Aceites labiales: qué son y en qué se diferencian de los bálsamos

Aceites labiales: qué son y en qué se diferencian de los bálsamos

Las novedades de productos de maquillaje son recibidas con los brazos abiertos por los fans de la industria de la belleza. Cada poco tiempo se realizan lanzamientos de nuevos cosméticos, más específicos, con sorprendentes texturas o innovadoras formulaciones. El resultado es que, poco a poco, el armario de las cremas y tratamientos se va quedando sin espacio, porque, ¿quién se resiste a probar todas estas novedades?

El último lanzamiento que está impactando fuerte en la industria es el aceite labial y conociendo sus propiedades, no es para menos. Este es un híbrido entre un producto de tratamiento y uno de maquillaje y ahí está la clave de su éxito. Se trata de una fórmula oleosa y, aunque su función es hidratar, existe una diferencia fundamental con las barras nutritivas o hidratantes tradicionales. Una tan significativa que ha conquistado a consumidores y profesionales: «Los aceites penetran más por su composición aceitosa, el cacao en barra al ser mas denso no penetra tanto», explica la maquilladora Sara Saiz.

Para entender mejor la diferencia, Sara hace un símil con otro par de productos cosméticos muy comunes en cualquier rutina de belleza: «Yo los compararía con un sérum y una crema hidratante. Aunque está claro que luego tendrías que ver qué es lo que necesitas en cada caso para saber cuál te aporta más, porque están saliendo muchos con composiciones distintas».

Pero aquí no acaban los beneficios del aceite labial, hay otra importante ventaja que también señala la experta beauty: «La absorción es mas rápida. El aceite traspasa la piel mucho más rápido, por lo que ese efecto gloss o brillante se va antes que cuando usamos una barra de cacao o hidratante». Así, a la hora de elegir entre un bálsamo o un aceite, también entran en juego las preferencias estéticas personales.


Por otro lado, cabe mencionar el gran poder antienvejecimiento que tiene este producto. Su mayor penetración permite enriquecer las fórmulas con activos, con la seguridad de que estos van a tener un efecto sobre el labio. Los elementos más habituales en estas fórmulas suelen ser la vitamina E o el ácido hialurónico, pero también hay marcas que trabajan con formulaciones específicas. Es el caso de los Lip Glow Oil de Dior, que gracias a su tecnología Color Reviver prometen unos labios más bonitos, incluso al natural, desde el quinto día de aplicación.

Todas estas atractivas propiedades han dado lugar a que marcas de todo rango se vuelquen con lanzamientos de este producto diversificando así la oferta. Si lo que hemos contado hasta ahora ya lo convierte en un esencial indispensable para llevar en el bolso, debes saber que tanto la citada referencia de Dior como muchos otros, además de tratar el labio para que se vea más bonito, incorporan un ligero toque de color que se queda sobre él cuando la fórmula se absorbe aporando un acabado ideal para maquillajes de diario. Como curiosidad, algunos de estos aceites reaccionan a la temperatura del labio, de manera que el color se ve diferente en cada persona.




Fuente: Leer Artículo Completo