Rossy de Palma o cómo actualizar el clásico traje sastre

Rossy de Palma o cómo actualizar el clásico traje sastre

«Artista de múltiples talentos e icono de la moda con una personalidad rebelde pero atractiva». Así definía la organización de Cannes a Rossy de Palma al anunciar que una de nuestras actrices más internacionales y eterna musa de Pedro Almodóvar presidiría el jurado de la Cámara de Oro del Festival de Cannes, una sección especial que premia a los jóvenes talentos y para la cual la mallorquina no podría ser mejor elección. Teniendo en cuenta su papel en esta 75ª edición del festival, la llegada de Rossy de Palma a Cannes se convertía en una de las más esperadas de la alfombra roja de la Croissete.

La pasión por la moda de la actriz no solo se ha dejado ver en las especiales páginas a las que ha dado forma en Harper’s Bazaar mayo, donde ha sido editora invitada, sino también en dos de sus impecables estilismos en Cannes, donde Rossy ha dado dos importantes lecciones de estilo: que el traje sastre siempre es acertado y que optar por la sastrería en sus versiones más actuales lo es aún más.

La intérprete aparecía primeramente el pasado 17 de mayo luciendo un elegante vestido-americana en color negro de Saint Laurent por Anthony Vaccarello, que completaba con altísimas sandalias de plataforma de la misma firma (una de las grandes tendencias de la temporada), bolso clutch, unas joyas al más puro estilo Old Hollywood y unos guantes de cuero rojo que ponían la nota disonante al look.

Además del epatante vestido-smoking, Rossy optaba al día siguiente por otra interesante fórmula de sastrería, esta vez con una americana convencional pero cambiando los pantalones largos por unos shorts a juego. El diseño, en esta ocasión de la firma española Lola Casademunt, en color blanco y con los pantalones cortos, es ideal para poder lucir sastrería también durante las jornadas de verano.

Para completarlo, la intérprete elegía unas alpargatas de cuña, gafas de sol XXL y uno de sus accesorios fetiche: un abanico. El mismo era obra de Olivier Bernoux, reconocido por sus creaciones que han unido a Rosalía o Jean Paul Gaultier, y junto al que Rossy de Palma lanzaba una colección de mascarillas el pasado 2020.

En definitiva, Rossy no solo sigue sumando importantes pasos en su carrera artística, sino que sigue conquistando con su personalidad, ingenio y habilidad para sorprender con la moda en cada alfombra roja, demostrando que entre clásicos y tendencias está la verdadera virtud.




Fuente: Leer Artículo Completo