Yoli Claramonte (Loveyoli) y su marido juegan a ser ‘pobres por un día’

Yoli Claramonte (Loveyoli) y su marido juegan a ser ‘pobres por un día’

  • Los famosos españoles con más seguidores en Instagram
  • Los retoques estéticos de Yoli y su chico, Jorge
  • Las deudas que acucian a ‘Loveyoli’ le obligan a cerrar un negocio

    Yoli Claramonte y su marido, Jorge Moreno, son influencers de éxito, gusten más o gusten menos, y eso les proporciona unas oportunidades que no están al alcance de todos. Ellos mimos han confesado que viven de las redes sociales y de otros negocios que tienen que les van estupendamente, lo que les reporta bastante dinero a final de mes… pero ¿y si de repente tuvieran problemas económicos? ¿Podrían adaptarse a una vida sin lujos, austera y con poco dinero y a tener que hacer malabares para llegar a fin de mes? Ellos mismos lo han demostrado… ¡jugando a ser pobres por un día!

    Yoli y Jorge (al que recientemente la influencer ha comparado con su ex, Jonathan) han aceptado el reto de mtmad de vivir con 60 euros en un día, que puede parecer mucho, pero si tienen que vivir de forma completamente austera, eso incluye su propia casa, así que han tenido que coger un hostal para una noche en el centro de Valencia que ya les ha costado 53 euros, lo que les dejaba 7 euros a repartir entre dos para la cena y el desayuno.

    La pareja, tal y como ha mostrado en su canal, no ha cejado en su empeño de superar la prueba, pero estaba la cosa difícil: la habitación olía mal, tenía unas siniestras pinturas en la pared que a Yoli le daban muy mala vibra… y, para colmo, el baño era compartido con otros inquilinos. «Al menos está limpio», ha reconocido la ex gran hermana.

    La comida tampoco ha sido un gran problema a pesar del ajustado presupuesto: se han gastado 6,92 euros en la compra con un poco de pan, embutido, atún, agua y algo dulce para el desayuno, lo que les ha dejado sin unos céntimos para poder llevarlo todo cómodamente hasta el hostal: «No hemos pedido ni bolsa porque se nos pasaba del presupuesto». Aunque claro, quizá si ese fuera su día a día y no una prueba de mtmad, no habrían podido coger un sobre con lomo. ¡Eso para muchos ya es considerado un lujazo…! Por no hablar de que si la comida del día siguiente hubiera tenido que formar parte de la prueba, no habría entrado ya en el presupuesto. Recordamos cómo fue el impresionante viaje de Yoli y Jorge a Roma.

    Desde luego, la pareja se ha ajustado al presupuesto, y a pesar de que Yoli se autoconvencía (o lo intentaba) diciendo que lo importante no son los lujos en la vida, sino la compañía, a primera hora de la mañana salían despavoridos del hostal como alma que lleva el diablo… ¿será que no les ha gustado la experiencia?



    Fuente: Leer Artículo Completo