Pepe Navarro no quiere seguir manteniendo a su hijo Alejandro

Pepe Navarro no quiere seguir manteniendo a su hijo Alejandro

La guerra judicial entre Ivonne Reyes y el padre de su hijo Alejandro, Pepe Navarro, no tiene visos de terminar, y menos en buenos términos. El pasado miércoles 4 de noviembre, el presentador de 68 años era citado en los Juzgados de Plaza de Castilla para declarar en calidad de investigado por el impago de la pensión que, desde 2012, está obligado a abonar, después de que la Audiencia Nacional de Madrid ratificara una sentencia que adjudica a Navarro la paternidad de Alejandro Reyes, después de que este se negara hasta en cuatro ocasiones a hacerse la pruebas de ADN.

Pepe llegaba a los juzgados sobre las 12:15 horas de la mañana para declarar. Navarro ejerciendo su derecho como investigado, se negó a contestar a las preguntas de la Juez y de la abogada de Ivonne y solo atendió las preguntas de su letrada. Hoy Corazón ha hablado con Mireya Pino De Sola —que se encarga de la defensa de la modelo— para saber qué es exactamente lo que su clienta reclama. “Pedimos los atrasos en los pagos, que podrían rondar los 20.000 euros. En lo que llevamos de año, el señor Navarro solo ha hecho un ingreso de 90 euros. Actualmente, la pensión es de 905 euros mensuales. Por lo que estos últimos once meses sumarían 9.810 euros a lo que tenemos que sumar los atrasos de años anteriores, en los que tampoco ha depositado la pensión en su totalidad. Desde el principio, sus abonos han sido irregulares”.

Y es que según la abogada, el presentador también habría podido incumplir pagos en otros años, como en 2019 cuando dejó de pagar alrededor de 6.000 euros. Suma y sigue.

Según ha podido saber esta revista, Pepe estaría alegando que su situación económica no sería tan boyante, hasta el punto que habría tenido que vender algunas de sus propiedades para poder hacer frente no solo a la pensión de Alejandro, sino a las de sus hijos con Eva Zaldívar y Lorena Aznar.

Por otra parte, Navarro argumentaría que Alejandro ha estado en un programa de televisión esta primavera, donde habría cobrado una gran cantidad de dinero, y ha tenido otros trabajos supuestamente remunerados, como las entrevistas que concedió a algunas revistas o las sesiones de fotos que ha realizado como modelo, algo que lo haría suficientemente independiente para mantenerse.

Ante esto la abogada de Ivonne asegura: “Todo padre tiene la obligación de asistir a sus hijos hasta que sean económicamente independientes. En el caso de Alejandro estos ‘trabajos’ han sido cortos y esporádicos. En el caso de sus desfiles en New York, por ejemplo, no fueron remunerados y se realizaron como prácticas de sus estudios de modelo e interpretación. Además, Alejandro sigue estudiando y no tiene una estabilidad económica“.

Expuestos todos los argumentos y después de la declaración de Pepe, ahora será la juez quien tendrá que dirimir en las próximas semanas si hay suficientes indicios para ir a juicio. Puestos en contacto con Ivonne, la presentadora explicaba: “No quiero hacer más declaraciones. Mi abogada es quien puede contestar. Yo solo confió en la justicia”.

Pero este no es el único proceso contencioso entre Ivonne y Pepe, el presentador ha vuelto a demandar a la venezolana por supuesta vulneración de la intimidad, después de una entrevista que Reyes hizo para una famosa publicación. El presentador ha demandado a Ivonne, a la revista e incluso a la periodista que realizó la entrevista. El próximo día 4 de diciembre se tendrán que ver las caras de nuevo en un juicio. No es la primera vez que Navarro demanda a Ivonne por este supuesto delito, aunque estas siempre han sido desestimadas. “Ella se tiene que enfrentar dentro de poco a las dos demandas que le he puesto yo. Una es por derecho al honor y la intimidad y otra por modificación de medidas”, declaraba Pepe hace unos meses.

Cree que no es el padre

El presentador descarta que Alejandro sea su hijo biológico, alegando que existe una prueba de ADN realizada por un detective privado que tomó muestras de un tenedor del joven. Dicha prueba, que fue presentada por su hija Andrea Navarro al Tribunal Supremo en un recurso en 2017, para que se revisara la sentencia del 2012, ni siquiera fue evaluada por el Tribunal, puesto que el recurso fue desestimando.

Fuente: Leer Artículo Completo