (@diffi.culture) on

Penélope Cruz no era más que un joven talento apenas conocido en televisión, pero Bigas Luna vio en ella el potencial sensual-sexual que necesitaba para su película, “Jamón, jamón”. Cruz tenía solo 16 años, pero tuvo que rodar las escenas de sexo más tórridas que ha visto el cine español autorizado para todos los públicos. Además con un Javier Bardem de 23 años y bastante más revolucionado que la pequeña Cruz. La química en pantalla aún da que hablar, pero se habla menos de las secuelas que aquel rodaje dejó en Penélope: “Me provocó un fuerte rechazo a cualquier cosa que tuviera algo que ver con lo sexual o lo sensual. Me corté el cabello chico y no hice ninguna escena de amor, ni siquiera con besos, durante varios años“, relató al diario británico ‘The Sun’.

“Jamón, jamón” fue la primera película de Penélope Cruz y la que lanzaría definitivamente su carrera y la de Javier Bardem. El ‘feeling’ traspasó el celuloide, pero ninguno de los dos estaba por entonces libre.Bardem tenía una relación más que estable con la traductora Cristina Payés y Cruz salía con el músico Nacho Cano, teclista de Mecano, al que conoció con 14 años en el rodaje del videoclip “La fuerza del destino”. Terminaron en 1995, mientras que Bardem duró trece años con Payés, hasta a comienzos de los 2000.Desde “Jamón, jamón” a su segundo encuentro en 2007 transcurrieron 15 años de frenético trabajo en el que ambos se convirtieron en los actores españoles más aclamados a nivel mundial. Aquel encuentro de juventud fue más trascendental de lo que suponemos. En una entrevista, Javier Bardem dejó caer la siguiente ‘perla’. “Lo que tenemos nosotros [refiriéndose a Penélope Cruz] es lo más importante: un pasado. Nos conocíamos desde antes de que empezara todo esto, y eso resulta vital, porque cuando nos encontramos yo la vi a ‘ella’ [como persona] y ella a mí”.

El resto es historia del corazón. En 2007, gracias al gran olfato para los castings sorprendentes que siempre ha tenido Woody Allen, Penélope volvió a reencontrarse con Javier. Adultos, famosos globalmente y con dos carreras impresionantes, debieron reconectar con aquellas personas que aún no habían conquistado el mundo y que, de alguna manera, siguen siendo en su vida de puertas adentro. No debe ser fácil enamorar y enamorarse cuando el personaje público, creado por la imaginación, devora la persona real. Por eso, reencontrarse con alguien que te conoce sin las leyendas y fantasías que crea el ‘showbusiness’ y que, además, conoce de primera mano tu profesión, debió de ser un regalo imposible de rechazar. Qué bonita historia de amor, la verdad. Ojalá nos den la ocasión de celebrarla muchos años más.

Fuente: Leer Artículo Completo