Pilar Rubio se pone de nuevo su vestido de novia para hacer un poco de postureo en la nieve

Pilar Rubio se pone de nuevo su vestido de novia para hacer un poco de postureo en la nieve

“He pensado que era el momento de sacar del armario mi vestido de novia”. Eso es lo que pone en el texto que acompaña a la imagen que Pilar Rubio ha colgado en su cuenta de Instagram. Y nos quedamos con la boca abierta. Porque no ha sacado su vestido de novia para hacer un posado junto a la chimenea, no, eso lo haríamos el resto de los mortales; ella se lo ha puesto para posar con un paisaje nevado a la espalda. Su vestido de novia. De su boda de JULIO. Sin mangas. En la nieve.

Con este gesto Pilar Rubio quería recordar “dos momentos históricos y románticos para mi. Mi boda y la gran nevada en Madrid”. Que ponga que la nevada ha sido histórica es un detalle, porque Filomena realmente es histórica: récord de temperaturas bajo cero y centímetros de nieve acumulados. Por su culpa mientras la población de media España patina sobre hielo y se pregunta por qué no tiene una pala yunas botas de nieve calentitas en casa para poder abrirse camino hasta la farmacia, parece que no hay ola de frío polar que haga mella en el ánimo de hacerse virales de nuestros famosos.

Todo vale, desde posar con estilismos dignos de una isla del Caribe en el puerto de Navacerrada a sonreír con los brazos descubiertos y sin un atisbo de piel de gallina. ¿No se nos está yendo el tema del postureo nevado de las manos? ¿Un like bien vale una hipotermia? Porque en algunos casos las imágenes son capaces de provocarnos una a los espectadores sin necesidad de pisar la call. De la cistitis de Cristina Pedroche haciendo yoga sin ropa interior sobre la nieve, mejor ni hablamos. Sin palabras.

Y ahora llega Pilar Rubio, y decide que la nieve es el mejor lugar para comprobar si aún le sirve su vestido de novia (que ya sabíamos todos que sí le valía, si es que está estupenda). La única conclusión posible de todo este fenómeno es que o bien a nuestras celebrities se les va la cabeza con las novedades y las bajas temperaturas o bien son personas privilegiadas, no por sus coches, fortunas o casas sino por carecer de sensación térmica en la dermis.

Fuente: Leer Artículo Completo