Un broche para la eternidad: el guiño de Isabel II a su luna de miel en el posado de su 73º aniversario de bodas con Felipe de Edimburgo

Un broche para la eternidad: el guiño de Isabel II a su luna de miel en el posado de su 73º aniversario de bodas con Felipe de Edimburgo

A sus 94 años, la reina Isabel II sigue creyendo en el amor. Su matrimonio con Felipe de Edimburgo cumple este 20 de noviembre 73 años y la pareja ha querido recordar la fecha con un retrato oficial difundido anoche por el palacio de Buckingham. Una tradición que se ha repetido a lo largo de sus años casados, desde que se dieran el ‘Sí, quiero’ en 1947 en la abadía de Westminster en plena posguerra. La organización de la fiesta tuvo, por ende, mayores dificultades económicas que los del resto de la familia, sin embargo, eso no impidió que tuviera una repercusión mundial y que hoy la reina y el duque sigan celebrando su amor.

Además de emitir la imagen romántica de la pareja, en la que este año leen una carta con la que les han obsequiado sus bisnietos, los hijos del príncipe Guillermo y Kate Middleton: el príncipe George, quien un día será rey, la princesa Charlotte y el príncipe Louis, la reina Isabel II da rienda suelta al romanticismo a su manera. En la imagen, llama la atención su elección estilística, para ser exactos, la de su joyería.

La pieza más destacada es el broche escogido por Isabel II, cuyos zafiros y diamantes llaman la atención sobre el sobrio vestido azul celeste de su majestad. Se trata del Broche del Crisantemo de Zafiro y, como su propio nombre indica, está compuesto por un conjunto de zafiros engastados en platino y diamantes rodeando a estos, cuya forma imita a la de un crisantemo. Entró en el joyero de la reina hacia 1946, cuando aún no era reina y un año antes de casarse. Entonces, tras su boda con el duque, llegó su luna de miel, que tuvo que ser en Reino Unido dadas las circunstancias económicas del momento. Para marcar esa celebración del amor, el palacio de Buckingham ya emitió entonces una fotografía que ha pasado a la historia como la más icónica de la pareja, dada su juventud y las miradas de cariño que se dedican. En ella, Isabel II escogió el broche del crisantemo y un collar de perlas doble.

Durante su aniversario de diamante, Isabel II y Felipe de Edimburgo se divirtieron recreando su luna de miel y una de las imágenes más icónicas que se conservan del periplo. Corría el año 2007 y la pareja cumplía 60 años de matrimonio, pero su avanzada edad no les impidió volver a disfrutar de unos días en Broadlands, la casa de Hampshire del tío de Felipe de Edimburgo, Lord Mountbatten, en la que pasaron su primera noche de bodas.

Gracias a su equipo de asesores, consiguieron recrear la imagen con una exactitud abrumadora. El peinado de Isabel era el mismo que tantas décadas atrás, lo que facilitaba las cosas y también vistió una chaqueta con solapas parecidas a la imagen original. Pero lo que realmente facilitó que la imagen se volviera viral fue el Broche del Crisantemo, de nuevo cerca del hombro de Isabel II de la misma forma que en la primera ocasión. Se preocupó de cuidar hasta el más mínimo detalle, por lo que también repitió con el mismo collar de perlas doble y los pendientes.

Las perlas son, por otra parte, una de las piezas que mejor definen el estilo en materia de joyería de Isabel II. Sin embargo, la monarca comunica su mensaje a través de los broches, puesto que los saca a pasear con motivo de ocasiones especiales o cuyo significado rinde homenaje al líder internacional con el que se reúne, por ejemplo. Aunque el del Crisantemo lo ha utilizado también en actos oficiales y situaciones con mandatarios mundiales, se trata de una pieza que se relaciona más con su vida privada. Además de en sus aniversarios de boda, también lo ha lucido en retratos familiares, como uno que data de 1950 en el que aparece un pequeño príncipe Carlos de dos años y una princesa Ana aún bebé. Probablemente, todo esto convierte al Broche del Crisantemo en su joya más especial.

En imágenes

Una vida "tres pasos por detrás": la historia en imágenes de Felipe de Edimburgo, rey absoluto de la elegancia y el humor británico

Fuente: Leer Artículo Completo