Quién es Carlos García Revenga, el hombre de confianza de las infantas Elena y Cristina, que llevaba a la familia real a un restaurante chino, visitó a Iñaki Urdangarín en la cárcel… y al que el rey Felipe VI despidió (motivo por el demandó a la Casa Real)

Quién es Carlos García Revenga, el hombre de confianza de las infantas Elena y Cristina, que llevaba a la familia real a un restaurante chino, visitó a Iñaki Urdangarín en la cárcel… y al que el rey Felipe VI despidió (motivo por el demandó a la Casa Real)

Carlos García Revenga tiene un vínculo muy fuerte con la familia real, fue uno de los hombres de confianza del rey emérito, Juan Carlos I, y el soporte y secretario personal de las infantas Elena y Cristina durante más de 20 años. Durante décadas, aquel que quería acceder a las infantas debía pasar por el visto bueno de Carlos García Revenga. El hombre que las conoció de niñas, cuando era profesor del colegio en el que estudiaban, se convirtió en el tutor de Elena y posteriormente en el secretario personal de ambas. Pero la abdicación del rey Juan Carlos I a favor de su hijo Felipe VI y el caso Nóos, que llevó a Iñaki Urdangarín a la cárcel, empañaron su trayectoria.

Los buenos tiempos en la trayectoria de Carlos García Revenga

Carlos García Revenga entra a formar parte del servicio de la Casa Real en 1993, el mismísimo rey Juan Carlos I se lo pide, dos veces. Hasta ese momento su trayectoria profesional se desarrollaba en la docencia, concretamente en el colegio Santa María del Camino, pero por solicitud del rey en 1993 se convierte en secretario personal de sus hijas, la infanta Elena y la infanta Cristina.

El secretario se convierte en algo más, en una persona de la total confianza del rey emérito y un amigo para las infantas, especialmente para la infanta Elena, con quien conserva el trato más estrecho y con la que incluso se le ha visto irse de vacaciones. Su confianza con la familia durante esta etapa que dura casi 20 años es tan estrecha que hasta se encarga de organizar cenas privadas para celebrar eventos familiares, como cuando llevó a la familia real al completo a cenar al restaurante el Buda feliz de Madrid, un local de gastronomía china que regentaban sus suegros, para celebrar el cumpleaños de Juan Carlos I.

Con la abdicación las infantas pasaron de ser familia real a familia del rey, sin agenda institucional y sin necesidad de un secretario que la gestionara: Carlos García Revenga fue despedido sin indemnización y de la noche a la mañana.

Lo peor es que legalmente su trayectoria profesional era efímera: se le consideraba un funcionario que nunca había hecho una oposición y que tenía que volver a empezar su vida laboral con 57 años. Por todo ello Carlos García Revenga decidió demandar a la Casa Real para reclamar una indemnización que considera que le correspondía (juicio que perdió) y la infanta Elena decidió pedir explicaciones a su hermano, que a la vista está que tampoco dieron resultado.

A pesar de su despido la relación de Carlos García Revenga con la familia del rey continúa de alguna forma, aunque lejos de aquel buen rollo que se respiraba en los cumpleaños del emérito en el restaurante chino. Como el mismo Carlos García Revenga afirmaba en una entrevista realizada por Isabel Gemio el rey Juan Carlos I le ha decepcionado: esperaba más de él o que, al menos, le ayudara a conseguir un nuevo trabajo tras perder su puesto en Zarzuela.

Aún así continúa siendo el amigo más cercano a la infanta Elena, se ha convertido en el apoyo de Iñaki Urdangarín en su paso por la cárcel (y una de las primeras personas en verle tras su puesta en libertad) y algunos Borbones le siguen considerando uno de los suyos. De hecho, uno de los principales rumores de los últimos años afirma que mantiene una relación con Mencía de Morales de Borbón y Dos Sicilias, hija de una prima hermana del rey emérito y amiga de la infanta Elena.

Fuente: Leer Artículo Completo