5 cambios de look para morenas que no quieren ser rubias y que favorecen muchísimo

5 cambios de look para morenas que no quieren ser rubias y que favorecen muchísimo

El pelo moreno es el tono natural más frecuente en nuestro país, por lo que tendemos a aborrecerlo en seguida y optamos por cambiarlo a tonalidades más rubias, como ha hecho Lara Álvarez. Sin embargo, si tu bases es morena y pasas del rubio, pero sí quieres dar un toque diferente a tu cabello, bienvenida. Debes saber que no es necesario aplicar las típicas mechas babylights o balayage en doradito para dar luz a tu cabello. Si tu objetivo es mantener el oscuro, hay otros tonos muy favorecedores como el dark chocolate o estos otros cinco que te proponemos con los consejos de los expertos.

1. Caramelo

El caramelo es un tono cálido que aporta más luz a la melena y al rostro, a la vez que lo endulza. Además, sienta bien a todos los tipos de piel, aunque sobre todo es perfecto para las morenas. “Si te gustan los matices cálidos y quieres darle un toque de luz a tu melena sin tener que recurrir a los rubios, este es tu color. Puedes llevarlo como un tono sólido, pero si le quieres dar más dimensión, llévalo a modo de reflejos sea cual sea la base de tu melena. Conseguirás grandes resultados en un look delicioso”, asegura Raquel Saiz de Salón Blue.

2. Negro espeso

Pasarse al negro, ofreciendo toda la profundidad de este color, también es una opción favorecedora, aunque siempre combinándolacon una alta dosis de brillo. “El pelo negro se ve espectacular con el efecto espejo que le aporta el brillo y para el que no necesita reflejos en otro tono. A veces un solo color en una melena larga consigue impactar más que los efectos multitonales. Sin embargo, si lo que buscamos es darle volumen, un truco es añadir unos sutiles reflejos café, sobre todo de medios a puntas. Al negro oscuro también se le pueden añadir unos reflejos cobre para aportarle una chispa, aunque si queremos mantener el tono oscuro, se pueden añadir solo unos matices muy sutiles”, matiza Felicitas Ordás de Felicitas Hair.

3. Chocolate

Los tonos cacao y chocolate matizan el color y lo hacen más vibrante. Es una buena forma de aportar un toque cálido y brillante, sea cual sea su intensidad. “Estos tonos marrones como el chocolate son tan versátiles como elegantes. La versión dark chocolate es igual de magnética, pero sin ser crear una imagen tan rigurosa y, con cualquier profundidad, lo podemos llevar con reflejos como los balayage o con un efecto ombré. Todavía más positivo es que se adapta a todos los cortes y tipos de piel”, indica Rafael Bueno de Rafael Bueno Peluqueros.

4. Rojizo

Los tonos rojizos parecen muy atrevidos y arriesgados, sin embargo aportan intensidad y energía a la melena y al mezclarse con una base oscura el efecto es mucho más natural. “Una manera de refrescar el marrón oscuro es dándole un velo rojo, lo suficientemente expresivo sin grandes esfuerzos y muy fácil de llevar. Otro modo de conservar la vibración de este tono, pero que sea cómodo, es aplicando sutiles reflejos rojizos a partir de la mitad del rostro. Aportará energía y será fácil dejarlo crecer, además, el toque cobrizo creará un efecto sol en el pelo sin tener que recurrir al rubio”, explica M.ª José Llata de Peluquería Llata Carrera.

5. Canela

La tonalidad canela trata de dar brillo y de conseguir un resultado multitonal en una melena multidimensional. “Con el marrón las opciones son múltiples. Podemos utilizar un tono frío marrón en las raíces y más cálidos en las puntas o bien darle un toque de luz en las puntas añadiendo dos tonos más claros mediante ombré. Otro modo de refrescar el marrón es mezclarlo con un tono canela, ya sea como color sólido o con mechas. En todos los casos lo que lograremos es que se vea espectacular”, explica Manuel Mon de Manuel Mon Estilistas.

Fuente: Leer Artículo Completo