Sofía, feliz, se estrena en el Pueblo Ejemplar

Sofía, feliz, se estrena en el Pueblo Ejemplar

  • El árbol genealógico de la Familia Real: descubre quién es quién
  • El azul se convierte en el color predilecto de la princesa Leonor
  • Analizamos todos los peinados que ha lucido la reina Letizia desde que la conocemos
  • Todos los ‘looks’ de la reina Letizia: Analizamos cómo ha evolucionado su estilo

    La llegada de la Familia Real al Pueblo Ejemplar 2021 se retrasó más de 10 minutos sobre lo previsto.Mejor, porque el banco de niebla que inundaba las calles de El Puerto era tan espeso, que habría empañado el paisaje. Yo estaba helada de frío. En unos minutos se abrió el cielo de Somiedo y lució un sol de verano. Un tiempo regalado, que nos acompañó y que acompañó a los vecinos, felices de recibir el Premio Pueblo Ejemplar de Asturias. Este, el 23 de octubre, era su gran día. Y así lo vivieron. Con orgullo y con muchísima alegría.

    Una edición, la 32°, que nos dejó para la memoria la imagen de Sofía protagonizando su primer acto. La infanta, feliz y muy orgullosa, inauguró el mirador que lleva su nombre. Con este gesto, Sofía se estrenaba como protagonista y lo hacía junto a sus padres y su hermana.

    El mirador, en la Calechina, es un enclave desde donde se disfruta de un paisaje de ganado y prados infinitos. Vi a Sofía radiante. El Puerto acogió a los Reyes y a sus hijas con los brazos abiertos. Arrancó la visita en el centro vecinal, donde vieron cestería y una máquina de hacer mantequilla. En el área infantil, ubicada junto a las antiguas escuelas, dos niños y dos niñas, de 6 a 13 años, obsequiaron unos dibujos a las hijas de los Reyes. Estaban los pequeños esperando al sol y estaban nerviosos.

    Hablé con Belén, madre de uno de ellos, me deslizó que la Reina estaba «muy agradecida por los dibujos».El Rey,Leonor y Sofía saludaron a los peques «con un golpe de puños», me dijo.

    Después, descubrieronun monolito con una placa conmemorativa, que se encuentra justo en la ruta El Cornón.En el recorrido por las calles, hubo una parada en el taller El Güertu, donde se trabaja la artesanía de la madera.

    Su propietaria, María Teresa Lorences, les dio la bienvenida.»Es un orgullo, una cosa que pasa una vez en la vida», señaló la artista, que regaló a las hijas de los Monarcas unos colgantes de madera de ciprés.

    Después, la Familia Real pasó por la fuente y el abrevadero de piedra para el ganado. Allí, a pie de fuente, la cantante asturianaMari Luz Cristóbal, interpretó una tonada asturiana. «¡Viva el puerto!», lanzó. Visitaron también la Iglesia de Santa María, del siglo XIV, que da nombre a la localidad. Allí, en la puerta, recibió a la Familia Real el párroco, Luis Alberto Pérez.

    Leonor, en su discurso, volvió a lanzar un mensaje para su hermana: «Desde el mirador que hoy se llama Mirador de la Infanta Sofía hemos visto cómo protegeis vuestro entorno y cómo miráis al futuro con esperanza».La música llegó de la mano de las bandas de gaitas de Candás y Castellón. Sonó el himno de Asturias y concluyó un día festivo e histórico en El Puerto. Un día de sol y de aplausos.

    Fuente: Leer Artículo Completo